Rueda de prensa Toy Story 4

Escrito por

Twitter icon

Tom Hanks: “Un niño se lo pasa mejor jugando con un juguete que apretando botones”.

El niño grande de Big, el correcaminos Forrest Gump, el salvador del soldado Ryan, el náufrago, el capitán Phillips o el mismísimo Walt Disney. La filmografía de Tom Hanks está plagada de personajes buenos, serviciales, leales y, en cierto modo, la perfecta encarnación del sueño americano y los héroes cotidianos que tan bien ejemplarizan ese sentimiento patriótico de E.E.U.U. El actor del gran público de las últimas cuatro décadas. Su Woody, el sheriff de juguete de la saga Toy Story, también se corresponde con varias de estas apreciaciones. Aglutinar este tipo de roles en su carrera “no ha sido premeditado” pero sí ha respondido a una vocación por “buscar la autenticidad en los personajes”. Así se ha referido el propio Tom Hanks al reflexionar sobre su trayectoria como actor en su visita a Barcelona para presentar la última película de PIXAR, la esperadísima y magnífica Toy Story 4.

“No le encuentro el interés a interpretar a un villano tipo el malo de turno en James Bond”, aunque ha matizado que grandes villanos como el Ricardo III o Yago de Shakespeare sí le resultan estimulantes porque entiende sus motivaciones. Estas elucubraciones han dado pie para que el protagonista de Atrápame si puedes desplegara sus vis cómica más histriónica para meterse a los periodistas asistentes en el bolsillo y convertirse por un momento en un showman más que en un entrevistado. Su trabajo en las cuatro entregas de Toy Story es enteramente vocal y precisamente con la voz ha jugado en numerosas ocasiones: imitando al arquetípico villano o simulando ser un agente de policía pidiendo auxilio a Capitán América. “En una película de Marvel solo podría interpretar ese papel”, ha proclamado entre risas el californiano.

Más allá de preguntas generales sobre su trayectoria, Tom Hanks ha recalado en la capital catalana para presentar Toy Story 4 junto a Josh Cooley, el director, y Jonas Rivera y Mark Nielsen, productores; y gran parte del acto ha estado enfocado en ensalzar una de las sagas más taquilleras de la historia del cine y uno de los títulos más importantes del cine de animación. “Siempre mostramos escepticismo ante cada secuela de Toy Story, pero tienen mucho trabajo a sus espaldas, no han sido estrenadas cada dos años, sino en intervalos de tiempo prolongados. Nadie en PIXAR quiere hacer una nueva película de Woody y Buzz para decir que está bien y ya, sino lograr algo a la altura de las anteriores”, ha justificado Tom Hanks. La mayor presión ante esta cuarta parte recae en Josh Cooley, director debutante con tan solo dos cortometrajes en su currículum: “Tuve un ataque de pánico, como si me desmayara durante unos diez segundos, cuando me propusieron hacerme cargo del proyecto”. Los cuatro han coincidido en que encontraron una gran historia para seguir narrando las aventuras de esta pandilla de juguetes y hacer justicia a los míticos personajes: “No lo podríamos hacer de otro modo, porque PIXAR se basa en estos personajes, tenemos un alto grado de compromiso con ellos”, ha asegurado el productor Mark Nielsen. El otro productor, Jonas Rivera, ha trabajado en la saga desde la primera entrega, estrenada en 1995, y supo que Toy Story 4 funcionaría por dos razones: la primera, “Cooley nos dio la confianza necesaria al presentarnos la historia definitiva de Woody” y, la segunda, “Tom Hanks fue nuestro primer público y logramos sorprenderle con el material que le presentamos”. En ese preciso instante, todo el equipo del estudio supo que la película funcionaría sin problema alguno.

Tom Hanks, Josh Cooley, Jonas Rivera y Mark Nielsen en la rueda de prensa de Toy Story 4 en Barcelona

Woody siempre ha sido el más protagonista de todos los títulos de la franquicia, pero en esta cuarta entrega su importancia es todavía mayor. “Jamás he tenido un personaje como Woody en mi carrera como actor”, ha afirmado con rotundidad Tom Hanks. El leal y comprometido sheriff se ha enfrentado en numerosas ocasiones a la crisis producida por el cambio de vida, ya sea con la llegada de un juguete rival o el crecimiento de su adorado niño. “Woody se enfrenta a la dura realidad del cambio con confianza. En Toy Story 4 se presenta un cambio existencial, tanto para él como para el espectador” y en esta línea el actor añade que “es un milagro que una película sobre juguetes sea un reflejo de la vida”. Refiriéndose a su trabajo vocal, el oscarizado actor cuenta, entre risas y sorpresa, lo placentero que le resulta superar retos como mostrar sentimientos profundos mediante su voz y trabajar las emociones desde esa vertiente.

Jonas Rivera, ganador del Oscar por Del revés (Inside Out), ha asegurado que en PIXAR la marcha de John Lasseter, uno de sus fundadores, tras el escándalo por conducta inapropiada con miembros del estudio, no ha afectado en absoluto al desarrollo de la compañía: “Han cambiado ciertas cosas, como también han cambiado otras desde el estreno del primer Toy Story o cuando Disney nos compró”. La nueva era sin Lasseter es otro de los retos que PIXAR ha afrontado como abandonar su independencia y en este sentido el productor ha añadido: “seguimos manteniendo el mismo espíritu desde el primer día; nos sentimos muy optimistas, todo el equipo es muy resiliente”.

En un mundo en que cada vez más niños prefieren jugar con videoconsolas o tablets, Tom Hanks ha lanzado un dardo en favor de los juguetes tradicionales: “un niño se lo pasa mejor imaginando con un muñeco que apretando botones en una máquina”. La respuesta visual ha sido mucho mejor con Tom Hanks haciendo muecas e imitando un niño jugando de ambas formas. Un cómico en plena rueda de prensa. Por cierto, Woody es a Andy lo que una figura de un astronauta de 12 cm. para el actor: “Si conservara ese juguete hoy en día, lo llevaría conmigo a todas partes”. Obviamente, antes de cerrar este encuentro con la prensa ha caído la inevitable pregunta: “¿Habrá Toy Story 5?” Nadie lo ha zanjado con un rotundo no, pero Jonas Rivera ha asegurado que no hay planes de una quinta entrega mientras recordaba que al terminar la segunda no se imaginaban más recorrido para estos personajes: “Nos gustan las historias que acaban y con Toy Story 4 hemos cerrado un ciclo”. Ante esta afirmación, Tom Hanks ha cavilado rápidamente: “¿pero y si en 2030 se presenta un nuevo trabajador de PIXAR que vio Toy Story 4 con 10 años y presenta una nueva historia muy emocionado?”. El director y ambos productores han reído a carcajadas. Por el momento, el desenlace de Woody, Buzz y compañía es definitivo y es un final narrativamente superior al de la tercera entrega. Como bien han razonado sus responsables, Toy Story 4 presenta una gran historia, que hace justicia al legado de la saga y sitúa a Woody en el Olimpo de los grandes personajes. Hasta el infinito…. y más allá.

Toy Story 4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *