Atlantida Film Fest 2018: Yo la busco y Tower: A bright day

Escrito por

Twitter icon

Dos directoras debutantes deslumbran en el Atlantida.

La ópera prima de Sara Gutiérrez Galve ha sido una de las películas más comentadas del Atlántida Film Fest y puede seguir disfrutándose en la plataforma Filmin a día de hoy. Su frescura y su verdad son las dos grandes bazas de Yo la busco para desgranar el desencanto y el desconcierto de la generación millennial de una gran ciudad como es Barcelona. La historia se centra en el periplo de Max, un treintañero que comparte piso con su mejor amiga y durante la última noche de ella en el apartamento decide salir a la calle. Deambula de un sitio a otro, sin rumbo fijado, como su vida, entre trabajos esporádicos y amistades ancladas en la vida conyugal. Una libreta, encontrada meses atrás con ilustraciones, lo impulsa a buscar a su dueña. Sin pistas, pero con la seguridad de no tener otra cosa que hacer y sin ganas de regresar a casa.

La ruta barcelonesa que emprende Max es un viaje homérico plagado de personajes extravagantes y curiosos que le enseñan nuevas perspectivas de su momento vital y lo arropan en la búsqueda anunciada en el título de la película. La cineasta demuestra buena pluma en la escritura de los diálogos, todos ellos rebosan mucha naturalidad, nunca resultan impostados y fluyen entre las excéntricas situaciones que se acontecen. El retrato de la capital catalana es certero, con colores mediterráneos y capturando con eficacia la esencia de la ciudad y la vida nocturna de la misma. Yo la busco es un lúcido y solvente debut que augura una nueva e interesante mirada cinematográfica.

Tower: A bright day

En el certamen online también se ha podido ver otra ópera prima dirigida por una joven cineasta, la de la polaca Jagoda Szelc. Tower: A Bright Day fue una de las sensaciones del Festival de Berlín en 2017 por su gran fuerza visual y empleo de una atmósfera entre lo onírico y lo hipnótico. La deconstrucción de una familia emerge durante los días previos a la celebración de la primera comunión de una de las pequeñas. La relación entre los tres hermanos, las parejas de estos y la matriarca enferma son el germen de “los hechos futuros” en los que se basa la película. Toda una declaración de intenciones desde su arranque. Desconcertante desde el primer minuto a la par que intrigante.

La directora revitaliza las historias de dramas familiares con este caleidoscopio de los miembros del clan, cuyas pulsiones no dejan vislumbrar en la superficie, aunque poco a poco van mostrándolas entre el temor y los celos. Szlec desarrolla el relato con buen pulso narrativo y dando a conocer una nueva voz potente en la cinematografía europea, influenciada si se quiere por parte de la filmografía de Polanski y Von Trier. Tower: A Bright Day, quizás demasiado críptica en durante el visionado, pero conforme pasan los días, reposada, crece en el recuerdo y analizándola desde la perspectiva global el espectador tiene la sensación de haber visto un debut bastante contundente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *