Documenta Madrid 2018: Crónica 2

Escrito por

Twitter icon

De hombres y desconcierto en la segunda crónica del Documenta.

El universo masculino visto desde la perspectiva del patetismo, del contradictorio comportamiento “filogay” entre machos (por lo general homófobos) tratando de demostrar su masculinidad y, por supuesto, desde una visión absolutamente limpia y sana de la amistad entre hombres. Playing men es un proyecto inacabado, una propuesta que comienza con la idea de mostrar en imágenes distintas formas de juego que forman parte de la cultura de los hombres de varios países mediterráneos. Juegos de fuerza y poder, juegos de rapidez mental y juegos ligeramente absurdos con los que, exclusivamente ellos, pasan su tiempo libre sin más motivación que la de divertirse.

Matjaž Ivanišin rueda todas estas costumbres con el mismo mimo que los hombres destilan en cada uno de sus juegos, haciendo hincapié en cada detalle de los mismos, en la camaradería y el humor de los jugadores. Pero de repente la creatividad de Ivanišin se evapora. El director se queda en blanco y se hunde en una profunda crisis artística de la que no sabe cómo salir. La película queda en stand by, la idea de los juegos frena en seco y la mente de nuestro director vaga sin rumbo mientras escucha a un amigo recordar cómo su compatriota Goran Ivanišević hizo que toda la ciudad de Split se echara a la calle en una celebración masiva sin precedentes al ganar Wimbledon en 2001.

El comportamiento masculino ante otros hombres. Ese gran desconocido que Ivanišević es capaz a través de su propia identidad de plasmar para deleite y vergüenza ajena de propios y extraños.

Of fathers and sons

Desde que en 2011 comenzara el conflicto bélico entre las fuerzas armadas del gobierno de Bashar Al-Asad y la oposición, que derivara en una cruenta guerra civil en Siria que continúa a día de hoy – y que parece no tener fin -, no hay año en el que no veamos en Documenta algún documental sobre el conflicto, por lo general con un gran impacto entre los espectadores. En esta ocasión el festival ha programado el nuevo trabajo del director sirio afincado en Berlín Talal Derki, que ya participó en el certamen en 2014 con la estupenda Return to Homs.

Sin apenas presencia de mujeres Of father and sons es el retrato de un padre, perteneciente a la facción terrorista Frente al-Nusra, que centra la educación de sus ocho hijos en el objetivo de seguir sus pasos y convertirse en soldados que luchen contra los enemigos de Alá. El director, en lo que describe al principio del film como su peor pesadilla, pasó dos años conviviendo con la familia de Abu Osama y viviendo de primera mano cómo los niños, y en especial el pequeño Osama (llamado así por Osama Bin Laden), conviven con la violencia y son adoctrinados desde que nacen en el odio al infiel y en la obligación de luchar como soldados de Dios. Osama ha nacido y crece en un mundo en el que los niños juegan a fabricar bombas, en el que no dudan en decapitar a un pájaro imitando las ejecuciones que ven llevar a cabo a sus mayores y en el que, por mucho que detesten que sus instructores les griten, saben que su obligación es formarse para librar la yihad.

Of fathers and sons es un angustioso e incómodo relato en el que no estamos asistiendo a la pérdida de la inocencia de estos niños como hemos podido ver en otros documentales o películas, sino que se nos muestra cómo aun a pesar de esa inocencia y del amor que su padre rezuma por ellos, de una infancia que, por qué no decirlo, sugiere toda la felicidad que debe llevar implícita, Osama y sus hermanos son parte activa del terrorismo yihadista desde la cuna sin cuestionarse nada.

The Green Fog

También perturbador aunque a años luz de distancia de los documentales anteriores es The Green Fog, un documental experimental y tremendamente arriesgado de los directores Guy Maddin y Evan y Galen Johnson. Tras un trabajo de montaje espectacular, los directores componen una oda al cine y a la ciudad de San Francisco en una suerte de “recomposición” de Vértigo de Alfred Hitchcock con cientos de fotogramas y secuencias deliberadamente deconstruidas de películas y series (y algún que otro videoclip) ambientados en la ciudad del Golden Gate.

La subversión y reinterpretación que Maddin y los Johnson perpetran sobre la obra de Hitchcock a través de todas estas escenas – la mayoría de productos de serie B o incluso Z que nada tienen que ver con la gran película del director británico – conforma una divertidísima experiencia con la que dejarse llevar por la delirante selección de fotogramas y recomponer uno mismo el puzzle que proponen. Un puzzle que no pretende en absoluto reconstruir Vértigo como tal sino que nos deja las piezas para que cada uno vea en ellas su propia interpretación de la historia y que, en algunos momentos, llega a satirizar al máximo (¿Chuck Norris alter ego de la angustia de Jimmy Stewart? Maravilloso.).

Una lástima que, por desgracia, no todos los asistentes a la proyección en Documenta pudieran (o quisieran) rendirse ante el virtuosismo fílmico de Maddin y en mitad de la sesión hicieran espantada masiva. A The Green Fog hay que acercarse con la mente tan abierta como sea posible y disfrutarla, si puede ser más de una vez, para apreciar todo el trabajo de composición y montaje que tiene tras de sí, que no es poco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *