Nocturna 2017: Crónica 4

Escrito por

Twitter icon

Lo mejor para el final.

Si por lo general un festival de cine se nos hace corto, este año con la reducción de días que ha tenido Nocturna se nos ha pasado en un abrir y cerrar de ojos. Todavía nos falta por ver la película ganadora del certamen pero ayer se cerró oficialmente la 5ª edición del festival y lo hizo por todo lo alto, dejando lo mejor para el final.

A media tarde nos sorprendíamos con una sesión doble de documentales (corto y largo) que han sido de lejos lo más interesante de la semana. Ambos con una misma estructura y centrados en un aspecto concreto de la carrera de una persona y de una película respectivamente. Abríamos boca con El traje de Supermán, un homenaje a la carrera de Ivonne Blake tomando como excusa la elaboración del traje que diseñó para Christopher Reeve en Superman de Richard Donner. A través de un cómic que se va dibujando de fondo a medida que Ivonne cuenta la preparación y el resultado del trabajo, se van sucediendo opiniones y testimonios de distintos profesionales del sector que dan constancia de la gran importancia que ha tenido la diseñadora en la historia del cine

Seguro que más de uno y de una que esté leyendo está humilde crónica habrá visto al menos una vez (dudo mucho que solo se haya visto una vez) la escena cumbre de Psicosis de Alfred Hitchcock: la famosa escena de la ducha. Aunque no se haya llegado a ver la película entera, tanto se ha repetido, proyectado, parodiado y homenajeado esa escena que la tenemos todos en el imaginario colectivo como una de las escenas más terroríficas de la historia del cine. Pues a pesar de creer que nos la sabemos de memoria, el documental 78/52. La escena que cambió el cine nos viene a contar que todavía podemos descubrir en ella aspectos que ni siquiera nos habíamos planteado. El documental de Alexandre O. Philippe desgrana esos 52 planos, esos 78 ángulos de cámara, esos apenas 3 minutos de duración en los que asistimos al asesinato de Marion Crane con la ayuda de, también en esta ocasión, varios profesionales de la industria cinematográfica. Actores, directores, montadores, sonidistas,…todos analizando paso a paso la mítica escena, relacionándola con momentos de la película anteriores a ella y mostrándonos todas las películas posteriores en las que la influencia de “la escena de la ducha” es más que palpable, e incluso en aquellas en las que nunca hubiéramos imaginado que estaba.

En un impoluto blanco y negro se van sucediendo los comentarios de los profesionales, viendo algunos en ese preciso momento la escena que están analizando, intercalados con las explicaciones del propio Hitchcock y la repetición plano por plano de la escena para poder entender todos y cada uno de sus aspectos. Un documental imprescindible para cualquier cinéfilo que se precie de serlo.

Mom and Dad

Para el broche final de Nocturna no podíamos tener mejor presencia que la de Nicolas Cage (ya nos hubiera gustado que viniera, haremos una recogida de firmas para próximas ediciones). Nicolas Cage, ese actor-personaje-meme en sí mismo que despierta odios y pasiones por igual, nos ofrece un maravilloso recital de sus mejores salidas de tono absolutamente histriónicas, caras de amargura e incluso llantos en una de las comedias más locas que se han visto últimamente. Mom and Dad es básicamente la historia de un extraño virus que hace que cualquier padre o madre tenga deseos de matar a sus vástagos. Pero por debajo de esa sinopsis tan simple se esconde un subtexto sobre la infelicidad y la frustración de las ilusiones y los sueños no cumplidos.

La carga psicológica que encierra la “vida idílica”, esto es un trabajo a tiempo completo, una casa y la formación de una familia feliz, termina por explotar en Mom and Dad en una espiral de violencia contra los hijos “culpables” de la pérdida de juventud y expectativas de sus padres. Con una utilización de la banda sonora y un montaje vertiginosos, Brian Taylor nos regala una comedia negra que no deja respiro y que ni siquiera tiene un final cerrado para que cada cual decida la conveniencia o no de acabar con la estirpe humana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *