Documenta Madrid 2016: Crónica final y palmarés

Escrito por

Twitter icon

maxresdefault

Última crónica desde Documenta Madrid 2016.

Cerramos la cobertura de Documenta Madrid 2016 con una última película vista en la sección oficial de largometrajes y con la única que hemos tenido ocasión de ver de la sección Panorama del documental español. Pero antes de ello, os dejamos con el palmarés completo de la sección oficial en esta decimotercera edición:

Premio del público: Sonita (Rokhsareh Ghaem Maghami)

Primer premio del jurado: When two worlds collide (Heidi Brandenburg, Mathew Orzel)

Segundo premio del jurado: Les Sauteurs (Moritz Siebert, Estephan Wagner, Abou Bakar Sidibe)

Premio especial del jurado: The land of the enlighted (Pieter-Jan De Pue)

Mención especial del jurado: Tempestad (Tatiana Huezo)

Hooligan Sparrow

Hooligan Sparrow

Sin ser extraordinario, no suele ser habitual que quien dirige un documental aparezca en plano y forme parte de la historia. Estos casos se aproximan al videoensayo, en el que la persona vuelca sus reflexiones entre la conjunción de imágenes y la voz en off. Casos paradigmáticos son los de Agnès Varda y su Los espigadores y la espigadora (2000), o la trilogía HiBROW de Mark Cousins, compuesta por Here be dragons (2013), 6 Desires: DH Lawrence and Sardinia (2014) y Life may be (2014), este último codirigido junto a la iraní Mania Akbari. Otra opción es el relato vivencial, en el que la directora relata su propia experiencia, por lo que es imprescindible que aparezca en escena. Un problema de este segundo tipo aparece cuando el documental, aunque narrado en primera persona, pone el foco en una tercera. En estos casos se corre el serio riesgo de que el ego del autor y sus deseos de ser el subliminal centro de atención compitan con el verdadero motivo del relato, como ocurría en el fallido I am your father (2015). Esta película arrancaba como una reivindicación de la persona que habitaba el traje de Darth Vader, David Prowse, olvidado por la Historia del cine y maltratado por los responsables de la saga Star Wars, pero, con el avance del metraje, la atención se depositaba progresivamente sobre uno de sus directores, Marcos Cabotá, lo que no sólo dinamitaba el reducido interés de la cinta, sino que la abocaba a la incoherencia de base.

Similar a este último caso es Hooligan Sparrow (2016). Lejos de ser intrascendente o de hinchar la relevancia de una premisa, esta producción toma el activismo feminista chino como punto de partida. La narración gira en torno a Ye Haiyan, más conocida por el seudónimo que da título al documental, pero lo hace desde la narración en primera persona. Su directora, Nanfu Wang, se ata la cámara al cuello y se embarca en la aventura de seguir los pasos de esta mujer y el grupo de activistas que la acompaña, una travesía peligrosa en este país asiático, en el que la represión y corrupción gubernamentales campan a sus anchas entre el silencio de una población demasiado habituada a mirar para otro lado. Si bien reivindicable, si bien valiente, lo cierto es que premisa y directora entran en un conflicto, pues el seguimiento de la activista Hooligan Sparrow se difumina con el avance del metraje para dar cada vez mayor protagonismo a las vivencias de la propia realizadora. Lejos de la egolatría, esta decisión conduce al documental a una indefinición que dispersa cada una de las potentes ideas que lo componen, conjugando una suerte de mejunje más necesario que acertado.

Mothertonge

Mothertonge

Dentro de la sección Panorama del documental español pero fuera de concurso, pudimos ver el primer largometraje documental producido y dirigido por Teresa Sendagorta Mothertonge, un proyecto que surge de la necesidad del protagonista de descubrir sus raíces. Sendagorta acompaña a Keith Wiedersheim por varias partes del mundo en busca de las mujeres que marcaron la vida de su padre, para entender de alguna manera el porqué del sentimiento de desarraigo que le ha inundado toda su vida. Keith descubre en las cartas de su padre y en los testimonios de las mujeres que compartieron su vida, incluida su propia madre, a un hombre cuya forma de vida provocó ese sentimiento de abandono en todas las personas que pasaron por ella.

Mothertonge es un viaje interno y externo del que Sendagorta es testigo en ambos casos y que plasma en un documental que no siempre mantiene un desarrollo narrativo lineal que nos ayude a entender mejor la vida del padre de Keith, pero que paradójicamente se convierte en un descubrimiento mayor: su influencia en quienes le rodearon. En un momento de la película, una de las mujeres que conoció a Manfred, el padre de Keith, le señala a éste el parecido de la vida de Ulises con la de su progenitor. Y es en ese momento cuando el documental de la directora bilbaina va tornando poco a poco de la investigación de una persona ausente al autodescubrimiento interior del protagonista, que ve cómo las acciones y actitudes de su padre con respecto a los demás han hecho más mella en su manera de pensar y de vivir su vida de la que en un principio podría haber imaginado. Una mella aún más grande y preocupante para Keith que la que le llevó a iniciar ese viaje.

Escrito por Yago Paris y Mª Carmen Fúnez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *