Muestra SyFy 2016: día 3

Escrito por

Twitter icon

The piper

Ajustando cuentas.

Varias veces en esta tercera jornada de la muestra SyFy nos ha venido a la cabeza ese Leonardo DiCaprio sufriendo hasta lo indecible, arrastrándose maltrecho por los parajes más desolados en busca de venganza (y del Oscar) en El renacido. Algo, muy poco, de redención y mucho, muchísimo, de la ley del talión a consecuencia de la pérdida de los seres más queridos. Lo que vienen siendo ajustes de cuentas de toda la vida, vaya.

Comenzando por la adaptación de uno de los cuentos ¿infantiles? que llevan más lejos aquello del ojo por ojo, no vaya a ser que los niños aprendan a poner la otra mejilla, ¿para qué? Se trata de El flautista de Hamelin en versión coreana, esto es estilización y delicadeza estética en su planteamiento y exceso violento en su desenlace. The piper se ambienta en una pequeña aldea de Corea del Sur a la cual llega un flautista con su hijo en su camino hacia Seul. La guerra de Corea ha pasado ya pero entre los habitantes de la aldea parece haberse detenido el tiempo y planear sobre ellos un secreto inquietante, amén de una plaga de ratas de la que no pueden deshacerse. El resto de la historia es, con sus excesos correspondientes, prácticamente como la conocemos, pero el director y guionista Kim Kwang-tae, además de potenciar al máximo el rencor y la venganza, añade elementos sobrenaturales y una reflexión de cómo el ser humano es capaz de mentir y manipular por sus propios intereses, pero sobre todo cómo el miedo o la angustia por mantenerse y mantener a los suyos a salvo hace que seamos capaces de dejarnos manipular sin cuestionar a quien lo hace. Una mezcla entre el cuento de los hermanos Grimm y El bosque de M. Night Shyamalan que es de lo más interesante que hemos visto de momento en esta edición de la muestra.

Listening

Listening

Interesante también es la premisa de la ópera prima de Khalil Sullins, Listening, una película de ciencia ficción pura y dura que pretende, según el director, avisar de los peligros de la sobreexposición en las redes sociales. Lo hace desde el terreno de la neurociencia aplicada, cómo no, a los experimentos de esos malos malísimos agentes de la CIA que quieren controlar hasta los pensamientos de sus conciudadanos. El punto de partida de Listening recuerda, quizá demasiado, a la controvertida pero fascinante Primer de Shane Carruth, sin llegar ni de lejos a la complejidad que éste imprime a sus historias. Un par de estudiantes lleva a cabo con ayuda del ligue de uno de ellos, oportunamente experta en neurología, un experimento para lograr leer la mente de otra persona, algo que la CIA también está intentando paralelamente conseguir sin éxito. “La película de los filtros” como algunos la denominaron al salir – vease filtro azulado en las escenas familiares del protagonista, filtro verdoso en las de los experimentos, y unos interminables reflejos dorados no sabemos muy bien a cuento de qué – maneja muy bien la cuestión moral de jugar a ser Dios así como el siempre efectivo recurso de los gobiernos tras el control total de los ciudadanos al precio que sea. Sin embargo Sullins emplea un humor y un tratamiento de las relaciones personales un tanto absurdo, llegando en algunos momentos a crear situaciones especialmente machistas, con los que la película no termina de ser todo lo interesante que podría haber llegado a ser.

The mind's eye

The mind’s eye

¿Por qué una película en la que absolutamente todos los protagonistas se pasan todo el tiempo gritando nos avisa previamente de que debe ser vista con el sonido muy alto? Buena pregunta que se contesta sola porque de eso se trata, de exagerar hasta el extremo lo que pretende homenajear. Hace un par de años se estrenaba en la muestra la primera película de Joe Begos, Almost Human, de la cual os dimos buena cuenta en nuestras crónicas. Si recordáis, hablábamos de su recreación de la atmósfera y el estilo narrativo de los slashers ochenteros, cargado de tópicos y con alguna que otra escena digna de vergüenza ajena pero interesante al fin y al cabo. Este año la muestra vuelve a recurrir a Begos con una película que da vergüenza ajena toda ella. Ha habido risas, muchas risas de hecho, pero, seamos serios, no por ello ese supuesto homenaje que hace al cine de terror de finales de los 80 y principios de los 90 deja de ser de una cutrez esperpéntica que, por supuesto, provoca risas y espantadas al mismo tiempo. Obviamente la muestra SyFy es el lugar idoneo para proyectar este tipo de producciones, no lo podemos negar, pero The mind’s eye no merece un sitio de honor en nuestra selección de películas de ciencia ficción, por mucho que se presente como un homenaje a Cronenberg y Craven ¿en serio?

Bone Tomahawk

Bone Tomahawk

Por suerte, la última película que vimos este tercer día sí merece una consideración más que digna. Probablemente quienes esperaran ver un espectáculo gore o con estridencias se sentirían decepcionados ante el “western con caníbales”, como se presentaba, Bone Tomahawk. Pero no cabe duda de que estamos ante una de las películas del año y, por supuesto, una de las más interesantes que han pasado por la muestra. Parece que estamos ante una especie de resurgimiento lento del western más clásico en estos últimos años, y la verdad es que, salvo los excesos de Tarantino o algunas escenas extremadamente macabras de esta incursión del debutante (¡menudo debut!) S. Craig Zahler, es algo que se está consiguiendo y con producciones de una calidad encomiable. Bone Tomahawk se une a esta corriente y nos evoca directamente a un clásico entre los clásicos como Centauros del desierto, salvando las distancias con el gran John Ford por supuesto, sin John Wayne pero con un Kurt Russell al que los años profesionalmente hablando le están convirtiendo en un imprescindible en este tipo de historias. Con una mezcla de géneros en la que cada ingrediente tiene la medida justa para no ensombrecer al resto, Zahler narra de manera elegante y con el tempo adecuado una historia de las de siempre, sin fisuras y de la que no hay forma de salir una vez que se ha entrado. Bone Tomahawk se estrena la próxima semana en los cines de toda España, por cierto, así que apuntadla en rojo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *