Entrevistas: Christian Zübert

Escrito por

Twitter icon

Christian Zubert 004

Entrevistamos al director de Respira.

Esta semana se estrena en los cines la película alemana Respira, que fue la encargada de clausurar la pasada edición del Festival de cine de Gijón. Bajo el pretexto de un thriller sobre la desaparición de un bebé, el director Christian Zübert realiza una metáfora de las relaciones políticas y económicas entre Grecia y Alemania a través de dos mujeres de ambos países. Con Zübert tuvimos la oportunidad de hablar de su película en el FICX junto al compañero de Cine maldito Álvaro Casanova.

– La película comienza siendo un drama sobre la situación económica de Grecia y más tarde deviene en un thriller, ¿era su intención desde el principio que la historia se contextualizara en la crisis griega y su relación con Alemania?

Christian Zübert: Hace unos cuatro meses la relación entre Alemania y Grecia estaba constantemente en los medios de comunicación, pero ahora ha pasado a un segundo plano con la crisis de los refugiados así que no se habla de ello tanto como antes. Hace medio año sí era un tema de gran calado y yo creo que Alemania no actuó demasiado bien durante esta crisis, estuvo forzando a Grecia antes de darles el dinero y yo no estoy de acuerdo en cómo se actuó en ese momento. Creo que ahora, el público en general en Alemania cree que Grecia actuó de una manera irresponsable y que todavía tienen que pagar por ello, así que la situación no es para nada agradable.

– ¿Esa culpabilización a Grecia se refleja entonces entre las dos mujeres de la película?

C. Z.: Sí, porque realmente esta era una parte importante de la película, esta alegoría de la relación entre Alemania y Grecia. Pero para mí era también muy importante el hacer un seguimiento del viaje de estas dos mujeres, un viaje personal a lo largo de su vida para de esta manera implicarnos emocionalmente en el destino de cada una.

– ¿Tenía claro desde el principio contar estos dos viajes por separado, no de manera paralela, o fue algo que decidió conforme escribía la historia?

C. Z.: En realidad lo decidí mientras escribía. Al principio quería contar la historia de la mujer más débil, seguir con ella todo el tiempo, pero al poco de empezar a escribir el primer borrador, cuando el bebé desaparece, me di cuenta de que sería bueno cambiar el punto de vista y hacerlo desde la perspectiva de la mujer alemana. Ese cambio lo hice como digo en el primer borrador y desde entonces se quedó así.

Respira

Respira

– ¿Le resultaba más cómodo hacerlo así o quizá tenía referentes de películas que no tengan una narración lineal?

C. Z.: No creo que sea más cómodo, de hecho me parece más complicado porque tienes que tener mucho cuidado para que estas dos piezas permanezcan juntas y no se rompan, porque se trata de dos historias en una misma película. No sé si esta línea narrativa igual está en alguna otra película, el tener dos perspectivas distintas. Hay algunas películas de este tipo como Babel o Crash pero no son exactamente lo mismo.

– ¿Cuál fue la clave para que cada mujer tuviera su espacio y ninguna tuviera mayor protagonismo que la otra?

C. Z.: Fue un trabajo bastante arduo y sobre todo se trataba de componerlo en la sala de montaje, editando las escenas, cortando escenas de Tessa y añadiendo de Elena y viceversa. Teníamos que buscar un equilibrio porque a veces si añades demasiados elementos de un personaje parece que te interesa más, y por eso fue en el montaje donde intentamos buscar ese equilibio.

– ¿También tenías claro que fueran las mujeres las que tuvieran todo el peso en la película? Porque el papel de los hombres en Respira es más bien secundario o incluso están demasiado relegados de la historia.

C. Z.: Sí, básicamente estaba planeado desde el principio.

– ¿Por qué?

C. Z.: No puedo explicar por qué concretamente, a veces piensas en una historia o en una película y la planeas de una manera concreta porque hay algo en ella que te intriga por alguna razón y a veces no sabemos cual. Yo me suelo guiar por la intuición. Es como cuando te enamoras, te enamoras y no sabes por qué. Eso es lo que me pasaba a mí con estas dos historias, que me intrigaban muchísimo.

– He leído que una de sus principales influencias es el neorrealismo italiano, ¿cómo diría que el neorrealismo ha influido en la construcción de esta película?

C. Z.: Para mí puede haber diferentes interpretaciones, las películas que a mí me gustan o las que yo quiero hacer son aquellas que representan parte de nuestra vida, de la realidad que nos rodea y del mundo en el que vivimos. No me gustan las películas sobre agentes secretos que acaban con el mundo o de aliens o marcianos que beben cerveza. Puedo ver este tipo de películas y las puedo disfrutar pero a la hora de hacer yo una película me gusta contar parte de nuestro mundo, me gusta contar historias relacionadas con la realidad. Creo que eso es lo que hace precisamente el neorrealismo italiano, es decir, arrojar algo de luz sobre nuestra vida y sobre lo que nos rodea.

Respira

Respira

– En ese sentido, ¿se ha basado en algún caso que conozca para componer la historia de alguna de estas mujeres, o de las dos?

C. Z.: No está basada en un caso real concreto, de hecho el incidente de la desaparición del bebé es algo completamente inventado. En cuanto a la situación en general investigué muchísimo, hablé con muchos jóvenes griegos que trabajan en Alemania. También en cuanto a la pareja alemana me he basado en las observaciones que yo hago en la calle, con mis amigos o con mi familia, pero no trata exactamente de unas personas concretas, es una mezcla de lo que veo en la realidad. Tomo todos estos elementos para crear mi realidad cinematográfica.

– Al margen de la película, toda Europa conoce la robustez económica de Alemania, ¿esto se ve representado en la industria cinematográfica alemana? ¿usted como autor cree que tiene más posibilidades de hacer cine que los autores de otros países europeos por el hecho de ser alemán?

C. Z.: Diría que sí. Yo no he trabajado en otros países europeos pero creo que la situación es parecida en Inglaterra o Francia. Creo que es más fácil en estos países y en Alemania conseguir financiación para las películas y sé que en Grecia la situación es bastante complicada para ello. Tienen que hacer largos con un presupuesto de unos 80.000 euros. No conozco bien el tema en España pero creo que tampoco está muy bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *