Críticas: La quinta ola

Escrito por

Twitter icon

Chloë Grace Moretz stars in Columbia Pictures' "The 5th Wave."

La quinta franquicia.

Primero fue Crepúsculo, que comenzó al final de la década anterior, narrando los amores de una humana contemporánea interpretada por Kristen Stewart con un vampiro y un licántropo. Luego la segunda, Los juegos del hambre, desarrollada en una sociedad distópica muy parecida a los terribles mundos poblados por simios, la protagonizó desde el año 2012 Jennifer Lawrence -como la amazona Katniss- y sus pretendientes. Un año más tarde los siguientes en llegar fueron los Cazadores de sombras: Ciudad de Hueso, con Lily Collins encarnando a Clary a través de sus viajes y romances fantásticos, una saga vista y no vista que parece haberse quedado al otro lado del espejo. Y lo peor, llegó Tris, una nueva guerrera Divergente con el rostro, cortes de pelo y un mandato de al menos cuatro años y películas consecutivas con Shailene Woodley danzando entre líos amorosos y tiroteos. La quinta ola se suma a estas trilogías novelescas que crecen hasta ser tetralogías cuando son adaptadas a la gran pantalla, porque la película traduce a imágenes las páginas del libro escrito por Rick Yancey, el primero antes de sus continuaciones tituladas El mar infinito y La última estrella, novela todavía pendiente de edición. Probablemente algún día llegaremos a ver los futuros capítulos, pero ahora es el momento de abordar el film actual.

La puesta de largo de la joven actriz Chlöe Grace Moretz como heroína de acción y protagonista total, es este largometraje de ciencia ficción con un principio apocalíptico, inspirado en las diez plagas de Egipto y reducido a la mitad. La Tierra, al menos en la zona noroccidental, es invadida por unos extraterrestres conocidos como “los otros”. El terror, una nueva crisis energética, numerosos desastres naturales, pandemias y -tras estas pistas tan notorias- una invasión cantada en dolby stereo, sirven de arranque para las morosas aventuras de la audaz Cassey, vagando por un mundo devastado al rescate de su hermano pequeño. La quinta ola se diferencia de las otras distopías mencionadas antes por la inclusión de extraterrestres. Tiene un tono más próximo al de películas de los años cincuenta como Invasores de Marte, pero menos conseguido en la tensión del clásico La invasión de los ladrones de cuerpos. También por las referencias a Starship troopers con su reclutamiento y estética militar, pero sin su satírica crudeza.

DF-13326_rgb

J Blakeson dirige su segundo largo después de La desaparición de Alice Creed, borrando todo rastro del estilo publicitario, fragmentado y dinámico de su ópera prima. En esta ocasión sustituye aquellos rasgos por el manual de instrucciones para rodar un film de acción dirigido al público juvenil. Es decir, los movimientos de cámara tan grandilocuentes como funcionales, mediante el uso de grúas y drones. La cámara al hombro, vibrante o con poca estabilidad en las secuencias de lucha, persecuciones y escapadas. Cámara lenta que subraya el dramatismo en las situaciones peligrosas. Algún susto sonoro que anime al público. El fuera de campo visual y sonoro en las secuencias más impactantes que permite mantener la calificación por edades. Por supuesto, pese a la brutalidad de las secuencias más violentas, el tratamiento es como el de un videojuego en el que los enemigos desaparecen al tocar un botón, sin sangre, sudor ni lágrimas.

Con un principio intrigante que se adelanta y anticipa una secuencia que ocurrirá hacia la mitad del film, la historia se inicia con la narración en primera persona de la protagonista, antes de la invasión, como si escribiera un diario. Y de hecho es así, tal como nos aclara durante el desarrollo de la trama. Posteriormente, el clima aventurero y de amenazas da paso al drama romántico juvenil, sublimado y al punto de almíbar. Para seguir después con el clímax bélico estudiantil.

Desde un punto de vista adulto a La quinta ola se le puede reprochar una narración que sucede por la acumulación de tópicos, diálogos conocidos y lugares comunes de este tipo de propuesta. Una progresión dramática más pendiente de sentar las bases que sustentarán las futuras entregas. Una exposición que alarga las secuencias hasta alcanzar las dos horas de metraje, con mucha espectacularidad concentrada el primer cuarto de hora y menos animación en el resto de metraje. Pero el mayor inconveniente es que el trío de guionistas no haya sido capaz de lanzarse sin red a la burla descarnada de este subgénero temático, cuando se intuyen destellos cómicos acerca del chico sensible en principio, aunque malote después. O el otro novio previsible, que es tan majo, sincero y duro, como limitado intelectualmente. Casi parece una parodia de estos tríos llenos de hormonas que pueblan las demás series. O tal vez haberse arriesgado completamente en darle un tratamiento de diario escrito por una chica cercana a la mayoría de edad, que hubiera resultado más rico en situaciones personales y de suspense.

Chloë Grace Moretz and Alex Roe star in Columbia Pictures' "The 5th Wave."

Destacan imágenes como la de los protagonistas tratando de salvarse cuando una riada arrasa el bosque por el que caminan. El avión que flota en picado a punto de estrellarse. O la huella del pintalabios de uno de los personajes en un cristal, tras golpearse durante una lucha. A pesar de aportar estas buenas ideas visuales, el realizador parece estar más pendiente de renovar el contrato para dirigir la segunda entrega, que de crear una película vibrante y directa, como ya hizo con un material similar Paul Verhoeven.

La gracia es que todo lo mencionado es el conjunto de mecanismos argumentales que parecen necesarios para llamar la atención del verdadero público al que se dirige La quinta ola. Si a esto le sumamos que los enemigos son personas de más de cuarenta años, capaces de introducir quirúrgicamente un dispositivo de localización en la nuca a los menores de edad. Que además son adultos autoritarios, dispuestos a terminar con los terminales móviles, las redes sociales y la comida basura. Esto debería ser inaceptable. ¿Cómo no vais a ir a ver la película, chicas y chicos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *