Críticas: O futebol

Escrito por

Twitter icon

get

Una historia para lo universal.

Quién más quién menos sabe que en 2014 se celebró el mundial de Brasil. Sergio Oksman, director de cine documental, utiliza este gran evento del que pocos logran escapar para retornar a su tierra y proponer a su padre, al que hace 20 años que no ve, disfrutar juntos de este “ritual” y filmarlo. Padre e hijo se convierten en los protagonistas de una historia llena de silencios, frases en el aire y poderosas imágenes que no requieren de efectos especiales, aunque sí de artificio, en el buen sentido de la palabra.

La película consta de una estructura clara que va avanzando al ritmo del mundial, partido a partido. El fútbol envuelve y se cuela en todo momento como pretexto para crear un universo propio; un álbum de cromos antiguos por aquí, una alineación memorable por allá y, por supuesto, el eco de la tele retransmitiendo la competición.

5

Y así, hablando de fútbol, hablando de nada o en muchos casos sin hablar, transcurre una historia donde vamos interpretando ausencias o  recuerdos pasados que pueden convertirse en reflejo de los nuestros propios. Partido a partido vamos rellenando un crucigrama, como esos pasatiempos que Simão completa.

El dramatismo brilla por su ausencia, las exaltaciones se dejan para el fútbol y sus seguidores. Una gran cantidad del tiempo que vemos pasar juntos  a Sergio y a Simão transcurre en el coche de este último. Vemos sus nucas, ellos mirando al frente, en contadas ocasiones mirándose. De repente, alguna frase, ¿dónde vives, en Madrid o en Barcelona? Y el coche sigue su camino en la carretera. Inteligente elección. Los bares, otro espacio crucial. Planos fijos y contemplativos, Simão bebe o charla con el de al lado. Se emborracha y balbucea. Un plano fijo de una ventana del hospital donde se ve a unos obreros trabajando u otro plano del personal médico viendo el partido mientras Simão se está muriendo. ¿Se puede decir mejor algo así como “la vida sigue” o “cómo pasa el tiempo” sin ser sensiblero como lo son estas frases hechas? O futebol es anti-ñoña, enigmática.

o_futebol

En su anterior trabajo, el corto documental titulado Una historia para los Modlin, Oksman recreó la vida de una familia a través de fotos y documentos encontrados en la calle, al parecer, casualmente. En O futebol, que contaba con un guión o unas pautas, el azar cambia el final de la historia. Oksman ha vivido con su padre los últimos días de éste y también los ha filmado. El mundial termina. Derrota de Brasil ante Alemania por 1 a 7 (¿puro azar?). Y una vez más la ausencia. Al igual que en Una historia para los Modlin, en O futebol nos roza la muerte, lo desconocido, las rarezas y el peso de las ausencias. Con todo esto, imágenes de lugares ya inhabitados, una mirada completada por nuestras propias sensaciones. De alguna manera Oksman continúa jugando con la realidad y su construcción. Una demostración de la esencia del documental.

Cualquier diario deportivo con un tono totalmente opuesto al de O futebol podría titular este texto así: Gol de Sergio Oksman.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *