Fancine 2015: Día 3

Escrito por

Twitter icon

deathgasmEl surrealismo por bandera se impone en el Fancine

La fiesta se impuso por fin el festival de cine fantástico de la Universidad de Málaga. Con la mayoría del cartel buscando el impacto se agradece que llegue un festival gore con tan pocas pretensiones y tanto carisma como Deathgasm. Unos adolescentes se juntan para formar una banda de heavy metal cuando cae en sus manos la partitura de la misa negra, despertando así a un mal pasado conocido como El que no ve. Tendrán que plantar cara a la llegada de esta entidad así como a las posesiones de los diferentes personajes mientras intentan resolver asuntos típicos de la edad preadolescente, como la adaptación del diferente, el romance y la lealtad entre amigos. La mezcla entre película heavy, de institutos y de casquería cuaja a las mil maravillas, con recursos formales de animación y una buena factura técnica para tratarse de un film de bajo presupuesto. Por supuesto también tendremos un montaje acelerado y unos movimientos de cámara que nos recordaron a la siempre presente Evil dead, para hacerse una idea del cachondeo presente que quiere el realizador Jason Lei Howden. Da exactamente lo que promete y aunque sus bromas y muertes están lejos de ser inteligentes (no es la película que quiere ser) la diversión se impone.

tag

Y si antes hablábamos de diversión sin pretensiones ahora toca de surrealismo sin límites: “La vida es surrealista, no dejes que te consuma” es una de las frases que un personaje llamado Sur pronuncia en Tag, la nueva obra loca del japonés Sion Sono. Para aquellos que no lo conozcan, podemos estar ante el director más prolífico del cine actual, pues sólo este año 2015 ha realizado cinco películas. Esa cifra basta para calificar el genio del nipón como algo desbordante, incapaz de abarcar todo e incapaz de frenarse, con todo lo bueno y lo malo que eso conlleva. La secuencia inicial nos invita a pensar de Tag que estamos ante una versión gore de El incidente pero la capacidad de reinventarse a sí misma en cada escena nos aleja cada vez más de un punto de partida ya lo bastante imaginativo, sirva como vara de medir para lo que vamos a encarar. La película sigue un patrón de huida hacia adelante de nuestra (o nuestras) protagonistas hasta encontrarse a sí misma, literalmente, en un clímax que muestra las cartas sobre la visión del autor de una sociedad cerrada sobre si misma, prácticamente colapsando, y sobre el papel de la mujer en la sociedad patriarcal. Poética, sangrienta y con una atronadora selección de canciones como banda sonora, de nuevo el reflejo de la sociedad japonesa mostrado apabulla a todos los presentes y si bien la polémica está servida, sólo queda celebrar que una mente tan loca nos regale a bien estas joyas.

langosta

Yorgos Lanthimos dejó a una gran masa con el gesto torcido con Canino, camino que continuó con Alps y ahora, en idioma inglés, con actores más famosos y un presupuesto mayor, lo hace con Langosta. La sinopsis de la película, e ir comprobando con el paso de los minutos el desarrollo de esta misma, nos hace reconocer a su autor al instante. A veces con escenas literalmente inspiradas en sus anteriores, pero también con el lenguaje burocrático o la mala baba que hace gozar a los que le conocen y que se descubre ante los no iniciados como un perverso espectáculo de reírse con algo políticamente incorrecto. En Langosta, un futuro no muy lejano nos presenta cómo se recluye a los solteros en un hotel en el que tienen mes y medio para encontrar pareja. De lo contrario serán convertidos en un animal a su elección. La estructura de la película enfatiza su mensaje automatizando, burocratizando la búsqueda de una pareja, encontrando la incapacidad de la humanidad para concretar en la supervivencia de la especie al amor de tu vida y a tu alma gemela. Ideas que se mezclan y que se hacen imprescindibles en el mundo que se nos muestra, quedando obvio su ridículo. Dos secciones muy obvias separan la película, hotel y bosque, empleando el mismo esquema y arriesgándose a que algunos les resulte repetitiva, pero la reiteración se hace algo necesario dentro del universo que enmarca la historia. En el primero de ellos se nos habla del alma gemela, de buscar esa persona con la que compartimos las características más definitorias, mientras que el bosque nos enseña un amor romántico prohibido. Aunque pueda parecer que la reflexión central gira sobre la vida en pareja se habla más de los procedimientos y del lenguaje en las relaciones personales (de nuevo un tema abarcado en Canino), una visión que ahonda en nuestro camino a la incapacidad de encontrar un comportamiento sano con el prójimo. Un mundo en el que a lo mejor sería mejor convertirse en una langosta antes que sobrevivir así.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *