Críticas: American Ultra

Escrito por

Twitter icon

_B7A2723.CR2

El espía fumeta.

¿Qué ocurriría si Jason Bourne viviera en un pequeño pueblo de Estados Unidos y fuera un joven adicto a las drogas? Ésa es la pregunta que parece responder American Ultra, la comedia de acción dirigida por Nima Nourizadeh con guion de Max Landis. Aunque en ningún momento se cita al agente secreto creado por Robert Ludlum y encarnado en el cine por Matt Damon, hay dos elementos que delatan al principal referente del largometraje: el protagonista en cuestión sufre amnesia y la organización que le formó como espía quiere destruirle.

No obstante, su director y guionista, expertos ambos en películas juveniles, deciden darle al conjunto un aire desmelenado y friki. Como ocurriera en su libreto para Chronicle, Max Landis muestra de nuevo a un personaje inmaduro que se ve sorprendido por sus habilidades especiales. A la vez, el hijo del director de Un hombre lobo americano en Londres da rienda suelta a su gusto por destrozar poblaciones de cualquier tipo y tamaño, un elemento que ya aparecía en la famosa película de Josh Trank que le dio a conocer. A todo ello hay que añadir el tono gamberro y adolescente que le imprime Nourizadeh, realizador que ya puso de manifiesto sus dotes para la comedia desvergonzada en Project X.

BL5U8500.CR2

El resultado es una cinta estridente y alucinada no apta para todos los estómagos. Como se adivina en alguno de sus pósteres promocionales, nos encontramos ante un cómic hiperviolento que aspira a convertirse en largometraje de culto.

La película tampoco oculta que es un mero pasatiempo al servicio de la pareja protagonista, Jesse Eisenberg y Kristen Stewart, dos actores que, como el propio filme, se encuentran a medio camino entre el cine independiente y el más comercial. Sin embargo, ninguno de ellos logra brillar demasiado. El protagonista de La red social parece más cómodo en su faceta de perdedor fumeta que en el de espía. Por su parte, la estrella femenina de la saga Crepúsculo, que interpreta a la comprensiva y sorprendida novia del chaval, ofrece su habitual colección de aburridos mohines.

El trabajo de los secundarios también resulta un tanto decepcionante. John Leguizamo encarna de manera demasiado histriónica a un delincuente, mientras que Topher Grace y Bill Pullman resultan excesivamente inexpresivos en sus desdibujados roles de altos cargos de la CIA.

HW7A6963.CR2

Sin embargo, pese a la trama estúpida y algo mecánica, la cinta acaba atrayendo por su asumida inverosimilitud y su apuesta por el más difícil todavía. También ayuda que Nima Nourizadeh sepa mantener el ritmo de la película y el guion de Landis incluya algunas situaciones genuinamente divertidas.

En resumen, American Ultra se erige como una rareza tan entretenida como intranscendente que se suma a las parodias de largometrajes sobre agentes secretos que se han estrenado en 2015, aunque en algunos aspectos sea bastante menos obvia que las simpáticas Espías o Anacleto: agente secreto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *