Críticas: Cut Bank

Escrito por

Twitter icon

CUT-BANK_A_STILL-27

Entretenimiento sin pretensiones.

Una cámara capta el instante exacto en la que se comete un asesinato que acaba por jugar al engaño y a la ficción. En él está involucrado un indio mudo de casi dos metros. Y sin embargo, no estamos hablando de una película neohitchcockiana de Brian De Palma como podría ser Doble cuerpo (1984), sino de una obra que se sitúa bajo las evidentes influencias de películas posmodernas noventeras como Fargo (1994) de los hermanos Coen.

¿Por qué decimos que Cut Bank guarda ciertas similitudes con la cinta de los Coen? Bien, el pueblo de Montana que da nombre a esta ópera prima de Matt Shakman, quien ya tiene experiencia en el mundo de las series y ha dirigido episodios de, sorpresa, la alabada versión televisiva de Fargo (2014), es el más frío de Estados Unidos. No obstante, muchos de los protagonistas van a pasar calor. Una ironía ligada al cine de estos dos hermanos que, en esta cinta, ya es palpable desde sus primeras secuencias, donde se ve a una joven rubia y guapa hablando animadamente de la amabilidad y las bondades de su pueblo mientras se efectúa un asesinato a sangre fría a su espalda.  A partir de entonces viviremos el desfile de varios estereotipos anclados en la cultura rural norteamericana, como el rude boy como protagonista que cuida de un padre enfermo y sueña con abandonar su pequeña localidad al sentirse asfixiado por las presiones y la falta de oportunidades, la barbie divertida que se le presume a un chaval yanqui como éste, un suegro que guarda las distancias y pone las cosas complicadas a su yerno, y un sheriff consciente del valor que guarda un trabajo tan importante como el suyo.

CUT-BANK_C_STILL-18

Puede que este carácter estereotipado del espacio y de los personajes sea el que más chirríe entre un público crítico que quiera visionar algo que aporte algún tipo de innovación en lugar de caer en la autocomplacencia. Por otro lado, es de justicia reconocer que, si bien nos hallamos ante unos acontecimientos y unas situaciones algo redundantes en el cine reciente, no deja de resultar un ejercicio de estilo interesante, depurando las panorámicas y potenciando los colores vivos en unas imágenes casi quemadas de los exteriores, que otorgan una belleza estilística a un filme que juega con honestidad sus cartas, revelándose desde buen inicio como un thriller que destapa informaciones escondidas que dan juego a repentinos giros en el devenir de los acontecimientos.

Cut Bank es un conglomerado de clichés sobre el modelo pueblerino de vida estadounidense, como lo es también el guión de la película en sí, sobrepasando la línea de lo inverosímil voluntariamente, pero tomándose algo en serio en algunas ocasiones. Quizás uno de sus errores sea el de estancarse a medio camino entre la comedia negra y el suspense, decantándose siempre más hacía esto último, dejando de lado un potencial humorístico que casa a la perfección con la construcción de los distintos personajes, algunos de los cuales guardan un singular carisma, como el perturbado Milton, el suegro que ningún yerno desearía Big Stan, o por supuesto la amable mujer mayor que trabaja en correos.

CUT-BANK_C_STILL-02

Nos deja imágenes muy potentes, tanto recalcando la belleza del espacio como apostando por plasmar la incredulidad y lo desconcertante, siendo en muchas ocasiones más efectiva en su visualidad que en su guión que no deja de ser el de un filme que gira en torno a los meros engranajes de una película de género, anclado en las bases del cine independiente y cuyas únicas lecturas, más allá del entretenimiento, residen en las mentiras que se cubren en las sociedades de pueblos pequeños, así como en las dificultades que tienen los jóvenes para desatarse de unas ligaduras que los mantienen en un órbita de la que desean fervorosamente escapar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *