Críticas: Profanación. Los casos del departamento Q

Escrito por

Twitter icon

Profanación

¿Objetivo cumplido?

Un sótano es el espacio físico que le han asignado al recién creado departamento Q a través del cual se trataran de aclarar los casos que no se han resuelto en los últimos 20 años. Profanación: los casos del departamento Q es la segunda entrega que comenzó con Misericordia: los casos del departamento Q. Ambas dirigidas por el danes Mikkel Nørgaard. Sendas adaptaciones de los best sellers mundiales de novela negra escritos por Jussi Adler Olsen. El thriller, enmarcado en el género de cine negro nórdico, es una compilación de tópicos donde las expectativas del espectador rara vez se ven alteradas.

Carl Mørck, un inspector con una vida personal sombría que ahoga las penas en su trabajo y en la botella (una especie de sucedáneo del McNulty de The Wire de David Simon), investiga, junto a su compañero Assad, la muerte violenta de dos hermanos (chico y chica) gemelos ocurrida hace dos décadas. En su día, la investigación se cerró debido a que un individuo se entregó como culpable pese a que todo apuntaba hacia gente de poder. Ahora, el caso llega a las manos de Carl gracias a un padre coraje que, en medio de su locura, se toma la burocracia por sus propias manos, y de qué manera.

Profanación 2

Durante 2 horas se enumeran todos los lugares comunes del género dejando poco espacio a la reflexión. Recursos narrativos como unos flashbacks bien colocaditos y esclarecedores, la música que aparece “donde tiene que aparecer”  o los propios diálogos que apuntan con el dedo a lo obvio; “nunca había conocido a alguien tan destructivo” dice en un momento dado la asistenta de Carl cuando este se encuentra medio inconsciente en la cama de un hospital. Demasiado subrayado en un juego en el que el misterio debería ocupar algún lugar relevante.

Sabemos que las comparaciones son más que odiosas pero en los tiempos que corren donde la TV o internet ofrecen series como True Detective, creada por Nic Pizzolatto, o todavía tenemos en la memoria la espléndida película La isla mínima de Alberto Rodríguez o la ya mencionada serie de la HBO The Wire, Profanacion: los casos del departamento Q puede quedarse algo corta, diríamos que juega en otra liga. La atmósfera, la profundidad de los personajes, la manera de criticar al poder, la forma de indagar en la oscuridad de la humanidad no tienen nada que ver.

Profanación 3

Técnicamente es pulcra, con una fotografía muy bien cuidada y a tono con el género y un montaje conservador pero eficaz que en alguna ocasión se marca secuencias videocliperas. Narrativamente predecible en la mayoría de los casos y con la subtrama personal de Carl muy dejada a un lado para luego cerrar la película con un plano que hace referencia a la misma.

Es cierto que el film apunta al poder, al mal, a las obsesiones, a los privilegios e impunidad de la clase dominante. Aún así, hay formas y formas de hacerlo, esta es descafeinada. A fin de cuentas es una película que fácilmente puede quedar arrinconada en el sótano ya que hay demasiado thriller interesante suelto por ahí, puede que tantos como casos sin resolver tiene este nuevo departamento.  Por supuesto, hay mucho producto mediocre que triunfa de manera exorbitante. Esta, desde luego, no sería de las peores, ni mucho menos. Entretiene y puede que anestesie, objetivo cumplido de un producto de masas más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *