Críticas: Requisitos para ser una persona normal

Escrito por

Twitter icon

Requisitos para ser una persona normal 3

¿Quieres ser una persona normal?

Quien conozca y disfrute del sonido efervescente que desprende la música del grupo musical La Casa Azul entenderá el motivo de la inclusión de uno de sus temas en los títulos de crédito finales del filme que hoy nos atañe. La ópera prima de la actriz Leticia Dolera que se estrenó en el pasado Festival de Málaga haciéndose con varios premios tales como el de guión novel, fotografía y montaje, se trata de una de esas comedias que con una cara amable y sin tratar de engañar al espectador, sino más bien seducirlo, pretende sumergirlo en un estado de atención emocional permanente sin dejar de generarle un interés constante por la historia relatada. Para ello se vale de interesantes juegos visuales, gozando de un colorido amable, en ocasiones casi de chicle y gominolas, para introducirnos mediante la vía más eficientemente posible en los problemas sociales de María De Las Montañas, la entrañable protagonista de esta historia que es a la vez interpretada por la misma directora.

La incrustación de letras en pantalla y un montaje manifiestamente divertido son los pilares básicos sobre los que se apoya una historia que perdería mucho sino fuera narrada mediante estos suculentos sustentos visuales. Guardando unas reminiscencias de la comedia americana independiente tanto en lo visual como en lo temático, Dolera nos presenta a María, una chica de 30 años que en una entrevista de trabajo llega a la conclusión de que necesita cumplir ciertos requisitos para ser una persona normal. Lamentablemente para ella, no cumple ni uno solo. Tener trabajo, casa, pareja, vida social y familiar, aficiones y ser feliz se convierten en sus objetivos. Para ello le ayudará otro joven algo perdido que se plantea perder peso y que trabaja en Ikea (la misma empresa en la que trabaja el hermano discapacitado de María el cual hace una actuación impecable adoptando toda la vitalidad y carisma que se espera del personaje).

Requisitos para ser una persona normal 2

A partir de entonces nos embarcaremos en una comedia romántica canónica de toda la vida, con una presentación de personajes, conocimiento de sus problemas, su manera de enfrentarse a estos y una resolución que otorga un cambio importante en sus vidas. Sin embargo, nada de esto resta valor a una comedia que se hace tan entretenida como divertida, llegando incluso en algunos momentos a apelar a importantes cuestiones personales que uno tiene como individuo. Y todas estas cuestiones están resueltas con bastante inteligencia, sabiendo hacer un uso elegante de las metáforas visuales, por ejemplo esos globos que simbolizan los malos sentimientos que se quieren abandonar, la precariedad laboral manifestada en un disfraz ridículo vendiendo productos aun más absurdos o la vacuidad y el postureo de las altas esferas de la sociedad tanto en la falsa apreciación del arte contemporáneo como en las aficiones vinculadas a las clases elevadas. Y entre todo este mareo que se aparece cuando uno trata de lograr cubrir los requisitos que se necesitan para ser una persona normal, se mueve una María De Las Montañas (o María Zanahoria, como es su nombre en Facebook) que por primera vez en su vida empieza a aprender por ella misma que no es necesario encajar con todo el mundo sino que lo realmente pleno es aceptarse y estar con quienes te aceptan.

Requisitos para ser una persona normal

Requisitos para ser una persona normal cuenta con un final algo tópico y atropellado, pero sin duda alguna su valor radica en el viaje emocional que compartimos con sus protagonistas, sintiendo sus propios miedos, riendo y sufriendo a su lado, haciendo un ejercicio de empatía en su introspección que acaba por contagiarnos sus valores sobre lo que es realmente la felicidad, haciendo un alegato final por el amor y la familia, sobreponiéndolo a otros requisitos impuestos por una sociedad que trata más de aparentar ser feliz (es decir, normal)  que de pararse a reflexionar sobre si realmente lo es.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *