Nocturna 2015: Día 6 y palmarés

Escrito por

Twitter icon

Liza, the fox fairy premio

El triunfo de las hadas

Jornada de clausura del Festival Nocturna, que no último día de proyecciones pues aun quedan tres más, en la que no hemos podido terminar de ver la película que daba carpetazo a la semana de cine fantástico y de terror que por tercer año (y ya nos han confirmado que habrá cuarto) se celebra en Madrid. Una copia corrupta de la película Big Game ha evitado que pudiéramos ver cómo Samuel L. Jackson, encarnando al presidente de los Estados Unidos, escapaba con la ayuda de un joven finlandés de los terroristas que minutos antes habían derribado el Air Force One. Antes de eso hemos asistido a la gala de clausura y entrega de premios, de menor duración que otros años quizá debido a que esta edición ha sido la primera en la que una sola película ha acaparado todos los premios de la Sección Oficial Fantástico, una de nuestras favoritas además, la estupenda Liza, the fox fairy. El desconsuelo de no haber podido tener con nosotros a su director Károly Ujj Mészáros para haber podido verle recoger los premios, se ha paliado con un ingenioso vídeo de agradecimiento a través de su ¿poder mental?, tan delirante como su película.

Este es el palmarés completo de la tercera edición de Nocturna:

SECCIÓN OFICIAL:

  • Premio Nocturna Paul Naschy a la mejor película: Liza, the fox fairy.
  • Premio Nocturna al mejor director: Károly Ujj Mészáros por Liza, the fox fairy.
  • Premio Nocturna al mejor guión: ex aequo para Bálint Hegedûs y Károly Ujj Mészáros por Liza, the fox fairy y para Kirsten Elms y Marcus Nispel por Exeter.
  • Premios Nocturna a la mejor interpretación: Monica Balsai y Szabolcs Bede Fazekas por Liza, the fox fairy.
  • Premio Nocturna a los mejores efectos especiales: ex aequo para Liza, the fox fairy y Exeter.

SECCIÓN DARK VISIONS:

  • Premio Nocturna Dark Visions a la mejor película: Afterdeath.

SECCIÓN MADNESS:

  • Premio Nocturna Madness a la mejor película: Bunny, the killer thing.

MENCIONES ESPECIALES:

  • A los cortometrajes La hora del baño, Happy Face, 2037 y The Fisherman.

PREMIOS DEL PÚBLICO:

  • Mejor película: It Follows.
  • Mejor cortometraje: ex aequo para Dernière Formalité y The Fisherman.
Terminus

Terminus

Además de asistir a la entrega de premios, hemos podido ver otras dos películas de la sección Panorama con la que acabaremos mañana. En primer lugar la australiana Terminus, un thriller de ciencia ficción reivindicativo de las políticas exteriores de los Estados Unidos. Una hipotética guerra en Irán ocupa todos los noticiarios que se ven en las televisiones del pueblo en el que habitan los protagonistas de Terminus. La inminente actuación del ejército norteamericano, en oposición a las fuerzas iraníes y de otros países que les prestan su apoyo, coincide con la llegada de un objeto proveniente del espacio exterior que causa un accidente al protagonista. El objeto en cuestión tiene la capacidad de sanar, facultad que aquel intenta utilizar en beneficio de quien lo necesite mientras que unos hombres del gobierno tratan de recuperar el elemento extraterrestre con otros fines no tan altruistas. El planteamiento de la amenaza nuclear por parte de los gobiernos que habitan La Tierra, en contraposición con el carácter pacifista de lo que llega desde fuera de ella, es lo más interesante de una película que se recrea demasiado en los traumas psicológicos de los protagonistas y en mostrar una postura muy crítica contra el gobierno estadounidense de una manera muy poco sutil.

Backcountry

Backcountry

Una historia más terrenal y realista, de las que ya avisan en los créditos que está basada en hechos reales, es Backcountry, un drama de supervivencia en una zona inaccesible en los bosques canadienses de una pareja que se adentra en ellos para acampar. Buscando un sendero que les lleva hasta un lago de difícil acceso, que además está cerrado al paso por las autoridades locales, Jenn y Alex se pierden en una zona habitada por un oso. Como historia de supervivencia Backcountry demuestra su solvencia ofreciendo tramos en los que la angustia de los personajes se deja sentir gracias al uso inteligente de la cámara en mano y los primerísimos planos con los que rueda en los momentos de más ansiedad. Pero al igual que los protagonistas del film recorren sin mapa los bosques y acaban perdidos sin saber qué camino tomar, la película de Adam MacDonald transita por varias direcciones que acaba desechando, por lo que el resultado final queda tan maltrecho como ellos. MacDonald introduce la cuestión del ego masculino como catalizador de la situación a la que se ve abocada la pareja, añadiendo además un elemento externo que alimenta dicho ego, así como el suspense en todo momento por la posibilidad de que el gran oso negro aparezca; aspectos que funcionan muy bien hasta que comienza a dar vueltas sobre lo mismo una y otra vez sin llegar a ese gran efecto esperado hasta casi el final de la película.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *