Documenta Madrid 2015: Crónica 4

Escrito por

Twitter icon

Something better to come portada

Cuarta crónica de Documenta Madrid. De la juventud perdida

Los sueños infantiles y juveniles de libertad de quienes se ven presos de una vida que no han elegido vivir son la tesis de los dos documentales que hemos visto en la jornada de hoy de Documenta Madrid. Desde el estrato más bajo de la sociedad rusa hasta la marginalidad incrementada por la crisis económica en Hungría, compartimos los anhelos de los jóvenes que se rebelan de la única manera que saben, o pueden, contra una vida miserable en la que están abocados a vivir para siempre, pero que como reza la frase que cierra la primera de las películas, escrita por el autor Maxim Gorki en su obra Los bajos fondos, Todo el mundo, amigo mío, todo el mundo vive por lo mejor que está por llegar.

Something better to come

Something better to come

Dos años antes de que la directora polaca Hanna Polak se adentrara en 2004 en el submundo de los niños sin hogar de Moscú en su cortometraje documental nominado al Oscar Los niños de la estación de Leningradsky, había comenzado a rodar la vida de los que tratan de subsistir en el mayor vertedero de la ciudad situado a sólo 20 kilómetros del Kremlin. Mientras en la Plaza Roja los pequeños juegan inocentes a hacer pompas de jabón frente a la mirada cariñosa de sus padres, un grupo de niños habita en el corazón del vertedero buscando la manera de alimentarse y de abrigarse en el frío invierno moscovita, mientras su infancia se va perdiendo entre cigarrillos y vodka. De entre todos ellos Polak se fija en Yula, una niña de 10 años que llegó con su madre alcohólica al vertedero siguiendo a un padre maltratador, y a la que utiliza de hilo conductor para mostrarnos la vida de los que habitan allí durante 14 años. La miseria y la brutalidad policial para con los sin techo mientras el presidente Putin hablaba en la radio sobre la unidad patriótica rusa, sirven como fondo para ver crecer a Yula y convertirse de niña a adolescente siguiendo los pasos de su madre y de su abuelo, y por fin en mujer siempre con la esperanza de un futuro mejor fuera del vertedero. Hanna Polak rueda Something better to come acercándose a los habitantes desde dentro del vertedero a lo largo de los años, sufriendo ella misma las amenazas de los que quieren echarlos de allí e incluso de algún familiar de Yula, al principio como testigo objetivo de la vida y de las gentes que lo habitan. Pero poco a poco la película cae en una sucesión de testimonios y escenas con los que prácticamente obliga al espectador a emocionarse y llorar, amparándose además en una banda sonora con la que forzar aún más esas sensaciones, con lo que convierte una premisa y un punto de partida realmente interesante en un melodrama que sólo busca la compasión.

Drifter

Drifter

Yula apenas llora durante la película de Hanna Polak a pesar de la vida miserable que lleva pero paradójicamente sí lo hace, y mucho, Ricsi el protagonista del documental húngaro Drifter, quien aun viviendo en un suburbio marginal en un hogar desestructurado, aparenta ser el más malote del barrio. Ricsi parece tener sólo una obsesión: la de arreglar un coche para poder correr en rallies, pero la verdadera obsesión del joven es la de ser un niño abandonado por un padre al que necesita mucho más de lo que está dispuesto a admitir. Gäbor Hörcher realiza un retrato de la frustración juvenil a través de este chico de 19 años que quiere entrar en la vida adulta con la mentalidad que aún tiene de adolescente, con las consecuencias que eso implica en cuanto a la relación con sus padres e incluso con la justicia. Drifter, que podríamos contemplar como la versión húngara de la misma historia, cambiando armas por coches, que cuenta la película que vimos en la sección Panorama Game Over, se presenta arrasando desde los créditos iniciales y no va perdiendo interés en todo el metraje, si bien llega hacia un final demasiado complaciente con el tono frustrante que adopta durante toda la película, y que cierra ofreciendo esa misma frustración mediante la explicación con los títulos finales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *