FICX: Día 5

Escrito por

Twitter icon

atlantida-espalda

Decepciones y Bill Plympton en el quinto día del FICX.

La jornada de hoy ha sido más descansada que las de los días anteriores, pero nos ha dejado, de nuevo, sabores muy diferentes por lo que hemos visto y además con propuestas que han tenido en general opiniones muy diferentes y vehementes entre quienes hemos compartido sala. Empezando por la tercera película de las cinco que componen Convergencias que ha llegado de la mano del crítico de la revista digital A cuarta parede Joaquín Mateo Morales, presentando la argentina Atlántida no sin bastante controversia después del visionado entre los asistentes. La primera película de la directora Inés María Barrionuevo se acerca delicadamente a la adolescencia de varios muchachos de un entorno rural de la provincia de Córdoba, Argentina, centrándose en un primer momento en dos hermanas cuyas personalidades opuestas provocan entre ellas una relación especialmente tensa. Con la ausencia de sus padres, Elena se muestra caprichosa y déspota con su hermana mayor Lucía quien acepta con resignación el carácter de aquella por un presumible sentimiento de culpa hacia ella. Ambas sueñan con una vida diferente de la que llevan y se embarcan por separado en un recorrido con el que buscar un aliciente para cambiarla. La película sin embargo abandona en algunos momentos a las chicas para mostrarnos a otros adolescentes que no tienen nada que ver con ellas, con lo que acaba desconcertando por no saber si quiere hacer una película sobre la diferencia entre los adolescentes de distintas clases sociales o simplemente seguir a sus dos protagonistas en un día de verano. Si ayer hablábamos de la esencia tan poderosa que subyacía bajo la superficie banal de I’m Beso, hoy nos ha faltado poder encontrar ese fondo que pretende Atlántida por la dispersión con la que retrata el contexto social en el que se mueven sus personajes. A nosotros nos ha gustado, sí, pero necesitaríamos sentir algo más de personalidad para que nos llegue más y mejor el mensaje que pretende ofrecer.

Metamorphoses

Metamorphoses

Mucha discrepancia también ha habido por la mañana en el pase de prensa de otra de las películas a concurso de la Sección Oficial, el último trabajo del director francés Christophe Honoré, Metamorphoses. La película es una adaptación totalmente libre de Las Metamorfosis de Ovidio, que ya desde el principio nos va avisando que no va a tratarse de una simple traslación del papel a la pantalla de las historias de la mitología griega que conforman el libro. Es toda una libre recreación en la que Honoré utiliza la sexualidad de cuerpos jóvenes y esbeltos en su mayoría para representar la épica de las leyendas mitológicas de los dioses griegos, narrando historias dentro de historias trasladándolas a un tiempo actual sin que ello impida que su recreación esté exenta del simbolismo y el realismo mágico que se desprende de los relatos originales. Lástima que el director se recree en exceso con el lirismo y el esteticismo con el que pretende representar las pinturas que de los dioses griegos en actitudes sexuales se han hecho a lo largo de la historia, más que en profundizar en la historia de cada uno de ellos para que el espectador profano en la materia pueda captar esas referencias. Por ese motivo resulta en muchos momentos repetitiva e incluso aburrida para quien no conozca la mitología griega, lo cual ha provocado más de una espantada de la sala.

Mutant Aliens

Mutant Aliens

Como ya os contamos cuando presentamos la programación del FICX, este año una de las retrospectivas que está haciendo el festival es la del animador estadounidense Bill Plympton, uno de los más reconocidos dibujantes y caricaturistas independientes con una carrera en el mundo de la animación cinematográfica que se remonta a los años 80. Su imaginario totalmente reconocible y su estilo artesanal en el dibujo y la incorrección de sus historias, le han convertido en un referente indispensable para todo amante de este género. Dentro de esta retrospectiva hoy hemos podido disfrutar de su película Mutant Aliens, realizada en 2001, todo un derroche de humor y surrealismo al servicio de una historia ligeramente inspirada en las conjeturas sobre la estancia en el espacio de la perra Laika. Tras pasar 20 años olvidado en el espacio, el astronauta Earl Jensen vuelve a la Tierra acompañado de unos seres mutantes que le ayudarán en su venganza contra el hombre que le dejó abandonado allá arriba. Comenzando de una manera, digamos convencional dentro de lo poco convencional que es el trabajo de Plympton, pronto la película juega las bazas del exceso característico del dibujante para desembocar en un desenlace tan desmesurado como crítico hacia la sociedad norteamericana. Una delicia poder disfrutarla en pantalla grande.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *