En otro país: Concerning Violence

Escrito por

Twitter icon

Concerning violence

“Everything can be explained to the people, on the single condition that you want them to understand.” Frantz FanonThe Wretched of the Earth.

Se suele dramatizar demasiado con la violencia. Dramatizar en el sentido más oscuro de la acepción. La violencia aparece siempre como algo oscuro, repugnante, reprochable. Como lo peor de la condición humana. O eso, o por el contrario, es glorificada en loor a condicionantes argumentales como el patriotismo o la venganza. Excusas pobres que finalmente acaban por conseguir que la violencia tenga el significado opuesto al pretendido y acabe siendo ridícula, despreciable. Y luego está el humor, quizás la forma menos maniquea de aproximarse a ella. Una mirada que precisamente, al buscar la estilización o la exageración del fenómeno consigue ponerlo en frente de nuestros ojos continuamente sin generar un rechazo excesivo. Al final, sin embargo, no deja de ser otra forma más de embaucar al espectador. De disfrazar, de huir, de conceptos tan duros y tan verdaderos asociados a la violencia palabra y a la violencia fenómeno que acaban por no permitir profundizar, reflexionar.

Concerning Violence busca precisamente ese espacio de reflexión, de pausa, para afrontar el concepto sin tapujos. Para ello opta por una fórmula simple en la base pero compleja en el fondo. Se trata de responder a preguntas tan simples como el qué, el cómo y el dónde. Pero no se trata sólo de responder, sino buscar una manera de hacer que la respuesta sea tan contundente como entendible. Tan poética y dulce en las formas como terrible en su contenido.

Concerning violence 2

Las respuestas simples a las preguntas se resumen en violencia, guerrillas, descolonización. Y con esto el miedo al maniqueismo aparece de súbito. No nos engañemos, muchas veces, demasiadas, se plantea el fenómeno descolonizador como algo aséptico, inane, fruto de la buena voluntad del hombre blanco que, viendo la injusticia cometida, decide ponerle fín. La descolonización como una seta en otoño. Aparece se arranca, se olvida… Y no, Concerning Violence nos muestra el fenómeno en 9 capítulos, 9 momentos, 9 situaciones y puntos de vista de los implicados. Las guerrillas, los blancos, la religión, los negocios. Aspectos todos ellos a tener en cuenta porque en todos ellos hay un cambio implícito de relaciones de poder, y como en todo cambio hay detrás una violencia subyacente.

Una violencia que el documental nunca esconde en su explicación, en el recitado de sus causas y consecuencias. Sí, la violencia mostrada no es a través de imagenes de atrocidades, de mutilaciones ni torturas. Está en el recitado poético e introductorio de Lauryn Hill, pero sobre todo en lo que nos narran los entrevistados. Es la violencia de la palabra, del relato, de la imagen dejada a la imaginación del espectador. A su representación subconsciente. A la figuración del contraplano entre la mente del que mira, el verbo que lo violenta y la vida idílica mostrada del blanco colonizador. Algo así como la “no imagen” experimentada por Rithy Pahn en S-21.

Pero si algo hace de Concerning Violence un documental incontestable es su honestidad a la hora de emplazar al espactador a encarar la verdadera naturaleza de la violencia. Para tal efecto el procedimiento consiste en despojarla de todo adjetivo, ni positivo ni negativo. No hay adorno alguno para describirla. La violencia es como el agua, necesaria e imprescindible para que haya vida. Sin violencia nunca hay cambio, y eso no significa que sea motivo de celebración. Significa exactamente lo dicho. La violencia como motor de la historia, para anclarla mediante sometimiento o para cambiarla mediante revolución se necesita el puño y la palabra, el arma y el boligrafo, objetos sin embargo que no dejan de ser sinécdoques de algo mayor. La violencia lo es todo y por ello, aún a costa de remover estomagos o precisamente para ello, hay que mostrarla en su desnuda y terrible naturaleza.

Concerning violence 3

Probablemente Göran Olsson, realizador del documental, sabe que previamente remover el estómago de la audiencia es la condición sine qua non para remover otra cosa más importante, el cerebro. Es por ello que el mensaje tiene la (aún poniendo en tela de juicio y siendo especialmente crítico con la colonización europea del tercer mundo) vocación de huir de todo maniqueismo y ser un film de mera exposición de los hechos. De ponerlos encima de la y dejar a la audiencia la libertad de reflexionar sobre ella. Concerning Violence es en el fondo una inmersión en las peores pesadillas del ser humano a ritmo de dulce nana. Una canción con vistas a adormecer, a transportar suavemente al espectador al mundo de sus peores temores subconsicientes y hacerselos afrontar. En el fondo sabemos que las pesadillas no son otra cosa que la depuradora de los miedos y verdades que escondemos; Concerning Violence asume pues la misión de depuradora de (malas) conciencias del hombre blanco exhortando, eso sí, a no caer en el error de imitarlo para liberarse. Porque una cosa y la otra conllevan violencia, tan terrible como real, tan necesaria como ignominiosa. Violencia, una palabra, un hecho lleno de contradicciones y matices. Un fenómeno que pocas veces ha sido tan bien enfocado y mostrado como en la demoledora, necesaria y paradojicamente violenta Concerning Violence.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *