Entrevistas: Paco Cabezas

Escrito por

Twitter icon

Paco Cabezas

Charlamos con el director de Tokarev.

Paco Cabezas es uno de los directores españoles de cine de género que ha decidido salir fuera de España para mejorar su futuro como realizador. El sevillano se ganó un nombre en nuestro país gracias a su colaboración en los guiones de Spanish Movie, Sexykiller, Morirás por ella o Bon Appétit, y a largometrajes como Aparecidosy Carne de neón. Esta última le llevó a ser considerado como el Guy Ritchie español. La película gustó tanto en Estados Unidos que Nicolas Cage le escogió para dirigir Tokarev, un thriller que sigue los pasos de un antiguo criminal reinsertado que emprenderá una sangrienta venganza contra aquellos que considera responsables de la muerte de su hija. El cineasta nos cuenta en la siguiente entrevista algunas de sus experiencias de esta primera aventura americana

¿Cómo ha sido involucrarte en un filme como director donde no intervienes en el guion?

Paco Cabezas: Fue un poco extraño al principio porque me preguntaba sobre qué me dejarían cambiar o juguetear. Los americanos, que son muy listos para muchas cosas, tienen la Asociación Americana de Guionistas (Writers Guild of America) , que no te permite tocar el guion por ley, pero yo este tipo de cosas me las paso por el arco del triunfo. Me hice muy amigo de los guionistas, y les comenté: “Si yo reescribo esto puedo retocar esto y lo otro”. Ellos lo hicieron pasar por material suyo y lo pudimos cambiar. Pude trabajar mucho con la acción. Originalmente, el guion era mucho más convencional a ese nivel. Por ejemplo, después de la muerte de su hija, el personaje de Nicolas Cage iba a interrogar rusos a un café. Yo pensaba que era aburridísimo porque no era nada oscuro ni violento.  Yo les dije a los guionistas: “¿Qué os parece si el café lo sustituimos por una casa con un laboratorio de droga que se está cayendo a pedazos?”. Eso me permitió jugar muchísimo y toda la acción de la película es cien por cien Paco Cabezas. Cada vez que leo en Twitter que la película es violenta y brutal, grito “¡Yuju, conseguido!”

¿Cómo es hacer una película del género Nicolas Cage?

P.C: Es complicado. Ha hecho películas muy buenas y también muy malas. Nicolas Cage es un género en sí mismo, como Liam Neeson y Jason Statham. Lo que no puedo obviar es quién es Nicolas Cage y las expectativas que tiene la gente respecto a sus películas. Dirijo una película con Cage y quiero que haya un momento intenso que termine siendo un meme en Internet, pero que tenga un sentido. Tienes que complacer a un público muy diferente, gente como mi padre que va a ver la película sobre un tipo que se venga y gente más de esta generación que lo va a ver de una manera más cínica, en el buen sentido de la palabra, y con más conocimiento de causa. Yo creo que cuando te planteas algo así sabes que estás jugando a un juego; estás haciéndolo en serio, pero que a la vez no va muy en serio. Creo que hay que entrar en la película dejándose llevar. Es una película muy masculina, muy testosterónica. Yo, como espectador, la disfrutaría sin complejos, tanto para bien como para mal.

Paco Cabezas y Nicholas Cage en el rodaje de Tokarev

¿Cómo te surgió formar parte de un largometraje con Nicolas Cage? Supongo que no te imaginabas que ibas a trabajar con una estrella de Hollywood como él.

P.C: Los americanos buscan a alguien que tenga algo de personalidad y contactos. En el momento en el que yo peleo por hacer una película como Carne de neón, y se ve en el Festival de Tribeca y en Estados Unidos, ellos comienzan a comentar: “Este chico es el nuevo Tarantino, el nuevo Guy Ritchie”. Entonces, cuando te llaman esas cosas, te las crees durante un tiempo. Después te dices. “A lo mejor no se me da mal esto de contar historias”. Pelee mucho porque Carne de neón tuviera una personalidad propia, porque no fue una película sencilla. Entonces, yo creo que esa pelea es la que me llevó a hacer este tipo de cine, aunque aquella película no hiciera una taquilla de la leche. La única razón por la que Nicolas Cage ha hecho esta película conmigo es porque le encantó Carne de neón, y le gustó Macarena Gómez, lo que me pareció más sospechoso.

¿Cómo ha sido tu relación personal con él?

P.C: A nivel personal es encantador. Es un friki, algo que me ha facilitado mucho las cosas. Ha sido un gustazo hablar de cómics de La Patrulla X y de Superman o de cine, de Kubrick, de la Hammer  o el cine español de terror, que le encanta. En las pausas de rodaje me lo pasaba como un enano. Cage está obsesionado con El resplandor, de Kubrick, y hacíamos muchas bromas sobre Jack Torrance y Jack Nicholson. Es un fan de las interpretaciones extremas y le encanta el cine coreano. Siempre le decía en broma: “Nick, tú tienes un coreano dentro deseando salir”. Le encanta esa excentricidad que tienen películas como OldBoy. Para mí ha sido un trabajo muy divertido. Además, cuando veo la ilusión en alguien para mí cambia todo.

He notado un tono muy ochentero en ciertos aspectos, como esos decorados bastante desnudos y poco sofisticados.

P.C: La película es muy primitiva, sin duda.  En el momento que me la plantean, mis referentes  son el cine de Charles Bronson y Harry El Sucio, que son películas que me encantaban y que me llevaba mi padre a ver al cine, al igual que otras como Taxi Driver o Tarde de perros. Cuando me pones ese guion por delante, mis referentes son esos. Es un cine muy primitivo, muy masculino y muy sucio. Cuando vi otra vez Harry El sucio, me dije: “Este tipo es un hijo de la gran puta”. El protagonista de Tokarev no es precisamente un tipo bueno; es un cabrón también. A mí me gustan mucho los personajes oscuros y de conducta muy reprobable. Ahora ves una película de Liam Neeson o una de Jason Statham –por ejemplo,  aquella donde maltrataban a su hija en el colegio–, y todo es muy aséptico. Es una violencia muy poco real, donde la gente no sangra cuando le disparan.  A mí me gustaba que la película fuera un poco sucia y la sintieras. Por otra parte, Tokarev supone poner el pie en esa puerta de Hollywood para que se me dé un poco de espacio y podamos hacer cosas más rompedoras.

Paco Cabezas posa después de la entrevista

Al parecer, ya tienes nuevos proyectos en la Meca del Cine, alguno de ellos con Nicolas Cage.

P.C: Sí, hay un guion mío, que se llama Hombres sin miedo (Men With no Fear), que es una película de robos a lo Ocean’s Eleven, donde tenemos a los productores de X-Men y Nicolas Cage es el protagonista. Luego tengo también otro guion, Mr Right, que ha escrito Max Landis, una comedia con un rollo muy Kick-Ass y un humor muy Carne de León, muy políticamente incorrecto, que protagonizarían Sam Rockwell y Anna Kendrick.

Aunque es uno de tus trabajos con menos humor, me ha parecido que metías alguna divertida morcilla en los primeros minutos de la película.

P.C: Pude incluir momentos de La noche de los muertos vivientes en la película o una broma sobre una chica bizca, que es un chiste totalmente mío. Para mí, el humor forma esencialmente parte de la vida. En Tokarev, aunque parezca que la película se toma demasiado en serio a sí misma, creo que tiene una doble lectura y un humor muy soterrado. Es casi una broma de sí misma. Es una relectura de algo que no puede tomarse muy en serio.

Centrándonos en la actualidad, ¿qué opinas de la nueva ley del gobierno relativa a las desgravaciones fiscales de los rodajes en España?

P.C: A mí me parece una tomadura de pelo y una broma de mal gusto. Vas a Los Ángeles y la gente conoce España por las películas de Almodóvar, El orfanato y Lo imposible. Hay proyectos como Mr. Right, que los productores quieren que se ruede en España y yo quiero hacerlo aquí, pero si haces los números y en Colombia y Puerto Rico tienen  un 40 por ciento de desgravación y en España mucho menos, ya me dirás. Más claro, el agua. Yo he estado en reuniones para filmar con Bruce Willis una película de 100 millones que querían rodar en México o en no sé dónde. No querían ir porque hay peligro y el seguro no les deja, y se vendrían encantados a España. ¿Por qué? Porque tienen a gente de la ESCAC, que está muy preparada, y un equipo humano muy importante. Si te vas a Colombia, tienes que llevar a 800 personas de Estados Unidos, con lo que conlleva: hoteles, dietas… Aquí tienes ese equipo humano maravilloso que no tienes en otros sitios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *