Entrevistas: Lola Dueñas

Escrito por

Twitter icon

Lola Dueñas

La actriz española, una de las estrellas de Cannes, con la Alleluia de Fabrice du Welz.

Mediodía en Cannes y salimos corriendo de una sesión en el Palais para llegar a una cita importante. El lugar es la carpa que, en plena playa de la Croisette, tiene el hotel Majestic, uno de los referentes turísticos de la villa de la Costa Azul, la causa de nuestras prisas, la actriz española Lola Dueñas, protagonista de la última película de Fabrice du Welz, Alleluia, una de las más ovacionadas de la Quincena de los realizadores. Con el mar a un paso hablamos de su vida en Francia, de su papel en la peli y de muchas más cosas.

Cinema ad hoc: Vives en París desde hace ya unos años…

Lola Dueñas: Sí, es una sensación muy rara vivir y trabajar allí, con un equipo español te sientes mucho más acompañada. Aunque sea muy bonito lo que estoy viviendo, oigo mi idioma y siento cierta nostalgia.

Cinema ad hoc: Aquí lideras un proyecto y abandonas los roles de reparto ¿cómo llega hasta ti Alleluia?

Lola Dueñas: La verdad es que lo recibí tarde aquel día y no pegué ojo en toda la noche, fui incapaz de dormir, sólo pensaba en hacer esto. Al principio los productores se negaban, enfrentándose a Fabrice a causa de mi acento español, etc. pero él me llamó y me dijo: “Tú y yo vamos a pelear esto”

Cinema ad hoc: ¿Y qué fue lo que te atrajo del papel para que tuvieras tantas ganas de hacerlo?

Lola Dueñas: Gloria, mi personaje, tiene de todo: ternura, está como un cencerro, puede ser mala pero luego es buena, había sexo, había violencia, escenas de amor, comedia. Es que lo tiene todo.

Cinema ad hoc: Es que Alleluia, en el fondo, es una historia de amor…

Lola Dueñas: Totalmente… y hay comedia, y estas escenas son buenísimas y son necesarias porque si no es imposible sobrellevar la película. Lo que le da su punto es la mezcla de comedia y drama.

Cinema ad hoc: El caso real en el que se inspira la película ha tenido otras adaptaciones al cine como Los asesinos de la luna de miel (The honeymoon killers – Leonard Kastle, 1969) ¿te sirvieron de inspiración para preparar el papel?

Lola Dueñas: Yo me fijé sobre todo en Martha Beck, con Fabrice hablamos de no copiar físicamente al personaje, nada de engordar 80 kilos, buscábamos la esencia de esta mujer, saber qué tenía dentro. Hemos rescatado cositas, por ejemplo su vocación de enfermera que se frustra para terminar lavando muertos. Y esas cosas sí las rescaté porque me interesaban para construir su Universo.

Cinema ad hoc: Sentíamos cierta angustia contigo por la cercanía constante de la cámara, que te hace un marcaje tan absoluto ¿cómo fue para ti esa experiencia?

Lola Dueñas: A mí eso me encanta… ¿no ves que soy actriz? (risas). Tener a la cámara constantemente pendiente de mí me vuelve loca, me ponía muchísimo. Llegué a tener una relación estupenda con el director de fotografía.

Cinema ad hoc: Hablando de eso, no sé si habías visto las películas anteriores de Fabrice pero esa faceta visual siempre destaca en su cine.

Lola Dueñas: Sí, las vi todas, claro y esto fue una de las cosas que más me atrajo. Fabrice tiene un Universo propio y esto hace mucho más interesante su trabajo. Directores como él tienen su mundo y tú debes entrar en él.

Cinema ad hoc: Toda la película ofrece un aspecto de gran precisión ¿había espacio para la improvisación?

Lola Dueñas: No, si te das cuenta hay muchísimos planos secuencia, planos muy largos que en rodaje casi suponían como estar en un ballet, todos estábamos muy compenetrados y eso era especialmente bonito en escenas como la de la boda. Lo que sí me ha agotado es el perfeccionismo de Fabrice, yo soy muy de primeras y él me gritaba: “Esto es sólo un ensayo, no hagas nada” y yo no sé hacer eso (risas), así que a la décima toma ya estaba agotada.

Cinema ad hoc: ¿Prefieres este método de trabajo?

Lola Dueñas: A mí improvisar no me gusta, me gusta el guión, estudiarlo y decir mi texto. Si improviso estoy segura que lo que yo pueda decir va a ser muchísimo menos interesante que lo que haya pensado alguien que realmente sabe escribir.

Cinema ad hoc: ¿Cuáles son las mayores diferencias a la hora de rodar en España y en Francia?

Lola Dueñas: La principal diferencia, claro, es el idioma. Cambia tanto el trabajo en otra lengua, te marca muchísimo porque no tienes la libertad que puedes tener al trabajar en español por ejemplo a la hora de dominar el texto. En este caso, por mucho que estudies un guión, la reacción instintiva nunca va a ser en francés, siempre hay algo que naturalmente no es tuyo. En otro idioma el texto pasa por el cerebro mientras que en el tuyo sale de las tripas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *