Edinburgh Film Festival 2014 (VI): Clausura y palmarés

Escrito por

Twitter icon

Ice poison

Ice poison triunfa en Escocia.

Tras diez intensos días de cine, Edimburgo ha puesto punto y final a su festival con el estreno internacional de We’ll never have Paris, una comedia romántica protagonizada por Simon Helberg. El actor, conocido por su participación en The Big Bang Theory, estuvo presente en la gala de clausura acompañado por la co-directora del film, Jocelyn Towne. La película, con una línea bastante diferente al resto de la programación del festival, entretuvo al público y le hizo reír en alguna que otra ocasión. Respetando en forma y en fondo todos los principios que se atribuyen al género, la cinta relata una historia de amor que se acaba y, por supuesto, los posteriores intentos del chico para salvar la relación. Una propuesta clásica donde lo más destacado son las bellas localizaciones parisinas y una banda sonora que sorprende con el Ca Plan Pour Moir de Plastic Bertrand, entre otras joyas. Estamos ante un largometraje ligero y que se deja ver, pero que, sin duda, carece de fuerza como broche final.

En la ceremonia también tuvo lugar la entrega de premios en las diferentes categorías que procedemos a nombrar.

 

  • Mejor largometraje internacional
  • Ice Poison de Midi Z
  •  
  • Mejor largometraje documental
  • My name is Salt de Farida Pacha
  •  
  • Mejor largometraje británico
  • Hide and Seek de Joanna Coates
  •  
  • Mejor interpretación
  • Eddie Marsan por Still Life
  •  
  • Mejor película de animación
  • My Stuffed Granny de Effie Pappa
  •  
  • Premio del Jurado Joven
  • Stations of the cross de Dietrich Brüggemann
  •  
  • Mejor cortometraje
  • Slap de Nick Rowland

La sensación general que nos deja el festival es buena, aunque no brillante. El certamen necesita definir mejor su identidad y, posiblemente, requiera también más presencia en la ciudad. Pese a la calidad de muchas de las cintas que se han presentado, en general, el evento ha pasado bastante desapercibido y pocas veces hemos visto salas llenas. Un aspecto a trabajar de cara a futuras ediciones si se busca consolidar el festival como tal y no solo como un preludio del Fringe, el reconocido festival de artes escénicas que Edimburgo acoge en agosto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *