Edinburgh Film Festival (V)

Escrito por

Twitter icon

Club Sandwich

Dos nuevas películas comentadas mientras nos acercamos al final del Edinburgh Film Festival.

El realizador Fernando Eimbcke, que ya había pasado por Edimburgo en 2004 con Duck Season, vuelve para presentar por primera vez en Reino Unido su última creación, Club Sándwich. Esta producción mexicana describe la relación de Paloma, una madre soltera, y su hijo Héctor, que se encuentra en plena efervescencia preadolescente. La pareja disfruta de unas vacaciones en un motel prácticamente vacío, donde los días transcurren en una rutina de sol, piscina y bocadillos. Los dos personajes se transformarán con la llegada de Jazmín, una joven que se hospeda en el mismo motel. La cámara se convierte en testigo de esta experiencia, que supondrá un punto de inflexión en la vida de ambos. El director compatibiliza el enfoque minimalista con una interesante riqueza visual. En la cinta destacan los encuadres llenos de simetrías, los contrastes cromáticos o una escenografía repleta de detalles. Otro de los puntos fuertes del relato es, sin duda alguna, su excelente labor de cásting. María Renée Prudencio, Lucio Giménez y Danae Reynaud Romero son los encargados de dar vida a tres personajes que cuentan con una personalidad marcada y una particular manera de entender la vida. Demostrando grandes habilidades para la dirección, Eimbcke se refugia en la cotidianeidad, para construir una historia viva, sensible e hilarante.

Club sandwich

Club sandwich

Precisamente, sensaciones opuestas a las que acabamos de citar, son las que provoca Fish and Cat. Este metraje iraní está inspirado en la leyenda que existe acerca de un restaurante que vendía carne humana a sus clientes. Un rótulo al comienzo advierte de esto al espectador, que comenzará el visionado inmerso en un inevitable suspense. La acción está protagonizada por un grupo de universitarios que se reúnen para celebrar un campeonato de cometas aéreas en las inmediaciones del restaurante. Los dos hombres que regentan el local ven el evento como una excelente oportunidad para reponer stock y poco a poco, van eligiendo víctimas. La trama se narra a través de una sola toma conducida por una steadycam. Un recurso que hace al espectador partícipe de la historia y que por tanto, logra incrementar la tensión. Para más inri, el relato no se presenta en un único tiempo, sino que describe el mismo periodo de acción desde el punto de vista de diferentes personajes. Una propuesta tan desagradable como interesante pero que, sin embargo, va perdiendo fuerza a medida que avanzan los 134 minutos. Una lástima que el director no sea capaz de dosificar la tensión y deje al espectador atrapado en un aburrimiento absoluto.

Fish & Cat

Fish & Cat

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *