Edinburgh Film Festival 2014 (I)

Escrito por

Twitter icon

DSC_1598

Cine en la Atenas del norte.

Durante los últimos años, Edimburgo ha conseguido consagrarse como “la ciudad de los festivales”. La capital escocesa acoge durante todo el año gran variedad de eventos culturales multidisciplinares, cuya celebración se intensifica a comienzos del verano. Precisamente estos días, la ciudad de aspecto medieval da cobijo a la 68 edición de su Festival internacional de cine, reconocido como uno de los pioneros en el mundo.

Este año, son cuatro las producciones con participación española que tendrán presencia en el festival. La primera en presentarse a los medios ha sido A night in old Mexico, la última cinta de Emilio Aragón. La película, que se exhibe dentro de la sección American Dreams, narra el viaje del ranchero Red Bovie y su nieto Gally, al que acaba de conocer. Ambos se encuentran igual de solos y perdidos, por lo que deciden dejar Texas por una noche y dirigirse a México en busca de aventuras. Sin embargo, el azar se cruza en su camino y lo que parecía una común jornada de diversión desemboca en una trama de acción que no termina de funcionar. Aragón dirige un western repleto de personajes arquetipo, con un discurso predecible y carente de emoción. En este panorama, Luis Tosar aparece para ofrecer el único brillo de una película que se ahoga en la monotonía y en la linealidad.

a night in old mexico

A night in old Mexico

También en American Dreams, se ha proyectado Something, anything, el primer largometraje de ficción del realizador Paul Harris. La obra relata la cotidianeidad de Peggy, una mujer de unos treinta años, atrapada por las pautas del rol social que representa. La protagonista hace todo lo que, se supone, debe hacer: se casa, trabaja, consume e intenta tener hijos. Incapaz de hacer frente a todas estas presiones –así las considera ella-, Peggy empieza a cuestionar su imaginario y decide redefinir su camino, dejando a un lado el maquillaje social. En cuanto a la forma narrativa, la acción está marcada por la escasez de diálogos, que aparecen en limitadas ocasiones para matizar comportamientos concretos. Mientras tanto, la introspección que realiza el personaje se plasma en un diario que llega al espectador en forma de subtítulos. Something, anything es una película narrada en cuatro tiempos (Fall – Winter – Spring – Summer) que habla del amor y de la búsqueda de significados. Una historia cercana, sencilla y humilde con la que resulta fácil conectar.

Something, anything

Something, anything

Michel Gondry puso el punto y final a la primera jornada con su documental Is the man who is tall happy?. El realizador francés ilustra con animación las conversaciones que mantiene con el lingüista, filósofo y activista, Noam Chomsky. El documento recoge el enriquecedor intercambio de ideas que se da entre ambos interlocutores, que van nadando entre conceptos como la educación, la creatividad, la inspiración, las masas, las dudas o el amor. Un fondo más que interesante que se complementa a la perfección con el personal artificio estético de Gondry. Los colores vivos, la desestructuración del espacio, la fusión de la animación con la acción real, lo onírico o lo infantil, son algunos de los recursos que el director utiliza para restar densidad a las argumentaciones más científicas del pensador estadounidense. Tanto por su componente intelectual, como por su componente poético, posiblemente el espectador abandone la sala, cuestionándose, al menos, algún que otro por qué.

Is the man who is tall happy?

Is the man who is tall happy?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *