Edinburgh Film Festival 2014 (IV)

Escrito por

Twitter icon

Mona blonde

Cortometrajes de mujeres.

Uno de las factores que más está destacando en esta edición del Edinburgh International Film Festival es la elevada presencia de mujeres. El programa del certamen ofrece una amplia mirada femenina en todas sus secciones, tanto en formato largometraje como en cortometraje. Propuestas venidas de todo el mundo, con diversidad temática y cultural, pero que, posiblemente, responden a un cariz común: el predominio del intimismo y la construcción de identidad.

En esta ocasión hemos querido prestar atención a las cintas de escasa duración. La libertad creativa que este género ofrece se presenta atractiva para analizar el paisaje personal de algunas realizadoras que darán que hablar en el cine que viene.

Winter (Zima) es el viaje que la directora italiana Cristina Picchi realiza desde el norte de Rusia hasta Siberia. Esta película documental, que ha pasado por Locarno, Sevilla o Montreal, entre otros festivales, retrata la vida de un emplazamiento con una de las climatologías más duras del mundo. Varios personajes explican como el lugar condiciona sus pensamientos, sus emociones y su perspectiva vital. Picchi construye una atmósfera envolvente y sensitiva, donde el espectador logra disfrutar la belleza del paisaje, llegando incluso a sentir sus gélidas temperaturas, a través de una fotografía impecable y una música más que adecuada.

Winter (Zima)

Winter (Zima)

De la belleza paisajística pasamos a hablar de la belleza femenina. Grazia Tricarico ofrece una provocativa reflexión sobre este ideal en Mona Blonde, una historia ficticia protagonizada por la culturista suiza Jaqueline Fuchs. El relato expone una realidad, para muchos invisible, sustentada en conceptos como la perfección o el sacrificio. La cineasta presenta un guión enérgico, respaldado por una poesía estética que, por su luz, por su cromatismo y por su cámara lenta, recuerda al aliento visual de  Wang Kar-Wai.

Little black fishes

Little black fishes

La inmigración es el tema que la realizadora turca Azra Deniz Okyay explora en Little black fishes. La película, presentada en la última edición de Cannes, está protagonizada por tres mujeres: una enfermera albana, una actriz turca y una fotógrafa francesa. Tres historias individuales que se cruzan para indagar en el motivo que lleva al ser humano a abandonar su lugar de origen: la aspiración a una vida mejor. La ambientación musical, tejida por el también turco Saruhan Batur, supone un refuerzo emocional perfecto para este cuento documental que reflexiona sobre la sensación de soledad y de sentirse fuera de lugar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *