Edinburgh Film Festival 2014 (III)

Escrito por

Twitter icon

Cameo

El veterano Cameo y buen cine documental.

El cine Cameo es, sin duda alguna, una de las sedes más especiales de este festival. Situado en el céntrico barrio de Tollcross, estas salas abrieron por primera vez sus puertas allá por el año 1914. Visionar una película en el Cameo se convierte en toda una experiencia para cualquier amante del séptimo arte, que disfrutará dejándose envolver por los cien años de historia del lugar, con sus salas de techo alto y aforo reducido, su tapizado rojo y un característico aspecto teatral.

En este contexto descubrimos Displaced Perssons, el último largometraje documental de los realizadores Åsa Blanck y Johan Palmgren. La película expone la particular aventura de Pelle Persson que, tras vivir cuarenta años en Pakistán, decide volver a su lugar de origen, en Suecia. Pelle realiza este viaje junto a su mujer y sus dos hijas adolescentes, que ven en Europa la promesa de una vida mejor. Sin embargo, el retorno no se presenta tan fácil como, en un principio, parecía. Al instalarse en el nuevo hogar, la familia se va topando con diversos obstáculos que dificultan su proceso de adaptación. El sencillo detalle de tener que atarse un reloj a la muñeca se convierte en la metáfora que confronta las dos realidades de la familia, que abandona la vida rural oriental para inmiscuirse de lleno en una urbe llena de normas.  El tándem Blanck – Palmgren da forma a una cinta dinámica, divertida y repleta de vitalidad, que reflexiona sobre la inmigración, la multiculturalidad, el valor de la familia y la capacidad de adaptación del ser humano.

Displaced perssons

Displaced perssons

Otro de los documentales que se presenta estos días en Edimburgo es The Incomplete, una controvertida obra dirigida por el alemán Jan Soldat. La película ofrece un retrato de Klaus Johannes Wolf, un hombre homosexual de 60 años que decide vivir como un esclavo. El realizador trata de entender la postura adoptada por el personaje a través de un recorrido que va desde su infancia hasta su vida actual. El film exhibe la particular lógica vital de una persona que renuncia a sus emociones, a su personalidad e incluso, en ocasiones, a su movilidad. Klaus se siente útil sirviendo, y solo aspira a ser un objeto, una pieza más del esquema social. Eludiendo la ornamentación escénica, el peso del discurso recae en las declaraciones de Johannes. Con facilidad, la película despierta una curiosidad en el espectador que, probablemente, encontrará incomprensible la – paradójicamente libre – decisión del protagonista. Al final, Klaus propone a la audiencia un ejercicio de reflexión social concluyendo la exposición de su filosofía con una declaración que seguramente habrá oído con anterioridad: “El mundo es más racional cuando se vuelve mecánico”.

The incomplete

The incomplete

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *