DocumentaMadrid 2014: Día 3

Escrito por

Twitter icon

Der Anständige portada

Ilusiones y psicopatías.

Encaramos el tercer día de DocumentaMadrid, bastante más irregular que los días anteriores, con Sobre la marxa, un documental que casualmente se está proyectando estos días también en el Festival D’A de Barcelona. La película de Jordi Morató narra la vida de Josep Pujiula, más conocido como El Garrell, un hombre con una imaginación y una capacidad extraordinarias para construirse en un bosque un mundo propio consistente en altísimas torres, laberintos interminables y chozas, completamente solo y con sus propias manos, utilizando únicamente las ramas de los árboles. Morató se sirve de las grabaciones en vídeo que un joven amigo de El Garrell le hizo durante varios años, y en las que se le ve construyendo su “selva” y defendiéndola de los vándalos jugando a ser Tarzán, mientras el propio director va narrando en off  las correrías de este personaje. Utiliza estas películas en prácticamente la totalidad del documental, dejando sólo para la parte final su propia grabación en la que se ve a un ya anciano Pujiula reconstruyendo una vez más su mundo de fantasía, captando así toda la emoción y la ternura que provocan las “locuras” de este personaje. Sí resulta en muchos momentos algo repetitivo el documental en cuanto a la narración de Morató se refiere, por el lirismo que quiere imprimir al hablar de la naturaleza que rodea a las construcciones de El Garrell, pero Sobre la marxa habla sobre todo de la necesidad de vivir, de jugar y de sentir un espíritu infantil por muchos años que se tengan, y de no renunciar a los sueños por muchas veces que las circunstancias o los “hombres civilizados” los tiren al suelo.

Sobre la marxa

Sobre la marxa

Hasta ahora, todo lo que habíamos tenido ocasión de ver en DocumentaMadrid, había cumplido con las expectativas puestas en ello, descubriéndonos verdaderas joyas del género de las que ya dimos cuenta en las anteriores crónicas. Pero desgraciadamente no siempre podemos hacer pleno en cuanto a aceptación positiva de todo lo que se proyecta en un festival, y hoy hemos tenido la (desafortunada) ocasión de comprobarlo con la cinta rusa Nepal Forever. El documental presenta a un político mediocre con grandes ínfulas de salvador del comunismo, que junto a uno de sus ayudantes viaja a Nepal para mediar entre los dos grandes partidos comunistas del país, en una lucha constante que puede acabar en guerra. El caso es que la premisa que propone el documental, que más que por lo que pueda interesar la cuestión política en sí es la de satirizar la figura de los políticos rusos idealistas de una revolución que hace demasiados años que abandonó su razón de ser, resulta cuanto menos curiosa y nos deja algunos, muy pocos, momentos verdaderamente divertidos. Pero como digo, esos momentos son demasiado escasos para la comedia que se supone que es, y no sólo sus 89 minutos se hacen eternos por lo tedioso de su desarrollo, sino que además posee un montaje tan poco coherente que durante muchos minutos nos ha hecho preguntarnos qué era exactamente lo que la película nos quería contar. Una pena que Aliona Polunina, directora de Nepal Forever, no sea capaz de desatar toda la mordacidad que un tema como este requería para conseguir hacer una especie de falso documental con un alto grado de comicidad.

Nepal forever

Nepal forever

Para terminar la jornada, el nivel de las proyecciones ha vuelto a subir considerablemente con Der Anständige, una coproducción austro-israelí dirigida por Vanessa Lapa con el que accede a la vida y la mente de uno de los más despiadados genocidas del siglo XX, Heinrich Himmler, desde una nueva perspectiva. Durante más de 40 años, las cartas y diarios privados de Himmler que los soldados estadounidenses encontraron en su casa al acabar la segunda guerra mundial, estuvieron en poder de un pintor judío residente en Israel, y antes de fallecer su hijo le convenció para que los diera a conocer al mundo. Estos documentos han sido incluidos en un libro recientemente y son los que utiliza Lapa para presentar a la persona que fue Himmler desde mucho antes de que su nombre se asociara al nazismo. El planteamiento que utiliza la directora es el de la recreación de los escritos a través de voces que interpretan al propio Himmler y a su familia, insertando únicamente en el aspecto visual imágenes de archivo y videos de la época adaptados al guión que resultó de escoger pasajes y cartas determinados de entre todos los que se encontraron. A pesar de introducirnos en la vida privada de Himmler desde sus pensamientos sobre su hermano hasta las relaciones con su mujer y con su hija, no hay un trabajo de humanización del personaje puesto que incluso en sus escritos más privados, la personalidad psicópata de quien fuera el artífice de los campos de exterminio se deja ver sin ningún rubor. Der Anständige, cuya traducción es El decente, hace alusión a la concepción de la decencia de Himmler que se menciona en varios momentos de la película, una decencia que proclamaba consistente entre otras cosas en ser bueno con los animales y tratar a los “animales-humanos” (judíos, gitanos, homosexuales, etc.) con la crueldad que merecían por el simple hecho de serlo. El documental es un grandísimo trabajo de documentación y de adaptación de todos los archivos tanto escritos como visuales, en el que quizá desentona un poco el hecho de haber eliminado el audio original de las grabaciones para incluir un sonido más estilizado.

Der Anständige

Der Anständige

Los comentarios están cerrados.