DocumentaMadrid 2014: Día 2

Escrito por

Twitter icon

My name is salt

Sentimientos, sal y desolación.

La sensibilidad puede tomar muchas formas y llegar a conmover al espectador completamente a través de diferentes vías de contar la realidad. En esta segunda jornada de DocumentaMadrid, el estremecimiento se ha hecho patente en tres películas con tres maneras distintas de imprimir la emoción, bien por la vía más directa al corazón con historias de calado humano que afectan a la parte más emocional de quien las escucha, bien a través de la contemplación de imágenes de una delicadeza arrebatadora, o bien por la observación impotente de injusticias ante las que nadie puede quedar indiferente. Son las tres propuestas que hemos visionado hoy en el festival, tres ejemplos de cine documental especialmente realizado para dejar un poso duradero en nuestras retinas y para hacernos reflexionar bastante sobre lo visto.

Gabor 2

Gabor

Dentro de la sección Panorama del Documental Español, la película que más está dando que hablar en esta edición de DocumentaMadrid es Gabor del director argentino Sebastián Alfie. La sola idea de ver un documental sobre un director de fotografía ciego que vuelve a ejercer su trabajo, suscita entre los cinéfilos que se han dado cita en el festival no poca curiosidad por ver de qué manera es capaz de dar la imagen y la luz necesaria a una película una persona que no puede ver absolutamente nada. Pero la figura de Gabor Benne es simplemente un reclamo para una cinta que en realidad se trata del cuaderno de rodaje que realiza el director de un cortometraje por encargo sobre la ceguera. Sebastián Alfie es protagonista y narrador de todo lo que rodea al rodaje de ese corto sobre la curación de la ceguera en el altiplano boliviano por el que es contratado. Buscando un tipo de cámara especial para realizarlo, se topa con el director de fotografía húngaro y decide llevárselo a Bolivia para que sea parte de su equipo. Alfie pasa muy por alto la vida de Gabor pues lo que pretende no es contar la historia de este cineasta, sino realizar un documental de cine dentro del cine en el que casualmente la persona más importante a la hora de crear la imagen cinematográfica está aquejado de la misma discapacidad de las personas a las que tiene que incluir en su trabajo. Las dificultades técnicas en Bolivia y las diferencias de pareceres entre el director y Gabor sobre el corto, son la base de un documental que habla de las distintas formas que existen de enfrentarse con una discapacidad y de superarla o aceptarla. Con muchas dosis de humor y una emotividad con el toque justo para no caer en la sensiblería, Gabor es una película amable y tierna a la que pocas cosas se le pueden echar en cara.

My name is salt

My name is salt

En el lado opuesto de Gabor se sitúa otro de los documentales de la Sección Oficial de DocumentaMadrid, el hindú My name is salt. Se trata de una propuesta de una sobriedad estética y narrativa que nos cuenta el trabajo que realizan varias familias durante ocho meses al mes, para recuperar las salinas que el monzón arrasa a su paso por La India. Hasta el desierto se desplazan familias enteras, desenterrando las bombas y los materiales que ellos mismos entierran cuatro meses antes, para poder sobrevivir durante esos largos periodos de tiempo mientras tratan de hacer surgir la sal de casi 5000 kms cuadrados. Casi sin diálogos, la directora Farida Pacha nos muestra los trabajos que realizan estas personas con una precisión milimétrica en su desarrollo, con una exquisitez visual y un ritmo pausado que refleja fielmente la paciencia y la dedicación de los salineros. A pesar de lo anodina que puede resultar a priori la premisa de reflejar las labores de salinización en un desierto, el lirismo que imprime la fotografía del alemán Lutz Konermann a My name is salt, la convierten en una pequeña joya que deslumbra dentro de un género que por costumbre prioriza el fiel reflejo de la realidad por encima de la belleza estética.

Return to Homs

Return to Homs

Pero si un documental ha logrado en la jornada de hoy removernos en los asientos, ese ha sido Return to Homs, un desgarrador documento sobre el conflicto que se vive en Siria desde 2011. Con la intención de reflejar los movimientos de protesta pacífica que surgieron en ese año contra el régimen dictatorial de Bashar Al-Asad, el cineasta Talal Derki junto a un amigo periodista decidió rodar esas manifestaciones y buscar un héroe al que seguir durante las demandas de los civiles por su libertad. El elegido fue Abdel Basset, un muchacho de 19 años, portero de fútbol muy conocido en Homs, que se erigió como portavoz de la lucha juvenil, proclamando consignas y cánticos contra el gobierno. El Estado intervino en Homs ante la multitudinaria revolución que se estaba fraguando en esa ciudad, provocando que las protestas pacíficas dejaran de serlo al verse atacados y se radicalizaran, llegando a su total conversión en lucha armada después de la masacre de Homs por parte del ejército gubernamental que duró cerca de dos meses. Derki sigue durante dos años a Basset y a su ejército rebelde sin dejar de rodar los bombardeos y las matanzas llevadas a cabo por Al-Asad en la zona, como si de un reportaje de guerra se tratara, y es testigo del cambio sufrido por la población siria cada vez más dispuesta a morir luchando por devolver la libertad a su patria. Toda la crudeza del conflicto se muestra sin pudor, sin esconder cadáveres ni desolación, exhibiendo toda la ruina que dejan tras de sí las bombas tanto en lo material como en lo humano. Regreso a Homs conmueve, aterroriza e indigna a partes iguales. La voluntad y el entusiasmo de Basset que es capaz de seguir cantando a pesar de la devastación que hay a su alrededor, contrasta con la indiferencia de la comunidad internacional con el desprecio absoluto que muestra el gobierno de Siria hacia sus ciudadanos. Talal Derki ha realizado un documental absolutamente necesario que no por casualidad ha recibido la mayor ovación en lo que llevamos de festival.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *