Atlántida Film Fest: The Selfish Giant

Escrito por

Twitter icon

The selfish giant

The selfish giant, el nuevo cine social de Clio Barnard.

Un hacha y un caballo. Eso es lo que necesitan Arbor y Swifty para sobrevivir. Apenas tienen trece años, pero la miseria posindustrial que azota Bradford, su pequeña ciudad al norte de Inglaterra, les obliga a ganarse la vida solos. Expulsados del colegio por pelearse con quienes se burlan de su olor a proletarios, comienzan a robar chatarra para vendérsela a un estafador. Inspirada en una fábula de Oscar Wilde, The selfish giant es una cruda metáfora del capitalismo, la explotación y la amistad, filmada por Clio Barnard.

Si los niños del cuento de Wilde aprovechan las ausencias del gigante para disfrutar de su jardín, Arbor y Swifty hacen lo propio con los obreros que descuidan sus bobinas de cable de cobre. Robárselas es su felicidad traducida en una puñado de libras que les da el explotador Kitten y con las que, paradójicamente, pagan la luz que el cable lleva a sus casas. Desbordados por las deudas y los conflictos domésticos, sus padres apenas pueden darles de comer, y no se imaginan de dónde sale el dinero que los chicos llevan a casa.

“Ten cuidado de que no te lo coja tu padre”, advierte Arbor a su amigo. El pequeño niño rubio interpretado por Conner Chapman es una secuela de Oliver Twist, un  pícaro que roba chatarra a su patrón para vengar sus abusos. Un niño hiperactivo que trepa por los postes de alta tensión soñando con cortar sus cables, como los personajes de Oscar Wilde trepaban por el árbol que les mostraba su jardín.

The selfish giant 2

Swifty (Shaun Thomas), en cambio, es ingenuo, fiel y trabajador. Él lleva las riendas del trotón con el que los dos empiezan a robar cobre, al que ambos cuidan. Y sin embargo serán los caballos los que lo distancien de Arbor. Porque Kitten no sólo trapichea con el cobre. También apuesta en carreras, y nombra a Swifty su jokey titular. Arbor decide entonces vender la chatarra robada, y se arrepentirá de haber pisado ese jardín…

Ambientada en la Inglaterra post-Thatcher, The selfish giant es un retrato hiperrealista de la sociedad postindustrial a la medida de la serie The Wire en EE.UU.. Un film con trazos muy reconocibles del documental que alimenta a Barnard, que ideó la película cuando conoció a dos niños chatarreros durante el rodaje de The Arbor. No es de extrañar que comparen con Ken Loach a esta cineasta que utiliza los silencios y el tiempo real para crear una atmósfera de angustiosa empatía con sus personajes.

The selfish giant 3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *