Atlántida Film Fest: #RealMovie

Escrito por

Twitter icon

RealMovie

Atlántida Film Fest y #littlesecretfilm se fusionan en la película de Pablo Maqueda.

Una famosa actriz afincada en Los Ángeles vuelve a España, su país de origen, para participar en un espectáculo de danza inspirado en la trayectoria profesional de su madre y coreografiado por su propia hermana, con la que no se habla. Este es el punto de partida de la historia que nos ocupa, que podría ser un drama cualquiera. Sin embargo, tras la convencional fachada hay un camino que conduce a una realidad más profunda, incómoda, plagada de secretos familiares inconfesables. Poco a poco iremos asistiendo a la conversión de este aparente drama en lo que de verdad es: un thriller empeñado en explorar los límites de sus posibilidades. Primero, descubriremos que la supuesta pelea entre las dos hermanas, acaecida años atrás, no es más que una farsa, parte de un plan oculto marcado por la ambición y la falta de escrúpulos que el director del film nos irá revelando, poco a poco, a lo largo de su metraje. A continuación, viviremos la historia de un secuestro y la desesperada lucha del personaje principal por superar una serie de pruebas que conduzcan a la liberación de su hermana.

RealMovie 2

Con el único apoyo en pantalla de dos actrices –la muy convincente Eva Llorach en el papel protagonista y, en un papel menos agradecido, Rocío León dando la réplica– el joven director Pablo Maqueda se las compone para desarrollar una película en la que todo es un juego. Y con todo no me refiero sólo a la intriga que se cuenta, sino también al envoltorio formal: #RealMovie es una película que nace en el marco de un proyecto llamado #littlesecretfilm, definido por sus propios creadores como «un modelo de producción cinematográfica basado en 10 normas que limitan las condiciones de rodaje y distribución» y que anima «a todos los realizadores/as del mundo a sumarse a un ejercicio de riesgo cinematográfico extremo». Esto es, en definitiva, un decálogo, un manifiesto al más puro estilo Dogma’95 de Von Trier y compañía, que parece invitar a quien se apunte a él a la realización de un cine primario, inmediato, que rehúye el exceso de artificio y elaboración. Leyendo las diez normas que rigen #littlesecretfilm encontramos condiciones tales como la grabación del largometraje a lo largo de un máximo de 24 horas ininterrumpidas (sin limitación temporal para su preproducción y posproducción), contar con un equipo técnico/artístico que ha de estar constituido por un máximo de diez personas en total (sin que ninguno de ellos reciba remuneración económica por su colaboración) y, en el caso de ser un largometraje de ficción, que el director no cuente con un guión dialogado previo. Sólo atendiendo a la filiación de Maqueda a este proyecto pueden entenderse plenamente las claves cinematográficas sobre las que se sustenta su película.

#RealMovie es, por consiguiente, una obra atípica. La libertad creativa del director está mermada por unas condiciones de producción demasiado severas y, quizá por ello, el resultado final acaba desprendiendo cierto aroma de película amateur, como si se tratara de un proyecto de fin de carrera en el que su creador pone más interés en demostrar que se puede hacer este tipo de cine que en dar rienda suelta a todo su talento. Maqueda, por su parte, y he de suponer que inconscientemente, refuerza esta sensación en los créditos finales de la película al relacionar, cual aprendiz que aún vive eclipsado por la figura de sus maestros, una larga lista de nombres a los que agradece su contribución en forma de influencia: Pedro Almodóvar (a cuyas películas Todo sobre mi madre, Hable con ella y Volver dedica algún guiño), Alfred Hitchcock, David Fincher y John McTiernan (las semejanzas con su Jungla de Cristal III: La venganza son abrumadoras) son algunos de los más evidentes. También hay espacio para las influencias musicales (recordemos que Maqueda se encarga también, y con mucho acierto, de la banda sonora): Giorgio Moroder, Daft Punk, Trent Reznor, Roxy Music. Hasta la célebre bailarina Pina Bausch y el prestigioso diseñador gráfico Saul Bass (cuyo personalísimo estilo ha servido de inspiración directa al estudio de animación Vení en el diseño de los deliciosos títulos de crédito) aparecen citados.

RealMovie 3

Pese a que cuesta reconocer una voz propia y original tras #RealMovie (hay que añadir que en nada le beneficia el haber coincidido en el tiempo con el auge de la exitosa serie Black Mirror, con la que comparte, entre otras cosas, el protagonismo otorgado a las nuevas tecnologías y al mal uso que de ellas puede hacerse: Twitter, móviles, videocámaras), lo que parece innegable es que hay un realizador de gran potencial que sabe lo que hace. Puede que, en un futuro, tal vez desligado de proyectos coercitivos, Maqueda nos ofrezca la obra plenamente satisfactoria que #RealMovie pudo ser.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *