Atlántida Film Fest: Almost in Love

Escrito por

Twitter icon

Almost in love

Dos.

Exterior. Terraza. Atardecer. El sol se va ocultando en Staten Island mientras en la gran terraza del piso de Sasha se prepara una barbacoa para celebrar su cumpleaños, hasta donde se han desplazado varios amigos y conocidos a la espera de que aparezca la persona más importante para él. Durante 40 minutos la cámara va pasando por todos los invitados a esa fiesta, recogiendo las conversaciones de los grupos que se forman y superponiendo unas encima de otras a medida que se mueve de un lado a otro. Muy delicadamente se va acercando y centrándose cada vez más en la conversación que mantiene el anfitrión con uno de sus amigos, quien sin su permiso ha invitado a un tercero, Kyle, a quien Sasha ha decidido apartar de su vida por haber salido con su ex novia Mia cuando lo dejaron. Lo que iba a ser una tranquila fiesta de cumpleaños, y quizá un intento de reconciliación entre Mia y Sasha, acaba siendo una velada tensa con la llegada de Kyle en la que comienzan a surgir viejos rencores y sentimientos ocultos capaces de arruinar la noche…o no. Almost in love es una obra en  2 actos separados por un lapso importante de tiempo pero con varios nexos que los unen: los dos tienen lugar en una fiesta con invitados comunes y suceden en un solo plano secuencia de 40 minutos cada uno con los que su director Sam Neave nos va introduciendo en la vida de los tres protagonistas. Como si de un montaje teatral se tratara, en esta primera parte la cámara pasea horizontalmente y se acerca y aleja de los actores siempre desde la misma posición, deteniéndose en mostrar miradas y lenguaje no verbal entre los protagonistas mientras se escuchan conversaciones triviales que tienen lugar en otro punto de la estancia. Así poco a poco nos vamos sintiendo parte de esa fiesta, relajándonos entre risas y charlas superficiales pero percibiendo la tensión existente entre varias de las personas allí presentes, que se apodera finalmente y de manera incómoda de toda la fiesta. Fin del primer acto. Fundido a negro.

Almost in love 2

Interior. Casa. Amanecer. El segundo acto de Almost in love sucede 18 meses después de la noche en la terraza, y comienza en una habitación de una casa enorme al lado de la playa, en la que Sasha y su flamante esposa se preparan para consumar su noche de bodas. Abajo en el salón siguen algunos invitados que no quieren acabar la noche y que en esta ocasión ya no hablan de sexo frívolamente pero sí del matrimonio en los mismos términos, ajenos a la tensión que se palpa entre dos de los allí presentes. Kyle trata de acercarse a Mia mientras ésta le rehuye sutilmente arropándose en los brazos de su pareja, mientras Sasha, que ha bajado dejando a su mujer dormida en la habitación, observa toda la escena desde la puerta. No sabemos qué ha pasado en este lapso de tiempo entre un acto y otro, pero su puesta en escena nos vuelve a hablar de sentimientos no correspondidos, de amores frustrados y de incómodas presencias en esta segunda parte que actúa como un palíndromo de la primera creando toda la tensión al principio de la misma para ir paulatinamente suavizándola y terminándola en una tranquila reunión de amigos. Neave opta esta vez por dar más movimiento a este otro plano secuencia, no sacando la cámara fuera de la casa pero sí haciéndola avanzar por los pasillos, las escaleras y las diferentes habitaciones de la misma, volviendo a seguir las miradas, en este caso incide en la tristeza que emana de Kyle, mientras se escucha lo que sucede en otra estancia. Almost in love se revela como un ejercicio de destreza técnica que conjuga los sentimientos de los que habla con una realización formal que va más allá de la anécdota de utilizar dos planos secuencia. La estaticidad de la cámara que utiliza en la terraza contrasta con el dinamismo de la casa, al igual que el estancamiento emocional de Sasha se supera y le permite avanzar hasta esa playa en Los Hamptons donde va a dar comienzo su nueva vida. Fin del segundo acto. Fundido a blanco. Fin.

Almost in love 3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *