En otro país: Hotel Nueva Isla

Escrito por

Twitter icon

Hotel nueva isla 3

La Habana y un edificio en ruinas en Hotel Nueva Isla.

La rutina de Jorge de los Ríos es sencilla, se levanta en un cuarto que todavía se tiene en pie de un hotel que cada vez más se va derrumbando a su alrededor. Jorge busca entre los escombros y las ruinas del hotel, busca algo que haga de su día a día un hallazgo que durante un segundo le provoque quien sabe si emoción, si añoranzas de tiempos pasados o simplemente un aliciente para seguir buscando. Jorge escribe en las paredes de su cuarto. Poesía quizá, recuerdos de su vida, pensamientos ininteligibles para el resto del mundo, ¿qué más da? Pasea por el resto de habitaciones escuchando las penas de sus vecinos resignados a pensar en irse de lo que queda del hotel para no acabar sepultados bajo él. Y de vez en cuando le visita su novia Josefina, dispuesta a todo por él pero incapaz de convencerle para que abandone ese edificio ruinoso.

Jorge de los Ríos, fallecido poco antes de poder ver el montaje final de la película, era la representación viva de una generación de cubanos que vivieron, lucharon y creyeron en una revolución y en la reconstrucción de un país prostituido por el capitalismo, que en nombre de la patria lucharon en África y volvieron como héroes. Aquellos que durante un par de décadas vieron recompensada su fidelidad al régimen con la tranquilidad que da saber que no era a ellos a quienes podían denunciar por actividades “sospechosas”, y que sufrieron el periodo especial, principio de un fin de un sistema que agoniza al mismo tiempo que el país entero pero que no termina de caer. Impertérrito, Jorge ve cómo a su alrededor familiares y amigos se van marchando mientras él continúa buscando entre los restos descompuestos de aquello a lo que se aferra.

Hotel nueva isla 2

Con un ritmo extremadamente pausado acorde al de la propia querencia de Jorge y prácticamente sin diálogos, vemos pasar la vida de este veterano ante la cámara de Irene Gutiérrez y Javier Labrador, que debutan en la dirección con Hotel Nueva Isla ejerciendo como testigos mudos de la rutina de Jorge mostrando las escenas de su vida cotidiana sin interferir en ella, pero al mismo tiempo con una cuidadosa utilización de la fotografía y los encuadres que hacen que nos encontremos ante una rara avis que circula entre el más puro trabajo documental y la narrativa cinematográfica más estilizada. Exceptuando algún plano aislado en que vemos a Jorge entre escombros con el Capitolio al fondo a través de los ventanales sin cristales, plasmando así el contraste entre las instituciones gubernamentales todopoderosas y la miseria de los marginados, no existe en Hotel Nueva Isla más alusión a la marginalidad frente al sistema que la que se cada uno pueda querer ver en las escenas de la vida cotidiana del protagonista. No quieren hablar sus directores de metáforas, pero es difícil no ver en Jorge un reflejo de esa fidelidad a un sistema en ruinas encarnado en ese hotel que, como la propia Cuba sólo se sostiene gracias a gente como él que sigue creyendo en la idea romántica de aquella Revolución que levantó a todo un país hace más de 5 décadas.

Hotel nueva isla

Presentada en el pasado Festival de Rotterdam, Hotel Nueva Isla es otro de los ejemplos de esa nueva forma de entender el cine documental de la que últimamente nos están llegando nuevas propuestas, y que lamentablemente en pocas ocasiones llegamos a ver en la gran pantalla. Trabajos como Slimane, El Rayo, La Plaga o este Hotel Nueva Isla, coproducción hispano-cubana, demuestran que el cine en todas sus vertientes es un arte que, como todas las demás artes, no está sujeto a cánones establecidos para ningún género y que además, es una de las apuestas que más éxito y están teniendo actualmente entre los cineastas de nuestro país. Irene Gutiérrez y Javier Labrador demuestran además que una película mínima, tan pequeñita como la suya, puede estar tan llena de vida como lo está ella sin renunciar a la calidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *