London Calling: El cine británico que te espera

Escrito por

Twitter icon

The Invisible Woman

Repasamos el cine británico que verá la luz durante este año.

Arrancado ya el 2014, Gran Bretaña no ha sido la excepción en proyectar la última traca de películas que anhelan el brillo de la época de premios que a punto está de concluir. Junto con Agosto, A propósito de Llewyn Davis y El lobo de Wall Street se han colado las producciones de otros países, mientras la cosecha autóctona se ha mostrado tímidamente.

Como se ve en los carteles de todas las estaciones de metro, esta cadena se rompe esta semana gracias al estreno de Cuban Fury (James Griffiths) y The Invisible Woman, el segundo intento en la dirección de Ralph Fiennes, además de protagonista. El actor se mete en la piel de Charles Dickens para contar una parte de su historia vital, en la que tras la separación de su única esposa, mantuvo en las sombras una relación con una joven inglesa. El tándem entre Fiennes y Kristin Scott-Thomas parece una apuesta segura, aunque vale la pena no perder de vista el notable trabajo de Felicity Jones, verdadera protagonista de la cinta en un trabajo mucho más exigente que sus anteriores Like Crazy o Breathe In.

Febrero será entonces un mes especialmente prolífico para las producciones locales, con más de una veintena de títulos pululando por las pantallas del país y mirando hacia adelante con optimismo. Esta esperanza tiene algo de naif debido a la cantidad de títulos pequeños que tienen previsto su estreno, en muchos casos de cineastas poco conocidos, recién llegados o provenientes de otras ramas del sector.

Aunque todos ellos producen sin complejos y sin la necesidad de grandes nombres, también habrá lugar para unos meses más estrellados. Marzo lleva como cabeza de cartel a Scarlett Johansson en la última de Jonathan Glazer, Under the Skin. Poco después, Pascal Chaumeil mostrará su primera producción en Gran Bretaña con A Long Way Down, donde ha tenido como cicerones a Imogen Poots y Rosamund Pike, compartiendo una tragicomedia con Pierce Brosnam, Toni Collette y Aaron Paul. Casi a la vez, Richard Laxton estrenará Effie Gray, nombre de la adolescente que mantuvo una relación con el crítico de arte John Ruskin. Como curiosidad, este drama de época tiene la particularidad de aunar a Dakota Fanning, Emma Thompson y Claudia Cardinale.

Under the Skin

Orgullo patrio de todo calado

Otras películas mostrarán de primera mano las rutinas y los tópicos de la Pérfida Albión, donde alrededor del oasis urbanita y hipster que mueve el cotarro en Londres cohabitan esos seres que sueñan con ponerse rojos, naranjas y morados en Málaga, ancianos que en enero pasean por Benidorm en chanclas y calcetines o veinteañeros que han crecido con Magaluf como el Paraíso terrenal. Tópicos, sí, que también existen. Ese olorcito de pub inglés, de roast dinner a cualquier hora del día, con su gravy y sus puddings yorkshire, también se dejará ver en la gran pantalla. The Inbetweeners 2 es seguramente uno de sus grandes ejemplos, la segunda parte del éxito de 2011 que convertía en película la popular serie británica homónima sobre tres chavales en plena pubertad, que superan escollos entre ridículo y ridículo. Traducida como Supercutres queda más claro su intención como prima hermana brit de Supersalidos. Otras comedias del mismo catálogo serán Pudsey: the movie (Nick Moore) o One night in Istanbul (James Marquand), de nuevo familia directa de la trilogía Resacón.

The Inbetweeners

Rostros y cineastas de la pequeña pantalla también pondrán a prueba su madera para la industria. Tal es el caso de actores como Martin Kemp (Eastenders) con Top Dog, o directores como Tom Green (Misifts) con Monsters: Dark Continent y Susanna White (Generation Kill), que adaptará a Le Carré en Our Kind of Traitor. Un habitual del cortometraje, Tom Harper, hará doblete en 2014 con War Book y The Woman in Black: Angel of Death. Y aunque su disciplina es el guion, Rowan Joffe (28 semanas después) probará de nuevo en la dirección con Before I go to sleep, con Nicole Kidman y Colin Firth. Otra estrella patria, Jude Law, será el rostro visible de Black Sea, lo nuevo de Kevin Macdonald (El último rey de escocia). Y también Wally Pfister, fiel al equipo de fotografía de Christopher Nolan, estrenará Trascendence, una coproducción británico-estadounidense.

Las películas de mayor presupuesto se verán hasta mayo, aunque con el parón del verano, la vuelta al cole del cine siempre es buen momento para estrenos locales. Algo que en cualquier caso el cine británico no consigue rescatar es la comedia romántica patria, que ha dado esos títulos azucarados que tan bien se exportan. Y es que pasada la ola Hugh Grant, el género no consigue destacar a menos que a Richard Curtis (Love Actually) le dé por ello. Así sucedió el año pasado con Una cuestión de tiempo, su pequeño cupcake que hasta se presentó en San Sebastián con los hoyuelos de Rachel McAdams como mcguffin. Este año, el cineasta se ha reservado para el guion de Trash, un thriller que dirige Stephen Daldry (Las horas) y que protagonizan Rooney Mara y Martin Sheen. En el drama se espera con ganas Believe (David Scheinmann), con la que Natascha McElhone por fin se queda un rato largo en la gran pantalla.

The Double

Nombres propios tras la cámara

Si Daldry será uno de los nombres clave en pedir audiencia este año, no lo son menos los de Hong Khaou (Moonsoon) con Lilting y Lone Scherfig (An Education) con Posh; en la lista hay sitio también para Michael Winterbottom, que repite rodaje con su muso Steve Coogan en The trip to Italy, y David McKenzie, que estrenará finalmente su Starred-Up, tras su exitoso paso por festivales. Mantener los frutos recogidos con Submarino, será lo que Richard Ayoade hará en 2014. Todo apunta a que la jugada no le ha salido mal, gracias a la mano que parecen tenderle Mia Wasikowska y Jesse Eisenberg en The Double, prevista para abril.

También reaparecerá el británico querido, Nolan, con Interstellar. Su esperada cinta galáctica tiene una enésima parte de producción británica, pero Hollywood no parece muy dispuesto a querer vivir sin él. Con este último trabajo, ha unido en cartel a Jessica Chastain, Anne Hathaway y al omnipresente Matthew McConaughey. Algo similar ocurre con lo nuevo de Ridley Scott, Exodus: cartel y equipo hollywodienses, pero dejando siempre el pedacito al lugar que lo vio nacer. Este road trip a la Tierra Prometida contará con un florido reparto en el que está confirmado el nombre de María Valverde, que se une a John Turturro, Christian Bale y Ben Kingsley. También estará el mencionado Aaron Paul, que intentará desprenderse de Jesse Pinkman cambiando la leyenda de Heisenberg por la de Moisés.

Siguiendo la estela de sus predecesores, este año se cuelan una enorme cantidad de nombres poco conocidos. No hay ni un mes en el que no se estrenen varios primeros largometrajes, como el caso de Peter Zappia, que de momento con su The Possessors llevará a Cannes el único título británico. También tienen pendiente su estreno The Machine (Caradog W. James), The Patrol (Tom Petch) –descrita como la respuesta inglesa a The Hurt Locker— y la ansiada Afterdeath (Gez Medinger, Robin Schmidt).

The Machine

Folk horror

Si algo destaca ya en esta infinidad de operas primas es el pacto que parecen haber sellado cineastas y audiencia sobre el cine fantástico y de terror, que puebla de enero a diciembre con cintas de todo tipo de presupuesto, tono e intención. De zombies a misterios paranormales, pasando por criaturas extrañas y gritos rompiendo el silencio, los británicos quieren ser espejo y sombra de un género en constante diálogo.

Si hablamos particularmente de terror, entre la plural carta para escoger, despunta un nombre que, pese a no ser muy conocido, arrastra unos cuantos que sí lo son. Nos referimos a Sergio Stivaletti, asiduo colaborador de Darío Argento en los efectos especiales. Tras su frustrada I tre volti del terrore en 2004, vuelve ahora con Nightfall, producción enteramente británica que sigue los pasos de dos amigos que descubren una conspiración de vampiros para esclavizar a la humanidad.

Ante la prolífica mezcla de ciencia ficción, fantasía y terror, algunos no dudan en hablar del renacimiento del cine brit de terror o del folk horror. Y es que si tenemos en cuenta todos los títulos que se aglutinarán en 2014 bajo las etiquetas de “terror”, “ciencia ficción”, “fantasía” y “paranormal” en estrenos comerciales, grandes y pequeños, no hay duda: es la hora de correr.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *