Oscars 2013: Los favoritos (III – Actores)

Escrito por

Twitter icon

Day Lewis, Lawrence, Hathaway and Waltz, pose with their Oscars backstage at the 85th Academy Awards in Hollywood

Repasamos los actores candidatos a la estatuilla que todos conocemos.

LOS CABALLEROS

Si la carrera de las damas está muy reñida, la de los caballeros es algo así como la Segunda Guerra Mundial por la nominación al Oscar, con todo Hollywood peleando con todo Hollywood, y ni está claro quiénes serán los nominados ni quién será el ganador. Tanto la de actor principal como la de actor secundario son, quizá, las categorías más competitivas del año, pero la primera sobre todo es la categoría más competitiva de éste y de otros muchos años, teniendo que remontarnos hasta 2004 para encontrar otro año tan potente.

MEJOR ACTOR PRINCIPAL

La tela que cortar es tanta que lo mejor, casi, es coger mucho aire, decir a todos los contendientes de carrerilla, y después ya con calma analizar los puntos fuertes de cada uno.

A saber: Chiwetel Ejiofor en 12 años de esclavitud, Robert Redford en Cuando todo está perdido, Tom Hanks en Capitán Phillips, Bruce Dern en Nebraska, Leonardo DiCaprio en El lobo de Wall Street, Matthew McCounaghey en Dallas Buyers Club, Forrest Whitaker en El mayordomo, Christian Bale en American Hustle, Michael B. Jordan en Fruitvale Station, Joaquin Phoenix en Her y Oscar Isaac en A propósito de Llewyn Davis. Once contendientes con tantas, pero tantas ventajas, todos ellos, que cualquiera habría sido nominado en un año más flojito como, digamos, 2006.

Todos ellos están en películas con altas posibilidades de nominación a mejor película, y todos ellos tienen críticas inmejorables y papeles golosísimos.

TWELVE YEARS A SLAVE

Chiwetel Ejiofor es el hombre que pasa 12 años como esclavo, es decir, el alma (sufriente, emotiva, digna) de la favorita para ganar el Oscar a mejor película. Muchas veces el actor de esa favorita no gana, y ni Ralph Fiennes consiguió el Oscar a pesar de ser el mismísimo paciente inglés, ni a Liam Neeson le sirvió ser el Schindler aquel que hizo una lista. Pero no es lo mismo ser un patricio europeo que un negro apaleado en un alegato contra la esclavitud. Y, dicho sea de paso, ni Neeson ni Fiennes ni otros muchos tuvieron los ditirambos críticos que tiene el señor Ejiofor. Su nominación es la única que está clara, y su victoria dependerá de lo mucho o poco que barra 12 años de Esclavitud.

All is lost

De conseguir ser nominado, que no está claro, Robert Redford podría ser su máximo rival. Leyenda viviente de Hollywood y amadísimo en la industria por su papel de adalid del cine indie, Redford protagoniza la historia que más gusta a la Academia, que no es su película Cuando todo está perdido, sino su propia historia como guapito oficial que fue injustamente menospreciado como actor en el pasado y que ahora, cuando ya es leyenda, brinda, generoso, a la Academia, la oportunidad de enmendar errores y decir “Sí, tú eras uno de los buenos”. Y qué mejor papel para ello que el de protagonista único y absoluto de un drama de supervivencia donde el septuagenario puede mostrar a los septuagenarios votantes de la AMPAS que no todo está perdido aunque tengas 70 años, y que aún puedes hacer proezas físicas e interpretativas. O sería el mejor papel posible si alguien hubiera visto la película, pero, cual barco en alta mar, su film se hundió en la taquilla americana. Está por ver cuán decisivo será o no ese handicap, pero no es un handicap pequeño y le ha dado mucho suspense a una carrera que hasta hace poco parecía decidida ya a favor de Robert.

Tom Hanks

Y ¿qué hacer con Tom Hanks? ¿Verdad que le amamos-odiamos? Ese aspecto tan sanote, íntegro y mega-americano nos echa para atrás y nos atrae, lo hace creíble e increíble a la vez, lo hace humano como nosotros y estrella como un Gary Cooper. La Academia parece tener una misma relación amor-odio con él, y lo mismo babea sobre él y le da premios a mansalva que lo ignora por películas que arrasan en los premios como puedan ser Apolo XIII o La milla verde. Lleva ya mucho tiempo ignorándole, y por eso puede resultar atractivo votar por él ahora, cuando no consigue nominación desde hace más de una década. Sus últimos minutos en pantalla en Capitán Phillips parecen ser de nominación impepinable, a la Academia le gusta mucho un “comeback” y su película es una de las más seguras nominadas del año, pero en una categoría tan dura el amor-odio puede no ser tan bueno como el amor-amor.

nebraska1

Bruce Dern responde a otro patrón premiable: el veteranísimo secundario que por fin obtiene un papel que le permite lucirse a lo grande. Ya ganó en Cannes con un jurado que contenía a muchos académicos con voto en los Oscars (Kidman, Waltz, Lee, Spielberg), y está haciendo una campaña digna de su ex-mujer, Diane Ladd (que se dice regaló relojes a los votantes para conseguir aquella nominación por Corazón Salvaje), sin saltarse una sola rueda de prensa ni una soirée donde pueda publicitar su película, y no olvidemos que Nebraska ha gustado mucho más en EEUU que en Cannes… si las campañas garantizaran las nominaciones, podríais dar la suya por segura, pero ¿a quién quitamos entonces, si los demás tienen tantas ventajas como él o más?

THE WOLF OF WALL STREET

Y si Redford era el guapo oficial de los 70, vayamos ahora con los guapos oficiales de ahora mismo, aunque ya empiecen a estar talluditos: Leonardo Di Caprio vuelve a rodar con Scorsese, muy pocos han visto la película (El lobo de Wall Street), pero twitter echa humo con reacciones muy positivas, tanto al film como a Leo. Y a Leo le deben nominación (esa manera de cerrarle con la puerta en las narices por Titanic, por Infiltrados, o por Django desencadenado no fue bonita) e incluso premio (¿quién da más dinero a la industria sin perder un ápice de su prestigio actoral? ¿Quién sino él podría haber convertido el fiasco de Gatsby en un taquillaza mundial?). Pero también parece, por una parte, que quien se come la película es Jonnah Hill, y, por otro, que el estreno muy tardío de la película puede hacer que muchos votantes no la vean y le cueste la nominación.

filmz.ru

Ese no parece ser el problema del otro guapito, Matthew McCounaghey, quien siguió a rajatabla el manual del ganador del Oscar y adelgazó hasta la enfermedad para rodar Dallas Buyers Club, donde da vida a una de las primeras víctimas del SIDA allá por los 80, que se negó a esconderse y luchó por los derechos de las víctimas del virus. El paso de McCounaghey de galán sin sustancia a niño mimado de la crítica ya lo analizamos el año pasado, pero el año pasado le sirvió de poco y se quedó sin nominación. ¿A la segunda va la vencida? No se sabe: ahora el papel es aún más llamativo, las críticas a su trabajo mejores, y la película en la que está parece ser bastante buena, pero no deja de ser una película indie en un año, insistimos, terriblemente competitivo. Si falla será porque su película fue menos vista, porque el resto de papeletas las tiene todas.

MICHAEL-B-JORDAN-FRUITVALE-STATION

Y otro que parece apuntar maneras de galán es Michael B. Jordan, visto en The Wire y otras series y este año bajo la siempre agradecida protección de Harvey Weinstein, que distribuye y promociona Fruitvale Station, posible nominada a mejor película. Jordan recibió, en el estreno veraniego de la película, comparaciones con Denzel Washington y comentarios del tipo “ha nacido una estrella”. Con eso y Harvey Weinstein de tu lado tienes más que suficiente para conseguir nominación, pero Fruivale dio menos dinero del esperado en taquilla, esta categoría suele favorecer a veteranos sobre jovencitos casi desconocidos, y la cosa está muy dura. Yo tengo mucha confianza en Harvey, pero muchos dan su nominación ya por perdida, si bien es muy pronto para declaraciones de ese tipo; y también bajo la tutela de Weinstein llega Forest Whitaker con El mayordomo, y aunque Whitaker no tiene el problema de ser desconocido ni de haber hecho poco dinero con su película (sino todo lo contrario), sí tiene críticas bastante más tibias, tanto para su película como para él. Yo no creo que consiga nominación, pero nunca hay que confiar en la Academia, que una cosa como El mayordomo, que parezca importante y seria, puede ser un éxito en los Oscars.

Inside-Llewyn-Davis

Más alejados de la posible candidatura aparecen Christian Bale por American Hustle y Oscar Isaac por A propósito de Llewyn Davis. El primero porque, pese a ser famoso, tener ya un Oscar y estar en una película grande y con posibles de cara a los premios, parece llamar mucho menos la atención que sus compañeros de reparto, Bradley Cooper, Amy Adams y Jennifer Lawrence. Cuando las cosas están así de competitivas, cualquier desventaja se hace gigante; el segundo, el pobre Isaac, es el caso opuesto: las críticas lo señalan como la gran revelación de Inside Llewyn Davis, pero es un desconocido, en una película muy pequeñita (aunque posible nominada a mejor película) y con un personaje huraño y no necesariamente simpático.

Y por último, como de tapadillo, el gran Joaquin Phoenix, con una de las películas revelación del año: Her, de Spike Jonze. Phoenix lleva tres nominaciones y la Academia le respeta tanto como para darle una nominación el año pasado por una película antipática, por un personaje antipático y habiendo hecho las declaraciones más antipáticas del mundo sobre la basura que son los Oscars. Y en un año también muy competitivo. Es decir, que la Academia lo respeta muchísimo, les gusta nominarlo. Her, por su parte, tiene alguna de las mejores críticas del año, y Jonze ya ha tenido éxitos pasados con el Oscar. Está por ver si la película es demasiado indie o rara para el Oscar (la relación de un hombre con su ordenador no parece, a priori, tan llamativo como, digamos, el Holocausto judío), pero Phoenix es mucho Phoenix y los críticos pueden enterrarlo en premios hasta hacer su nominación inevitable.

Mi quiniela, un palo de ciego en una categoría imposible, es ésta:

1-     Chiwetel Ejiofor, 12 años de esclavitud

2-     Robert Redford, Cuando todo está perdido

3-     Bruce Dern, Nebraska

4-     Tom Hanks, Capitán Phillips

5-     Michael B. Jordan, Fruitvale Station

Los suplentes:

6-     Matthew McConaughey, Dallas Buyers Club

7-     Leonardo Di Caprio, El lobo de Wall Street

8-     Forest Whitaker, El mayordomo

9-     Joaquin Phoenix, Her

10-    Oscar Isaac, A propósito de Llewyn Davis

11-    Christian Bale, American Hustle

Me mojaré un poco y diré que, si Cuando todo está perdido consigue nominación a mejor película, Redford gana de calle. Y si no, o Redford o Ejiofor.

 

MEJOR ACTOR SECUNDARIO

Aquí tenemos más o menos la misma ingente cantidad de candidatos fuertes, pero la jerarquía es más difícil de dilucidar. Hay dos que destacan algo más, pero del resto, cualquiera podría ser el nominado o el ignorado.

Michael Fassbender

Michael Fassbender podría beneficiarse de ser uno de los chicos de moda, de tener a sus espaldas un muy publicitado desencuentro con los Oscars (muchos piensan que debió ser nominado por Shame) y, sobre todo, de estar en la favorita, 12 años de esclavitud. Pero hace de villano de los malos, es decir, no de los entretenidos sino de los que verdaderamente dan grima, tipo Ralph Fiennes en La lista de Schindler, y Ralph perdió frente a un muy simpático Tommy Lee Jones. Nominación más que posible, pero victoria dudosa.

AMF_7277 (341 of 376).NEF

Jared Leto ya no es el chico de moda, pero es lo suficientemente conocido como para que impresionen su cambio de acera e interpretación de una locaza de los años 80 en el drama sobre el SIDA Dallas Buyers Club. Para muchos incluso eclipsa un poco al protagonista, McCounaghey, por lo que, si la crítica lo respalda con premios, podría convertirse en el ganador. La nominación, desde luego, parece clara, aunque su película sea menos vistosa que otras.

Y a partir de aquí el caos: Jonnah Hill parece brillar más que nadie en la aparentemente genial El lobo de Wall Street, pero hasta ahora solo tenemos tweets, no críticas oficiales, y lo mismo le pasa al Bradley Cooper de American Hustle (pero ojo, una estrella como Bradley Cooper, fresca de su nominación del año pasado, puede ganar muy fácilmente si realmente American Hustle es una nominada a mejor película). Daniel Brühl en cambio tuvo críticas oficiales excelentes (y un papel casi principal y golosísimo) en Rush, pero la película no fue el éxito de taquilla esperado (en EEUU, la película en cambio ha sido un exitazo en Europa). Steve Coogan tiene críticas muy buenas en Philomena, pero está por ver si la película prende en taquilla o en la categoría de Mejor Película, o si la Academia lo ve de verdad como actor y solo como cómico (a su favor cuenta que co-escribió el guión, algo que siempre gusta a los actores que deben votar por él; Barkhad Abdi tiene críticas buenas también en una de las películas “gordas” del año, Capitán Phillips, pero, ¿no les dará pereza a los académicos escribir su exótico nombre?; Will Forte y Tom Hanks suenan fuerte por Nebraska y Al encuentro de Mr. Banks, respectivamente, pero ambas películas parecen ser más el show de Bruce Dern y Emma Thompson, si bien Forte puede beneficiarse del amor generalizado por la película de Payne, mientras que Hanks interpretando nada menos que a Walt Disney puede ser un cebo muy difícil de resistir para la industria americana.

Y me detengo un poco más en dos casos especiales:

Gandolfini

James Gandolfini, fallecido recientemente, deja como testamento su interpretación en Sobran las palabras, comedia aparentemente amable con buenas críticas y taquilla decente, por la que ya ha conseguido una nominación a los premios ISA (Independent Spirit Awards, para cine independiente). ¿Será el sentimiento de pérdida tan fuerte como para empujar a Gandolfini a la nominación? La victoria no parece posible (Sobran las palabras no es la bomba que fue El caballero oscuro, por la que Heath Ledger ganó el último Oscar póstumo para un actor), pero la nominación parece bien encaminada, y dependerá de la mucha o poca campaña que haga su estudio.

george-clooney-gravity-

Mientras, George Clooney es toda una incógnita. Personalmente, y digo esto desde la adoración absoluta por ese películón que es Gravity, creo que Clooney solo hace lo mismo de siempre en la obra de Cuarón, pero es innegable que a la Academia le gusta Clooney haciendo de Clooney, y en esta ocasión tiene un personaje que se gana toda nuestra simpatía y adhesión en una película destinada a ser una de las favoritas del año. Si la Academia se emborracha de Gravity y quiere nominarla a distro y siniestro Clooney es una diana fácil, y le ayuda ser uno de los pocos veteranos en liza: pero en un año muy competitivo pienso que le perjudicará el que su papel y su interpretación sean un poco más de lo mismo.

Para mi quiniela me tiraré a la piscina más de lo normal, porque tengo mucha confianza en algunos contendientes en los que la mayoría de gurús de la predicción oscarística no confían tanto, así que perdonad de antemano mi falta de tino, pero allá voy:

1-     Jared Leto, Dallas Buyers Club

2-     Michael Fassbender, 12 años de esclavitud

3-     Bradley Cooper, American Hustle

4-     Steve Coogan, Philomena

5-     Jonah Hill, El lobo de Wall Street

Suplentes:

6-     James Gandolfini, Sobran las palabras

7-     Will Forte, Nebraska

8-     Daniel Brühl, Rush

9-     Barkhad Abdi, Capitán Phillips

10-    Tom Hanks, Al encuentro de Mr. Banks

11-    George Clooney, Gravity

One Response to Oscars 2013: Los favoritos (III – Actores)

  1. Lander dice:

    Creo que te has olvidado de mencionar a Hugh Jackman por Prisioneros e incluso a Paul Dano (como secundario) por esta misma pelicula.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *