Críticas: Hojas de hierba

Escrito por

Twitter icon

Leaves of grass

Marihuana, comedia y thriller.

Después de cuatro años, llega a las salas de cine la última película del director Tim Blake Nelson, autor de cintas tan interesantes como La zona gris, con una película mezcla de géneros que tan buenos resultados da en la escena independiente norteamericana, pero que se queda muy a las puertas de grandes ejemplos en esta categoría. Hojas de hierba cuenta la historia de dos hermanos gemelos criados por una madre anclada en la cultura hippie en un pequeño pueblo de Oklahoma. Mientras uno de ellos continúa viviendo allí y traficando con marihuana a grandes niveles, el otro hace tiempo que se alejó de aquella vida y ejerce como profesor de filosofía en una prestigiosa universidad de la costa este. Todo cambia para él cuando su hermano le convence mediante engaños para que vuelva al pueblo y proporcionarle una coartada por uno de sus trapicheos.

El choque de culturas y personalidades de los dos hermanos, interpretados ambos por un gran Edward Norton, es sin duda lo mejor de una película que camina todo el tiempo por una línea al borde de la comicidad y del drama, pero que en ningún momento logra situarse claramente a un lado o al otro de la misma. Ni las situaciones supuestamente cómicas lo son tanto, ni las dramáticas logran emocionar como se espera de ellas. Tim Blake Nelson, quien se reserva un papel bastante importante y divertido en la película, pretende con Hojas de hierba mezclar comedia negra y thriller tal como solemos encontrar en los guiones de los hermanos Coen o como hiciera Martin McDonagh en Escondidos en Brujas o Siete psicópatas, pero parece que se reprime a la hora de arriesgar en cada uno de los géneros que toca, salvo con las explosiones de violencia, pasando demasiado sutilmente por cada uno de ellos. Introduce además personajes y situaciones, como la historia de amor con la televisiva Keri Russell, que poco aportan a la película, cortando el ritmo y haciendo que se resienta la narración, cuando podría haber sido mucho más dinámica centrándose más en las escenas dobles de Norton.

Hojas de hierba 2

En lo que sí acierta completamente el director es en la elección de Edward Norton para interpretar a los dos hermanos. Difícilmente podría haber salido adelante un guión tan irregular sin un actor todoterreno como Norton, que es capaz de convencer plenamente en ambos papeles, aunque quizá se le nota mucho más cómodo en el de paleto yonki y narcotraficante al que borda sin recurrir a la exageración a la que este tipo de personaje suele tender. Su cambio de registro, así como de acento e incluso en algunos momentos hasta de tono de voz, es realmente lo que proporciona a Hojas de hierba la credibilidad e interés que la mayoría del resto de personajes le quitan, a pesar incluso de contar en el reparto con nombres como los de Susan Sarandon o Richard Dreyfuss, magnífico este último como una réplica judía de Vito Corleone.

Por lo demás, Hojas de hierba no termina de destacar en ningún otro aspecto, es una película correcta, con una estupenda doble interpretación del protagonista y una gran banda sonora con temas folk y country acordes con la historia, pero que se deja ver sin más, sin resultar ridícula en los momentos en los que podía haber dado pie a sobrepasar ciertos límites, pero tampoco dejando una huella notable en la historia del cine.

Hojas de hierba 3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *