Rueda de prensa: Vivir es fácil con los ojos cerrados

Escrito por

Twitter icon

Vivir es fácil

Se presenta en Madrid la última película de David Trueba.

Presentada en el pasado Festival de San Sebastián, se estrena esta semana en las pantallas la última película del director David Trueba, Vivir es fácil con los ojos cerrados. La película toma el título de una frase de la canción Strawberry Fields Forever que John Lennon escribió mientras pasaba unos días en Almería rodando una película, y Vivir es fácil con los ojos cerrados toma esa anécdota como hilo conductor de una road movie en la que tres personajes muy distintos viajan hacia su descubrimiento interior.

Esta mañana se ha presentado la película a los medios en el Museo Thyssen de Madrid, con la presencia de su director y de dos de sus protagonistas, Javier Cámara y Natalia de Molina, con quienes nos hemos reído y hemos disfrutado del duelo verborreico entre Trueba y Cámara durante casi una hora.

El director nos ha contado que la película está basada en un hecho real pero además con vivencias autobiográficas del propio Trueba, “mi madre me contaba que, cuando yo acababa de nacer, uno de mis hermanos discutió con mi padre. Éramos 8 hermanos y mis padres tenían un método que era que, en vez de llevarnos a una peluquería a cortarnos el pelo a todos, invitaban a un amigo peluquero a pasar el día en casa y nos lo iba cortando uno detrás de otro. Uno de mis hermanos discutió con mi padre porque tenía el pelo largo y mi padre le dijo ‘ese pelo fuera’. Como mi padre tenía ese punto de autoridad de aquella época, no fue algo negociable y concluyó en que este hermano mío dejó una nota y se fue de casa durante 3 días. Al cabo de esos días llamó un señor que tenía un bar en Alicante diciendo que tenía al chico trabajando allí y que quería comprobar que los padres estaban de acuerdo. Mi padre le dijo que le retuviera para ir a por él. Mi madre me contaba que en esos días en los que estuvo fuera, ella mientras me daba el pecho lloraba y lloraba, y que cuando me quitaba estaba totalmente empapado con sus lágrimas. Esa imagen siempre ha estado en mi cabeza y ha sido muy sugerente para mí. Por otra parte, un día leyendo una crónica sobre los 40 años de Lennon en Almería, comentaban que al acto de la inauguración del monumento que le hicieron allí, había acudido un profesor que en aquella época tenía 42 años y que había ido a conocer a Lennon porque enseñaba a sus alumnos las canciones de los Beatles. De pronto todo empezó a tener sentido y a mezclarse también con una anécdota de una chica embarazada que también se había escapado de casa porque la madre no quería que las vecinas se enteraran. Se empezaron a juntar esos personajes y un día comenzaron a formar parte de la película. Y al descubrir que Lennon había compuesto en Almería Strawberry Fields Forever, y que no había sido un viaje productivo sólo en el sentido de que rodara la película de Richard Lester (Cómo gané la guerra), sino que también con una guitarra de cuerdas de nylon había compuesto esa canción tan maravillosa, pues pensé que ‘vivir es fácil con los ojos cerrados’ era una buena definición para estos personajes, sobre lo que iban buscando. Es decir, alejarse de los entornos vitales en los que estaban y encontrando la luz en la imaginación y los sueños.”

Vivir es fácil 2

Vivir es fácil con los ojos cerrados está ambientada en 1966, precisamente en los días en los que ese profesor del que habla David Trueba viajó hasta Almería para conocer a John Lennon, simplemente para darle las gracias por ser su “compañero de clase como profesor”. Trueba no quiso conocer a Juan Carrión, el profesor en el que se inspira el personaje de Javier Cámara, mientras trabajaba en el guión “porque yo tenía claro por donde quería que fuera la película y pensaba que conocer demasiados datos de su biografía iba a convertir la película en un retrato de él y me parecía que podría hacerle sentir incómodo. Cuando lo acabé fui a conocerle y sorprendentemente resultó ser un hombre que respondía mucho a la idea que yo tenía del personaje, fue una persona muy agradable conmigo, muy generosa, abierta, explicándome cómo había sucedido todo.” También Javier Cámara se vio muy sorprendido por Carrión, “es un señor muy impactante. Nos dejó leer el diario que escribió durante esos días, llegó con un montón de cosas que Lennon le había mandado desde Londres, las correcciones de sus cuadernos, etc… Cuando me oyó leer el diario en inglés me dijo ‘vas a hacer muy bien este personaje porque pronuncias muy bien el inglés con acento americano’, y eso me encantó. Me encantó también su idealismo y sus ganas de conocer a esa persona en aquel momento.”

Para recrear la atmósfera de aquellos años, Trueba recurrió a archivos fotográficos de los años 60 que sirvieron de gran ayuda también al departamento de vestuario, pero además revisó muchas películas de entre los años 1964 y 1966 como La caza o La niña de luto. Para los actores sin embargo, decidió que debían intentar hablar con gente que en aquellos años tuvieran la edad de los personajes para tratar de entender su carácter, “no queríamos quedarnos en la cosmética de un traje o de un coche, sino tratar de ir un poco más allá.” Javier Cámara apunta a este respecto que fue una época de muchas dificultades para mucha gente y que aquella generación hizo mucho por los que estamos aquí y ahora, “es gente que no nos quiso contar lo terrible que era de lo que se venía, pero que nos dio la esperanza para que hubiera un mañana. Un mañana que tenemos ahora y que hay que seguir aleccionando a los que están ahí tirados en el suelo mirando los cuadros del surrealismo (se refiere a los escolares que estaban en ese momento visitando el museo Thyssen). Ahora nos toca a nosotros y a David le ha tocado hacer un homenaje a los actores, a la época, a las gentes que nos educaron y a la gente que nos está educando ahora.”

Vivir es fácil 3

Cámara sin embargo cuenta que no se inspiró en ningún profesor que haya tenido para enfrentarse al personaje. De hecho nos ha confesado que es la película que menos ha preparado en toda su vida, aunque sí la pensó como si fuera un “río que nos iba a llevar a los actores a través de ella. Es uno de los mejores trabajos que podía haber imaginado. Cuanto menos lo preparé, más lo disfruté.” Para Javier Cámara Vivir es fácil con los ojos cerrados es la quinta película que rueda este año pero con la que más identificado se ha sentido, “el profesor va creciendo, al principio es un tipo verborreico y luego se va parando a observar, tiene un viaje vital y ese mismo viaje lo hice yo. Le di a este personaje mi propio viaje.” Incluso el hecho de trabajar con gente joven le relajó para enfrentarse a la última película del año para él, “mirar a los ojos a Natalia, trabajar con Francesc, tener a David diciendo que todo iba a ir bien y estar en Almería que era un remanso de paz, fue perfecto para la película.”

El trabajo con Natalia de Molina, a quienes sus compañeros competían por semejar a Natalie Portman o a Julianne Moore, fue para Javier Cámara muy fácil, “ella lo ha hecho fácil, es natural para ella, estaba siempre en el tono perfecto para el personaje.” También David Trueba tiene muy buenas palabras hacia ella, “Natalia es una de las grandes alegrías que me ha dado esta película”, y es que Natalia, que interpreta a Belén, una joven embarazada que escapa de una residencia donde está recluida hasta que de a luz, se estrena en la gran pantalla con Vivir es fácil con los ojos cerrados con una naturalidad que hacía dudar al director de que nunca hubiera actuado para el cine. La joven actriz jienense dice haber tenido mucho miedo al principio, que se le quitó cuando conoció a Javier Cámara, “al final se creó como una gran familia en el rodaje, fue todo muy sencillo y maravilloso.”

Vivir es fácil 4

Vivir es fácil con los ojos cerrados se estrena este viernes junto a películas tan potentes para la taquilla como Don Jon o Thor: el mundo oscuro, pero para Javier Cámara “bienvenido sea. Me encanta que este Sancho Panza con ese 850 y esos dos compañeros de viaje le vaya a ganar la taquilla al del martillo (Thor), me lo tengo que zampar. Hemos hecho una película tremendamente valiente y es muy complicado que se hagan películas así de redondas y así de bonitas cuando los conflictos son tan sutiles como personas que se conocen en un coche. Nos envidian fuera con este tipo de películas, envidian la libertad que tenemos para hacerlas. Nuestras películas son la verdadera ‘Marca España’.”

David Trueba en este sentido dice no entender la competencia en el cine, “la gran competición para nosotros era hacer la película. A mí me dan 5 semanas de rodaje, un presupuesto, unos actores,…y mi competición es sacarla adelante con eso, yo no puedo competir con los demás, cada uno hace la suya cuando puede y como puede y no me interesa obtener un resultado mejor que el de otro sino con respecto a mi mismo. Cuando me pongo a hacer una película nunca pienso si va a tener algún mensaje, lo que pienso es cómo contarla bien, que esté contado lo que me interesa de los personajes y que el espectador tenga una cierta satisfacción del proceso narrativo que se lleva a cabo en la película”

Lo que Trueba dice haber querido transmitir con Vivir es fácil con los ojos cerrados es la sensación de que ningún tiempo es fácil, “a todas las generaciones les toca pelear por su sitio y por dejar el mundo un poco mejor organizado. La película trata sobre personas que no se detienen ante la dificultad, sino que emprenden un viaje hacia el convencimiento de que el camino te tiene que llevar a donde tu quieres, a donde sueñas.”

“Nos ha salido una película preciosa, llena de luz. Una película que habla de la heroicidad de las personas comunes.” sentencia Javier Cámara.

Galería de imágenes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *