Oscars 2013: Los favoritos (II-Actrices)

Escrito por

Twitter icon

J Law Oscar

Ellas también lucharán por el Oscar.

Como ya dije el año pasado por estas fechas, me gusta dar prioridad a las damas no por educación sino porque dan más juego en el tema Oscars, bien porque sus películas suelen ser peores y nos reímos más (el sexismo es de Hollywood, no mío), o bien porque, al ser tan pobre el panorama Hollywoodiense, siempre tienen que acabar nominando a alguna extranjera o alguna indie más interesante, como Emmanuelle Riva el año pasado.

Afortunadamente este año la cosa promete en ambas categorías femeninas y, por una vez, la Academia no tendrá que rebuscar en las profundidades abisales foráneas para encontrar contendientes potentes. Ojalá sea una señal de que Hollywood empieza a darse cuenta de que ellas también hacen taquillas grandes, pero el caso es que varios de los blockbusters de este año tienen protagonistas femeninas. Han confiado en ellas, y ellas han respondido. Bueno, ellas, o “ella”, porque dos de esos blockbusters pertenecen a Sandra Bullock, candidata fija y posible ganadora por Gravity, aunque afortunadamente nada está tan cantado este año como el pasado.

MEJOR ACTRIZ PRINCIPAL

Pues eso, que Sandra Bullock, de la que pensábamos que había ganado un Oscar por pura chiripa, resulta que vuelve incluso con más fuerza que en 2009. Gravity (Cuarón) va camino de convertirse en el estreno de octubre más taquillero de la historia en Estados Unidos, y la película ya es la que mejores críticas ha recibido en EEUU en varios años, con mucha alabanza para su interpretación (al fin y al cabo, ella es el único soporte humano de la película) y mucho bombo para el desafío físico que ha supuesto. Sandra vive una segunda juventud como estrella, y como estrella aún más grande que en los 90. Nadie es más querido por el público americano a día de hoy, y para demostrarlo tiene el mega-hit de Gravity y el mega-hit de Cuerpos especiales, menos prestigioso pero igual de importante para las arcas de la industria. Normalmente la actriz que protagoniza una de las dos o tres películas favoritas para ganar el Oscar a Mejor Película gana. Si encima es un taquillazo como Gravity más aún. Y si Bullock no hubiera ganado el Oscar tan recientemente la victoria estaría más que cantada, la podríais dar por supuesta ya, pero, afortunadamente, este año nada es tan sencillo.

GRAVITY

Porque ahí está Cate Blanchett, esa grande-dame de la interpretación seria y prestigiosa, llamada por muchos la nueva Meryl Streep, con el papel y las críticas de su vida, y en una película que también ha hecho mucho más dinero del esperado (aunque no pueda aspirar a las cifras de Gravity). Blue Jasmine (Allen) es la segunda película de Woody Allen que más dinero ha recaudado en unos 20 años después de Medianoche en París, y también una de las que mejores críticas ha recibido; y esas críticas han coincidido en ensalzar el trabajo de la australiana como la cumbre de su carrera, por encima incluso de esa Elizabeth que allá por 1998 la lanzó a la estratosfera. Para una actriz de la reputación de Blanchett su Oscar a mejor actriz secundaria sabe a poco (en opinión de muchos, que no mía) y puede haber clamor porque gane este año, pero tiene rivales formidables, no solo en Bullock, sino también en Judi Dench. Dench es otra gran dama bendecida con un prestigio inmaculado que, como Blanchett, tiene únicamente un Oscar en la categoría secundaria que quizá parezca poco. Su Philomena (Frears) no tendrá las críticas, como película, de Gravity, ni su interpretación está generando de momento las mismas alabanzas que la de Blanchett, pero podríamos decir que está en un envidiable término medio: la película gustará más a los académicos que Blue Jasmine, siendo una probable nominada a mejor película, y su interpretación parece más clásica, para la Academia, que la de Bullock. Y, sobre todo, tiene a Harvey Weinstein detrás, cuyas películas (las distribuidas por su compañía en EEUU) han ganado en esta categoría tres de las últimas cinco veces. Ah, y tiene el Globo de Oro a la mejor actriz en el apartado de Comedia o Musical completamente garantizado, y bastantes posibilidades, por aquello de ser británica, de ganar el BAFTA.

Cate Blanchett

La carrera parece estar entre estas tres mujeres, sin que podamos vislumbrar aún si prevalecerá la interpretación más alabada (la de Blanchett), la interpretación que sostiene la película más popular y celebrada (la de Bullock) o la interpretación que tenga un poco de ambas y además a Weinstein detrás (la de Dench).

Pero ojo, que las que vienen detrás no son en absoluto rivales débiles y, si asumimos que los tres primeros puestos ya están copados, la batalla por las dos nominaciones restantes está reñidísima, principalmente, entre cuatro candidatas, todas ellas quizá incluso con alguna posibilidad de victoria.

Empecemos, para variar, con la sempiterna Meryl Streep, que este año viene con artillería pesada: su papel en Agosto (Wells) ha ganado premios para las actrices que lo han interpretado sobre las tablas, y es absolutamente jugoso: una matriarca feroz, enferma de cáncer pero decidida a no irse sin antes soltar espumarajos contra toda su familia, a base de sarcasmo sin tregua, o sin revelar secretos terribles. Frente a la terna de favoritas tiene la desventaja de que su película recibió en el Festival de Toronto críticas muy tibias, cuando no directamente malas, e incluso algunos han osado cargar contra la diva y acusarla de sobreactuación desaforada, deparándonos algunos de los momentos más jugosos del año cuando la compararon con Leatherface de La matanza de Texas. Pero Streep es Streep, la Academia la adora y le perdona casi todo, el papel es jugoso como pocos, la película también la distribuye The Weinstein Company y, en definitiva, apostar contra ella sería poco sabio, por mucho que su nominación no esté tan garantizada como otras veces.

American hustle

Junto a ella, otra que empieza a ser sempiterna: Amy Adams en American Hustle (Russell). Adams ha acumulado cuatro nominaciones en ocho años, algo muy inhabitual en estos tiempos, y más propio de las épocas en que Bette Davis o Greer Garson estaban nominadas por defecto todos los años. Adams está además esta vez en una de David O. Russell, nuevo niño mimado de la Academia (con quien Adams ya consiguió nominación en 2010), y tiene un papel sexy y ambiguo que se opone a los papeles más dulces o pasivos que ha tenido hasta ahora. La película parece llamada a tener muchas nominaciones, y la chica gusta mucho en general, si bien las primeras reacciones parecen indicar que, aunque está muy bien, Jennifer Lawrence o Bradley Cooper tienen papeles y escenas más coloridos y lucidos, o incluso que el papel podría considerarse secundario (son, eso sí, reacciones de personas cualesquiera en “test-screenings” con la película aún no acabada del todo y sujeta a posibles nuevos montajes, no críticas oficiales sobre el montaje final).

SAVING MR. BANKS

También en liza encontramos a la gran Emma Thompson, en Al encuentro de Mr. Banks (Hancock), en la que encarna a la escritora P.L. Travers, autora de la novela Mary Poppins, en los días en que se gestaba y producía la adaptación que la Disney hizo de su obra. Ella y no Disney es el centro de la historia, y ésta al parecer, es bastante más dramática y emotiva de lo que su sinopsis puede hacer pensar. Emma es querida por casi todo el mundo y muy pocos se opondrían a un “comeback” por la puerta grande al ruedo de los Oscars, por lo que si la película es decente o, al menos, lo suficientemente sentimental y emotiva como para hechizar a los académicos, su nominación podría ocurrir (como también puede ocurrir que no sea sino otro Hitchcock, que no trajo nominación para Helen Mirren aunque la acarició).

Y por último, como de tapadillo pero con posibilidades de dar la campanada, la Adéle Exarchopoulos de La vida de Adéle (Kechiche). Si la de Blanchett es la interpretación en lengua inglesa más alabada en mucho tiempo, la de Exarchopoulos lo es en cualquier lengua, hasta el punto de ser pionera en ganar la Palma de Oro junto al director en el festival de Cannes. Pero no podemos olvidar que nominaciones como la de Emmanuelle Riva el año pasado suelen ocurrir en años en los que no hay contendientes iguales o más fuertes en películas anglosajonas, y este año las hay. Como tampoco podemos olvidar que esas cacareadas escenas de sexo lésbico explícito pueden provocar rechazos en los sectores más puritanos, que los hay, de la Academia, y como tampoco podemos olvidar que Amour la distribuía en EEUU una distribuidora tan potente como Sony Pictures Classics, mientras que La vida de Adéle la distribuye “Sundance Selects”, que no tiene mucha experiencia en estas lides promocionales (aunque por el momento están haciendo un trabajo impecable). A su favor tiene que la película parece una de las grandes imprescindibles del año y el sector más avispado de la Academia querrá verla, que Exarchopoulos ha fichado por una de las mejores publicistas de Hollywood, y que la interpretación parece ser descomunal e inevitable, si la ves, claro. Todo está en el aire para ella, pero nada aún está perdido del todo. ¿Un precedente a recordar en este caso? Emily Watson en Rompiendo las olas, que consiguió nominación en 1996 por encima de gente como Meryl Streep, siendo una completa desconocida en una película talmente alejada del academicismo que uno suele asociar con los Oscars. Si ella pudo, hay esperanza para Exarchopoulos. Necesitaría, eso sí, ganar premios de la crítica gordos para mantenerse en la carrera: los premios de la crítica de Los Ángeles o de la National Society of Film Critics parecerían los más probables, pero incluso esos están muy reñidos este año, con otras candidatas fuertes como Julie Delpy, Brie Larsson o la propia Cate Blanchett.

Adele Exarchopoulos

Así, la carrera parece centrada en tres mujeres (Blanchett, Bullock y Dench) con otras cuatro (Streep, Adams, Thompson y Exarchopoulos) compitiendo por las dos plazas restantes, si bien no podemos dejar de mencionar contendientes aún más improbables que Exarchopoulos, pero a las que no conviene desestimar: Kate Winslet en Labor Day (Reitman), película que está pasando sin pena ni gloria, pero con críticas para Winslet muy positivas, y la Academia la adora; Julie Delpy en Antes de anochecer (Linklater), con el inconveniente de que la película ha sido muy poco vista y de que los críticos, que eran quienes podían mantenerla en la carrera haciendo caer sobre ella todos sus premios, pueden dividirse este año en el que hay tantas candidatas con prestigio crítico (diferente del prestigio Oscarístico); Brie Larsson en Short Term 12 (Cretton), película aún más minúscula que la de Delpy pero con críticas casi igual de extasiadas, especialmente para con su protagonista femenina; y Greta Gerwig en Frances Ha (Baumbach), de nuevo con gran favor crítico pero poco público. La primera de las cuatro podría ser revivida para el Oscar si los Globos de Oro o los BAFTA la nominan, que es posible. Las otras necesitarían que los críticos, en lugar de dividirse, apostaran unánimemente por alguna de ellas: si alguna consigue ganar dos o más de entre Los Ángeles, Nueva York, National Society o Nacional Board of Review, entonces sus posibilidades aumentan, pero yo veo a Exarchopoulos como la única capaz de generar ese cierto consenso necesario para que el Oscar tome nota de una contendiente tan indie.

Kate winslet

Caídas en combate han quedado Naomi Watts por Diana (caída, y estrepitosamente), Nicole Kidman por Grace of Monaco (pospuesta para 2014) y Marion Cotillard por The Immigrant (ni siquiera es seguro que Harvey Weinstein se digne a estrenarla en cines en EEUU).

Mi quiniela:

1-                 Cate Blanchett, Blue Jasmine

2-                 Sandra Bullock, Gravity

3-                 Judi Dench, Philomena

4-                 Meryl Streep, Agosto

5-                 Emma Thompson, Al encuentro de Mr. Banks

 

Suplentes:

6-                 Amy Adams, American Hustle

7-                 Adéle Exarchopoulos, La vida de Adéle

8-                 Julie Delpy, Antes de anochecer

 

 

MEJOR ACTRIZ SECUNDARIA

Si la categoría principal está reñidísima, no lo está menos la secundaria, con la dificultad añadida de que aquí no tenemos esas tres contendientes seguras de la categoría “mayor” que nos garantizarían cierto nivel de acierto en la predicción. Alguna parece más fuerte que otra, pero por motivos muy subjetivos, así que, dejando clara en mi descargo esa necesaria subjetividad, allá voy.

12 years a slave

La única que me parece claramente más probable que las demás, pero aún no segura del todo, es Lupita Nyong’o, por 12 años de esclavitud (McQueen). Sus críticas individuales son espectaculares y la película es una de las dos más claras contendientes por el Oscar a mejor película, por lo que es muy probable que a los premios de la crítica se unan las nominaciones de todos los demás “precursors”, incluso los menos serios, pese a ser una completa desconocida (algo que en esta categoría importa un poco menos).

También puede ganar premios de la crítica June Squibb, por Nebraska (Payne), ya que se habla de una roba-escenas clarísima, con los mejores momentos cómicos de la cinta de Payne, y un secundario cómico siempre tira mucho en esto de los premios. Ayuda que Nebraska sea una película con muy buenas críticas y ciertas posibilidades de gloria Oscarística en otras categorías mayores (película, guión), como ayuda que sea una película de Alexander Payne, querido en la Academia y por tanto garantía de que el filme será visto pese a ser muy pequeño, íntimo e indie. En contra tiene esa pequeñez (probable desapercibida en las taquillas) y ser una completa desconocida, pero son handicaps superables… o lo serían en cualquier año en que la cosa estuviera menos reñida (que suelen ser casi todos, ya que esta suele ser la categoría actoral menos disputada).

June Squibb

Después hay una serie de estrellonas que solo por su nombre ya tienen garantizada, al menos, la atención de los votantes, aunque el voto sea más difícil: primera de todas LA Estrella mediática USA por antonomasia, Doña Oprah Winfrey, por su papel en El Mayordomo (Daniels). Las críticas para ella no son especialmente buenas, las de la película tampoco, y el papel muchos lo describen como menos jugoso de lo que prometía… pero es Oprah, la película ha recaudado muchos millones de dólares en EEUU y Harvey Weinstein la promociona, siendo su candidata más segura en la categoría. Apostar en contra de ella es muy arriesgado, aunque tentador. Y junto a ella, LA Estrella cinematográfica femenina por excelencia, Doña Julia Roberts, por Agosto, con críticas regulares para la película pero bastante positivas (quizá más que las de Streep) para ella y, eso sí, un papel en realidad principal, lo cual puede ser un arma de doble filo: siempre que un papel realmente principal es promocionado como secundario es, bien porque el actor que lo interpreta es un completo desconocido (por ejemplo, Hailee Steinfeld en Valor de ley) y puede tener más oportunidades en la categoría más abierta, o bien porque el consenso es claramente que la interpretación queda a la sombra de otra mejor en la misma película (por ejemplo, Cate Blanchett en Diario de un escándalo, Jake Gyllenhaal en Brokeback Mountain, muy eclipsados por Dench y Ledger respectivamente). Normalmente la Academia acepta estos fraudes, pero por costumbre las categorías secundarias son más flojas y no hay nadie más a quien nominar, y ese no es el caso de este año. Hay veces que el fraude no ha colado y el actor ha perdido la nominación (Leonardo DiCaprio por Infiltrados, Scarlett Johansson por Lost in Translation). Roberts no es en absoluto una desconocida, el papel es mucho más claramente principal que en otros casos (todas las actrices que lo han interpretado sobre las tablas fueron nominadas como actrices principales) e incluso no está claro que su interpretación sea peor que la de Streep (aunque sí está claro que el papel de Streep es mucho más lucido y jugoso) con lo que la maniobra fraudulenta podría salir mal, pero es Roberts y, como Winfrey, tiene a Harvey Weinstein detrás.

Oprah winfrey

Otra gran estrella con papel secundario, esta vez indudablemente secundario, es la imparable Jennifer Lawrence, fresca de su Oscar del año pasado, de nuevo en una película de Russell (American Hustle) y de nuevo con rumores de que se come al resto del elenco las pocas veces que aparece en pantalla (y al parecer Russell amplió un poco su papel al verla en acción de lo mucho que le estaba gustando). Si el rumor es cierto, sería una clara nominación “afterglow”, que es la que se produce después de una victoria tan clara como la suya el año pasado, cuando queda un regusto del tipo “Sí, qué bien hicimos premiándote el año pasado, cuánto vales” (otro ejemplo claro, la nominación por Nine para Penélope Cruz justo después de ganar por Vicky Cristina Barcelona).

También del efecto “afterglow” podría beneficiarse Octavia Spencer, ganadora en 2011 por Criadas y señoras en esta misma categoría, que interpreta en Fruitvale Station (Coogler) a la sufrida madre del protagonista. Parece ser que el papel es muy corto, pero que tiene dos escenas potentes y que son clásicos ejemplos de lo que al Oscar le gusta premiar en esta categoría: la madre que pone los puntos sobre las íes a un hijo adulto (véase Ruby Dee en American Gangster) y la madre coraje que sufre por ese mismo hijo (véase a Jackie Weaver el año pasado, sin ir más lejos). La película ha hecho poca taquilla y el papel es pequeño, pero la una no deja de ser la principal candidata a mejor película de Harvey Weinstein y la otra no deja de ser una típica actriz de reparto muy respetada y ya conocida (con Oscar para demostrarlo). En cualquier otro año su nominación estaría garantizada, pero este año podría ser que Harvey diera prioridad en su campaña a las más famosas, más taquilleras y con papeles más largos Roberts y/o Winfrey.

Octavia Spencer

Y luego tenemos el típico caso complicado: una vez más, Amy Adams, con dos películas de pedigrí en el mismo año, y para colmo con posible baile de categorías en una de ellas. Podría ocurrir que, ante los rumores de que, pese a estar muy bien, Bradley Cooper y Jennifer Lawrence están aún mejor en American Hustle, y por tanto la pasen a secundaria a ver si cuela, o podría ocurrir que la mantuvieran en principal si ven más posibilidades ahí, y entonces entre en juego Her, la nueva película de Spike Jonze que está derritiendo a la crítica tanto como Gravity o 12 años de esclavitud. En la primera hornada de críticas, más allá de los protagonistas, Joaquin Phoenix y Scarlett Johansson, nadie ha conseguido ditirambos por su interpretación en la película, pero sí menciones positivas aquí y allá, especialmente para Adams. Los críticos son muy dados a premiar por varios trabajos en un mismo año, y los críticos además quieren mucho a Adams, así que podría ser que la premiaran como secundaria por las dos películas, y así, mención tras mención, la chica, que también es muy querida por la Academia, llegue hasta su nominación. OJO: si en los Oscars consigue de golpe su quinta y sexta nominación como principal y secundaria, o si solo consigue su quinta nominación pero es como secundaria por el papel casi principal de American Hustle, podría incluso ganar por el mero hecho de ser ella quien es, estar en su quinta o sexta nominación en 9 años, y tener en el mismo año tanta cosa buena, pero creo que necesitaría críticas un pelín más entusiastas que las leídas hasta ahora.

No dejan de tener posibilidades Sally Hawkins por Blue Jasmine, si la película va más allá de su cantada nominación para Blanchett, Margo Martindale por Agosto (para algunos la verdadera gran interpretación de la película, por encima de la sobreactuación de las protas) o, si la película resulta ser buena, Cameron Diaz por El consejero (Scott) (¿conseguirá la infravalorada Diaz alguna vez la nominación que ya ha merecido en un par de ocasiones?).

Cameron Diaz

Como veis, entre siete y diez candidatas muy potentes todas para cinco plazas, y solo una, Nyong’o, parece más o menos fija. Así, tomen mi quiniela como un tiento en la oscuridad a ver si acierto algo, y perdonen si no acierto nada.

 Favoritas:

1-            Lupita Nyong’o, 12 años de esclavitud

2-            June Squibb, Nebraska

3-            Jennifer Lawrence, American Hustle

4-            Octavia Spencer, Fruitvale Station

5-            Oprah Winfrey, El mayordomo

 

Suplentes:

6-            Amy Adams, Her (o American Hustle)

7-            Sally Hawkins, Blue Jasmine

8-            Julia Roberts, Agosto

9-            Margo Martindale, Agosto

10-        Cameron Diaz, El consejero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *