Venecia 2013: Día 1

Escrito por

Twitter icon

Sandra Bullock, George Clooney

Sandra Bullock y George Clooney, protagonistas de la apertura de la Mostra.

La ciudad del agua, de los canales y, por supuesto, del amor. Marco Polo nos esperaba con buen tiempo, pero el agua no tardó en hacer su aparición: primero por debajo de uno de esos “vaporetto”, autobús acuático que le diríamos en España (al menos en la mayoría de ella), cruzando la isla de Murano, la del famoso cristal, para llegar hasta el Lido, otra isla larga y estrecha, que alberga la mejor playa de la ciudad y es sede desde hace muchos años del Festival de cine de Venecia. Por la noche el agua surgió de las nubes, y es que parecía predecir lo que estos días se vivirá en “La bella Venezia”, 11 días de cine sin descanso donde periodistas, fotógrafos, corresponsales, asiduos y demás fauna del mundillo hace largas colas para coger el mejor sitio en cada sala, pero ese es un tema del que ya hablaremos.

GRAVITY

Los encargados de romper el hielo han sido Sandra Bullock, George Clooney y Alfonso Cuarón con Gravity, una de ciencia-ficción para amenizar la mañana (o la tarde, o la noche). Ambientada casi en su totalidad en el espacio exterior (no sé dónde andará el espacio interior, pero así se ha dado a llamar ese espacio oscuro, estrellado y desde el que se nos como una esfera verde, marrón y azul), el mexicano se ha dado el gran festín haciendo girar y girar y girar a la Bullock hasta marearla. Después de su aclamada Hijos de los hombres, se esperaba con ansia e ilusión su última incursión en la ciencia-ficción. Encontramos ciertos puntos de conexión entre ambas películas: el nacimiento, el fin del hombre, la soledad como una intérprete más, pero Gravity está a años luz de superar, o al menos estar a la altura, de su visión del fin de la humanidad. Pero no se lleven a a engaño, Barbera, el director del Festival, ha sabido elegir un buen comienzo para el Festival, uno lleno de estrellas que se pasearon por la alfombra roja, engalanados, firmando autógrafos, y que han sido el mayor reclamo de esta 70 Mostra en el Palazzo del Cinema

La Belle vie

En esta primera jornada no hemos podido disfrutar de ninguna de las películas que conforman la Sección Oficial, pero siempre hay pequeñas joyas escondidas en otras secciones o proyecciones especiales que, a veces, se dejan escapar. Por suerte, no nos ha pasado eso con la francesa La belle vie, opera prima de Jean Denizot que opta al Premio Luigi De Laurentiis que se reserva a los directores noveles. En esta bella vida, Denizot nos desnuda a Sylvain, un adolescente que vive huyendo junto a su padre y a su hermano y sobre el que recaen las dudas y los impulsos típicos de su edad. Como si de una aventura de Tom Sawyer se tratara, Sylvain se lanza a la carretera o río abajo al igual que sus hormonas le lanzan a los brazos del primer amor o a cuestionar las decisiones de su padre. El trabajo de Zacharie Chasseriaud, el joven que da vida a Sylvain, convence y emociona (algunos se acordarán de él por Tango Libre, estrenada en España este año), pero todavía le queda mucho trabajo por pulir. Si ahora vengo y os digo que la historia está basada en unos hechos reales que conmocionaron a la sociedad francesa durante unos 10 años ¿no os pica más la curiosidad? Sea como fuere, La belle vie es, sin duda, una gran propuesta de la sección “Giornate degli autor”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *