En el set de Rec 4: Apocalipsis

Escrito por

Twitter icon

REC 4 Portada

Visitamos el set de rodaje de Rec 4: Apocalipsis.

En los platós del reluciente Parc Audiovisual de Catalunya, justo a los pies del antiguo Sanatorio de Terrassa (lugar de tantos sueños húmedos para la prole televisiva de Iker Jiménez y espacio de bautizo cinematográfico para el propio Jaume Balagueró), se encuentra el set de rodaje donde hemos acudido a ver cómo se ultiman los últimos detalles de la producción antes de pasar a la sala de montaje de Rec 4: Apocalipsis, la última parte de la saga y franquicia de la productora Filmax. Después del obligado photocall tanto el director como la actriz y protagonista Manuela Velasco han confirmado el barco como el lugar donde va a desarrollarse una trama que, según palabras del director, promete reincidir en la filosofía llevada a cabo por él centrada en el horror, los espacios opresivos y la claustrofobia (recordemos que Rec 3: Génesis estaba planteada como una precuela, mucho más desvergonzada que las dos anteriores películas de la saga, en la que se aparcaban los hechos narrados al término de la segunda película).

Manuela y Balagagueró

Velasco, más deslenguada que un Balagueró que se resiste a soltar prenda, nos comenta alegremente los aspectos que rodean el regreso de su personaje, Ángela; esta vez dejará de ser la cándida reportera para pasar a ser la súper heroína, una mujer de acción, cuyo papel es mucho más físico, que se verá atrapada por hordas de zombies/infectados/poseídos/whatever-porque-lo-que-importa-es-pasarlo-bien y que Balagueró ha dividido esta vez en tres categorías con las que bromeó al equiparar su nivel de gravedad con los premios de cine; de menos a más esto es: los Gaudí, los Goya y los Oscars, siendo estos últimos “el top de cine, pues igual en la película, ya es lo más infectado y lo más grave”. Hablando con ellos, la sensación fue la de encontrar una protagonista más cercana al personaje de la Teniente Ripley en Alien (Ridley Scott, 1979), algo que Jaume Balagueró ha afirmado diciendo que esta cuarta parte podría asemejarse al Prometheus de Scott (Y eso no sabemos si es bueno o qué). Rec 4 promete acción desmedida y el abandono de la cámara subjetiva para pasar a ser una “película al uso” en palabras de Velasco.

Ya dentro de los platós no se vio ni un infectado, sin embargo, prácticamente a oscuras, una estructura de madera parece captar el foco de atención de todos los que allí estamos presentes. Está llena de puertas y en su interior se vislumbra un paisaje de escotillas, óxido y metal. El túnel del terror toma forma entre las estructuras de madera, el decorado cerrado sobre sí mismo y tramoya tan endeble en su exterior que hace más increíble todavía lo que realmente esconde en su interior. Fuera de esa estructura 5 monitores ponen en imágenes lo que sucede dentro del habitáculo.

Balagueró en el combo 2

Aparece Jaume Balagueró y toma asiento frente a uno de los monitores. Se nos anuncia el comienzo del rodaje de una toma y se nos pide silencio absoluto. Al grito de Acción se hace un silencio sepulcral solo roto por los sonidos de los actores dentro de un decorado que, en la pantalla del monitor, cobra vida. Un personaje parece estar revisando la munición de un subfusil y un primer plano de unos pasos en travelling de seguimiento revelan lo que parece ser un cadáver en el suelo. Son los angostos pasillos de un barco, el nuevo espacio en los que se va a desarrollar la cuarta y última entrega de la prolífica saga Rec.

Más ambición, más horror, más acción, más sórdida, más bruta y mucha caña… Rec 4: Apocalipsis promete. ¿El resultado? En octubre de 2014…

Un reportaje de Mara Lupino y Daniel Jiménez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *