Críticas: Tú eres el siguiente

Escrito por

Twitter icon

YOURE_NEXT_01364211.jpg

Los animales también llegan a Cinema ad hoc.

Imagínate que tienes un amigo friqui del cine de terror que hace una película. Imagina que está flipado y te dice que en su peli “no me podía limitar simplemente a repetir lo que hacen los cineastas de género últimamente”. Imagínate que el muy flipper encima es colega de Ti West, que le hace un cameo.

Y ahora, en un difícil ejercicio de imaginación extrema, puede que para ello necesites peyote, leer a Jodorowsky o hacerte veganqueer manzanares: imagínate que va y la peli le sale bien.

Una familia se reúne en un caserón aislado para una cena y sufre una incursión mortífera de enmascarados. Hay ciertas reminiscencias a Secuestrados, que es una de las películas más virtuosas en el cine de incursiones caseras… y encima española. A ella recuerdan su dirección nerviosa pero, sobre todo, su intento de que el espectador no respire. Cosa que se logra con bastante éxito.

CAH You're next 2

Es una película de terror moderna, donde los personajes toman decisiones basadas en la lógica y cuando ésta se rompe, no nos damos cuenta. Al menos no hacen la técnica Scooby-Doo de Fred (qué listo era el tío) de “Yo por aquí con las gachis, el fumeta y el perro pueden ir por allá”. Creo que es la gran diferencia entre el antiguo slasher y el de ahora: demasiados monologuistas nos han contado que el negro muere el primero, demasiados stand-up comedians han dicho lo de “eh, vamos por ese lugar tan oscuro”. Lel. El cine de terror toma conciencia de sí mismo… ¿Demasiada? ¿Cómo en The Cabin In The Woods?

En este caso no. Ningún personaje suelta la innecesaria línea “Esto no es una película de terror”. Y son muchos personajes y nos son rápidamente introducidos con dos pinceladas, zas, zas. Lo digo porque en el documental de One Direction, This Is Us, tras hora y pico me quedó claro que eran cinco, pero ni me aprendí los nombres ni la personalidad de cada uno. Tienen mal guionista.

He tenido ciertos problemas con la música, que en ocasiones acompañaba demasiado para ser una película tan moderna, y aunque generalmente eran drones de tensión, hay veces que derivaba al space ambient o algo así, no bromeo.

Lo del tembleque de la cámara en ocasiones también se salía de madre, pero en general la dirección y montaje (es que nuestro colega el friqui hace las dos cosas: Adam Wingard se llama) casan y sirven al producto.

En conjunto, una película tensa, sangrienta, con toques de humor muy negro y de brutalidad bien orquestada. Puro Sitges, si sabéis a lo que me refiero. Minipimer en la cabeza y todo el rollo.

CAH You're next 3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *