Críticas: RED 2

Escrito por

Twitter icon

RED 2 (Dean Parisot) - Bruce Willis, John Malkovich, Mary-Louise Parker - PORTADA

La continuación de RED impacta en nuestras pantallas con el regreso de Bruce Willis, Mary-Louise Parker, John Malkovich y Helen Mirren.

Si bien RED (Robert Schwentke, 2010) sirvió de contraste con Los mercenarios de Sylvester Stallone, cualquier espectador aferrado a la credibilidad debería haberse fumado las ocho temporadas de Weeds para dar por sentado esa diarrea de espectáculo y humor a golpe de derrape y casquillo. El primer volumen de las aventuras de Frank Moses (Bruce Willis) tenía numerales excusas para ser tan apetecible con John Malkovich, Morgan Freeman y Helen Mirren, evocando el pasado como vía de escape ante un solitario futuro, como RED (Retired, Extremely Dangerous) sociológicamente hablando, por su cruenta lucha interna entre los chascarrillos del género y el tono paródico y juguetón. Mientras que muchos debaten la edad correcta de jubilación estos agentes de servicios secretos internacionales demostraban que era viable gozar de la acción durante la tercera edad más allá de un derrape a 20 km/h en una curva autobús del IMSERSO o la encarnizada lucha de señoras por ocupar las primeras posiciones del mismo. Las viñetas propiciadas por Warren Ellis —oscuras, sanguinarias y críticas— fueron plasmadas con un aire de burla sobre el formato bajo la atenta mirada de la comedia romántica y peliagudos discursos morales (y amorosos) mientras exterminaban, torturaban y destrozaban a esos anónimos secundarios de los que únicamente Austin Powers: Misterioso agente internacional se acordó.

La conspiración global y los vertederos de los grandes imperios que ofrecía RED podrían haber sido resumidos en un solo clic de Wikileaks sin que Schwentke ofreciera una colección de postales con montajes y efectos ágiles, donde su modulación caricaturesca aportaba honestidad al conjunto. Los guionistas de Battleship, Jon Hoeber y Erich Hoeber, dan la impresión de haber tomado nota y han servido a Dean Parisot un libreto en el que un documento filtrado en el sitio web, creado por Julian Assange, expone a Frank y Marvin (John Malkovich) en una operación que puede suponer la devastación de una metrópolis gracias a un arma de destrucción masiva elaborada por el DaVinci de la Muerte de la era nuclear, interpretado por Anthony Hopkins. El catálogo de tarjetas y estampas nos va a ser presentado mediante ubicuidad en el montaje, a modo de viñeta y diferentes escenarios europeos como Londres, París y Moscú, recordándonos en sus títulos de crédito y transiciones el material de Warren Ellis. El director de Dick y Jane, ladrones de risa aporta más locura y desfase que el punto de partida conduciendo a RED 2 a un estado de emergencia fílmica y letanía con la spoof movie. Si la cinta bien pudiera funcionar como una parodia de su primera parte, los asuntos románticos entre Willis y Mary-Louise Parker parecen de nuevo el único material dramático para rellenar las secuencias de acción, disparos y peleas sin demasiada imaginación aunque sí enfocadas desde un presumible y funcional humor.

RED 2 (Dean Parisot) - Helen Mirren

Pese a que los fichajes pudieran ser sugerentes con Byung-hun Lee, David Thewlis o Catherine Zeta-Jones, realmente Anthony Hopkins resume en la incredulidad de su personaje el conjunto que ofrece RED 2: cualquier espectador ve venir la siguiente secuencia por mucha supuesta y pretendida sorpresa habite en sus protagonistas y giros. El conflicto es confiar y hacer volar a esa nueva ave de presa del corral que interpreta Parker y la adrenalínica adicción al riesgo y asesinar a sangre fría quedan en segundo plano, entre las lecciones sobre las relaciones de pareja que sirven Malkovich, Mirren o Brian Cox. El personaje que interpreta Zeta-Jones, una seductora agente rusa, va a funcionar como tensión sexual y kriptonita en la relación de los protagonistas, que muchas veces confunden la línea que separa el bondage y la violencia de género. Pero el peligro de RED 2 pudiera ser su línea moral en la que los argumentos de venganza de los villanos nos parecen más ‘políticamente correctos’ que las ansías de poder dentro del gobierno estadounidense o las egocéntricas y nihilistas razones para salvar el mundo de los supuestos héroes. Lamentablemente y además para Willis y Parker, la relación de Mirren y Cox con apenas unos segundos en pantalla e insinuantes movimientos de tobillo, entre fríos y asesinos disparos, resume mejor todas las intenciones de la propuesta y el germen de sus conflictos. ¿De verdad que se veían como esa pareja de ancianos que se ayudan torpemente por conseguir el botín de un macro-pack de papel higiénico en unos grandes almacenes? Desde la premisa al epílogo la vida soñada para el desfase, las misiones imposibles y los disparos demuestran que la propia cinta no desea tomarse en serio bajo ningún concepto pese a estructurarse y consolidarse sobre los estigmas y lugares comunes de los que se mofa.

RED 2 (Dean Parisot) - Bruce Willis, Catherine Zeta-Jones, Mary-Louise Parker

La gracia de RED era aportar una cinta y protagonizada para adultos dentro de un género capitalizado por el mainstream entre adolescentes e impúberes salvadores del mundo. Aquí, el comportamiento digno de sociópatas y los moldes genéricos no ayudan en absoluto a catapultar la propuesta más allá de sus autocomplacencia. El lado sexy de Mirren, algunas líneas de guión para Malkovich y los fogosos besos de Parker podrían salvarnos del tedio impuesto, aunque en ningún momento RED 2 predica con su ejemplo, en versión original, acercándose únicamente al lado facilón del A-R-D-A «Adventure, romance, dangerous activities» que propone como juegos de pareja y salvoconducto de la felicidad durante la jubilación. La dura realidad es que la taquilla está pidiendo su anticipado retiro por encima de una tercera entrega ergo, ¿siempre nos quedará el papel higiénico?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *