Festival Rizoma: Día 5 y balance

Escrito por

Twitter icon

Detropia

Echamos el cierre al Rizoma 2013.

Si los meses de verano suelen ser aburridos para los que nos quedamos en Madrid, este año el Festival Rizoma, que finalizó este domingo 21, ha conseguido crear un ambiente festivo en el centro de la ciudad, con pocos medios pero con mucha ilusión por montar algo diferente que englobe todo tipo de actividades culturales, y que ha tenido una gran acogida. En estos 5 días que ha durado el festival, hemos podido ver cómo la calle Martín de los Heros se llenaba de gente para participar en él, y de transeúntes que pasaban por allí y se paraban en el Welcome Center a interesarse por todo lo que ofrecía, además a unos precios muy razonables.

Arte urbano en el que sentarse a conversar, terrazas llenas, talleres sobre arte y sobre  terapias alternativas, coloquios sobre cine y conciertos en los que se han podido escuchar desde modernas jotas con Lorena Álvarez y su banda municipal, hasta el pop más sesentero con Los Wallas. Y sobre todo hemos visto cine, mucho cine independiente e inédito en nuestro país, con el que se ha querido integrar el espíritu del Rizoma en las películas proyectadas. Documentales con la música como protagonista como The Ghost of Piramida y Breath Control, el arte del cómic en Wonder Women y la transformación urbana en Detropia, han convivido con películas de ficción como First Winter y con joyas cinéfilas clásicas y modernas de la talla de Arrebato, Transamerica, Laurence Anyways y Frances Ha, que ha sido el plato fuerte del festival con llenazo en la sala en sus dos proyecciones.

Frances Ha

No nos olvidamos de los nuevos creadores españoles aspirantes a un premio Rizoma consistente en proporcionar la distribución necesaria, y tan difícil de conseguir, a esas películas pequeñas e independientes sacadas adelante con el mismo espíritu y la misma ilusión que el propio festival. E Ilusión precisamente fue uno de los títulos finalistas, con el que su director, Daniel Castro, reflejaba en tono de comedia la realidad del cine en España. Enxaneta de Alfonso Amador y Cabás de Pablo Hernando, quedaron también finalistas del premio que recayó en el documental Paradiso de Omar A. Razzak, sobre la última sala X de Madrid.

El último día del festival no deparó ninguna sorpresa. La tarde estuvo dedicada a la proyección en los Cines Golem de títulos que ya se habían visto en los días anteriores, como siempre en el marco de un ambiente envidiable gracias a la organización.

Para nosotros, este domingo suponía el turno de la última de las películas seleccionadas que nos faltaba por ver. En 2006, Heidi Ewing y Rachel Grady obtuvieron una gran repercusión con el descenso a los infiernos del fundamentalismo religioso que era Jesus Camp, merecidamente nominada al Oscar. Seis años y varios documentales codirigidos después, Detropia es una aproximación a la actual crisis económica centrada en sus efectos sobre la ciudad de Detroit, cuya historia ha estado marcada por constantes crecimientos y decrecimientos.

Detropia 2

La imagen desoladora de una urbe cuyo tejido social se descompone gobierna un trabajo que se centra en una realidad extrapolable a infinidad de lugares del mundo, partiendo de las particularidades de la historia de la ciudad más poblada de Michigan. Una historia mostrada en imágenes de archivo puntuales, que muestran la situación boyante que vivió tras el auge de las empresas automovilísticas y de una clase media que, poco a poco, ha ido desapareciendo de la mano de la caída de la industria para revelar una brecha enorme entre los poderosos y los desfavorecidos. Tres ciudadanos articulan con sus reflexiones un conjunto que únicamente aporta datos en los rótulos que se muestran entre escenas, quedando el resto compuesto por los espacios vacíos de la ciudad y un discurso sobre la capacidad de reinventarse en tiempos de crisis que termina sabiendo a poco. A pesar de su incontestable solvencia, Detropia resuelve menos cuestiones de las que cabría esperar y la mayoría de sus ideas sobre la deriva que ha tomado la situación económica a nivel mundial parecen, desgraciadamente, demasiado escuchadas en los últimos tiempos.

Texto por Mari Carmen Fúnez y Sergio de Benito 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *