Festival Cultura Inquieta: Marlango

Escrito por

Twitter icon

Marlango

Leonor Watling, musa de alguno en esta web.

Anoche comenzó, con mucha ilusión y nervios por parte de la organización, la cuarta edición del Festival Cultura Inquieta en Getafe, del que ya os informamos de manera general el mes pasado con motivo de la rueda de prensa de presentación del mismo, que dará lugar a todo tipo de experiencias artísticas hasta el próximo 21 de Junio. Allí asistiremos durante varias jornadas para contaros de primera mano algunos de los conciertos que tengan lugar allí. El recinto que ha habilitado la Universidad Carlos III de Getafe en su campus para el Festival hace que esta sea la edición más ambiciosa del mismo, ya que da cabida a mucha más gente que Hospitalillo de San José, donde se celebraron las anteriores. Por otro lado, los precios tanto en las actuaciones como en las consumiciones dentro del recinto serán lo más económicos y asequibles posibles. Además, para hacer más especial el acontecimiento si cabe, el ámbito cultural de Getafe está de aniversario, ya que el Centro de Poesía José Hierro celebra su décimo aniversario.

El ambiente festivo y un lleno bastante considerable (hay que tener en cuenta que al evento de ayer sólo se podía asistir con invitación o con bono, veremos en los próximos días qué ocurre con entradas individuales, aunque podemos intuir que la afluencia será parecida) precedían al concierto de inauguración, que corría a cargo del grupo Marlango. Como ya sabemos, Marlango es el trío formado por la actriz Leonor Watling como vocalista, el pianista Alejandro Pelayo y el trompetista Óscar Ybarra, que sorprendió allá por 2004 con su trabajo de debut, y que desde entonces ha conseguido varios discos de oro y lleva cinco discos de estudio publicados.  Se trata de uno de los grupos españoles que mejor ha sabido fusionar el pop relativamente comercial con otras tendencias como el blues o el jazz, creando un estilo muy personal que es el que les ha dado fama.

MArlango 2

El de anoche se trataba de un concierto nostálgico en el que las emociones estaban a flor de piel, por varios motivos. El primero era que, al igual que el Centro de Poesía José Hierro, ayer se cumplían 10 años del primer concierto en directo del grupo, y afirmaron que se sentían igual de nerviosos que entonces (algo que no se reflejó en la actuación). Y por otro lado, uno de sus tres miembros, Óscar, se marcha a vivir a Estados Unidos, de modo que llega una etapa nueva y de cambio para Marlango. Fue un concierto corto, de apenas hora y media, ya que no podían extenderse más debido a que después había más actuaciones. De este modo, como dijo Alejandro, prefirieron tocar lo máximo posible en vez “estar perdiendo el tiempo diciendo tonterías”, lo que dio lugar a una sucesión sin tregua ni pausa de sus mejores temas. El conjunto fue desgranando los grandes éxitos de su discografía en estos 10 años, como son The long fall, Hold me tight, Pequeño vals, The answer, el tema que les hizo conocidos, It’s all right, o Dance dance dance, durante la cual, después de que la coreara un público muy entregado, Leonor afirmó que “por cosas así, uno se hace cantante”.

Estos temas se fueron alternando con las canciones de su último (y primero en castellano) disco, Un día extraordinario, como Todo es tan importante, Ir, Exquisita, o las muy celebradas Si yo fuera otra, Dame la razón y Lo que sueñas vuela, su último single. Todo ellos enmarcado con un sonido impecable, que permitía lucirse a la banda, formada por el piano, las trompetas, dos guitarras, un bajo y una batería sin eclipsar el estupendo chorro de voz de Leonor. Cuando ya parecía que se había terminado (la banda incluso ya había saludado y se había hecho la foto de rigor), al grito de “¡otra, otra!” por parte del público, a quien le había sabido a poco la actuación, volvieron a salir al escenario con un magnífico bis que consistió en Bocas prestadas, también de Un día extraordinario, y Shake the moon, una de las canciones en las que el grupo revela su fuerte influencia también del mundo del musical, con una maravillosa performance casi cabaretera llevada a cabo por una inmensa Leonor incluida.

Marlango 3

Un magnífico punto y final para un concierto sinceramente brillante, en el que Marlango consiguieron esa perfecta mezcla entre elegancia, profesionalidad y confianza y familiaridad con el público, algo que no es tan fácil de conseguir como pueda parecer, y que es la que consigue generar los momentos más mágicos en un concierto. El grupo transmitió optimismo, ilusión y saber hacer, que precisamente son los valores que busca también el Festival. Vamos, que este año, Cultura Inquiera no ha podido tener un mejor punto de partida. Seguiremos informando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *