Críticas: The East

Escrito por

Twitter icon

The East - Cinema ad hoc

Brit Marling, infiltrada en una banda radical en la nueva película de Zal Batmanglij.

Hace un par de años, la actriz Brit Marling obtuvo cierto éxito como coguionista de Otra Tierra, un curioso aunque fallido drama metafísico que también protagonizaba, en el que se podían reconocer ciertos hallazgos. En aquel mismo 2011, Marling participó junto al novel director de raíces iraníes Zal Batmanglij en la escritura de Sound of My Voice, sobre una joven pareja que se sumerge en una secta con el fin de rodar un documental. Auspiciado de nuevo por el festival de Sundance, el tándem ha vuelto a aliarse manejando un mayor presupuesto.

The East (2) - Cinema ad hoc

The East sigue los pasos de Sarah Moss, una agente que se infiltra entre los miembros de una organización dedicada a destapar mediante actos vandálicos los abusos cometidos por las grandes empresas contra el medio ambiente y la salud humana. Ocultos en una cabaña en un bosque, con un modo de vida que les equipara a una secta y perseguidos por las autoridades, sus relaciones y proyectos fluyen ante la mirada de una Sarah que no tarda en pasar de repetirse lo fuerte que debe ser a mimetizarse con los hábitos e intereses del resto del grupo. En su arranque, The East parece preparar el terreno para ahondar en el proceso de identificación que la protagonista sufrirá en un camino que revela las motivaciones dispares que han llevado a ese punto de no retorno a los componentes de la banda.

Con nervio y un gran pulso, el guión de Marling y Batmanglij nos adentra poco a poco en el dilema moral de la protagonista, que se debate entre su deber profesional y la creciente identificación con una causa que actúa únicamente contra quienes han causado los daños, pretendiendo que los reconozcan y sufran también en sus propias carnes. En su faceta de denuncia hacia las grandes corporaciones, The East no aporta nada que no hayamos visto o no sepamos, pero sin embargo parece lograr una tensión creciente en el retrato de este sórdido grupo de personajes a la deriva. Varias secuencias muy potentes, hacia la mitad del metraje, nos hacen alcanzar un cénit que inexplicablemente queda roto por una decisión que vira la película en cuestión de minutos hacia otros terrenos más convencionales.

The East (Ellen Page) - Cinema ad hoc

No puede decirse que The East naufrague por completo cuando pasa a ser un thriller de espionaje al uso y se desdibuja todo lo que ha planteado hasta entonces, pero sí que es entonces cuando quedan al descubierto sus fisuras. Este tramo final deja grandes incógnitas en cuanto a su tesis, un par de escenas chirriantes y cierta sensación de incredulidad. Lo que debía cuajar acaba mostrando una resolución insuficiente, demasiado complaciente para el mismo espectador que minutos antes participaba del dilema del personaje principal. Una vez diluidos casi todos sus pretextos en el reinado del subrayado y el golpe de efecto, resulta comprometido afirmar rotundamente que The East sea un filme de denuncia tanto como que opte por plantear una intriga seria. Es un trabajo que se queda a medias en casi todos los sentidos, aunque con la inequívoca virtud de conseguir trasladar al espectador al angustioso mundo que retrata. Sus dos horas transcurren en un suspiro gracias al tremendo sentido del ritmo del que hace gala, cabiendo esperar en un futuro próximo cosas mejores de Batmanglij.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *