Críticas: La mejor oferta

Escrito por

Twitter icon

Dos críticas sobre el último trabajo de Giuseppe Tornatore, que llega tras su enorme éxito en Italia.

La mejor oferta 3

Por MariFG:

Giuseppe Tornatore regresa por todo lo alto a la gran pantalla, con una película que se aleja de la nostalgia habitual en su cine, tomando como excusa el mundo de las subastas de arte para contar una historia de amor atípica bajo la sombra permanente del suspense. El protagonista de La mejor oferta, Virgil Oldman, es un agente de subastas de arte solitario y extremadamente metódico, que colecciona retratos de mujeres valiéndose de artimañas poco éticas. La curiosidad que Virgil comienza a sentir por una misteriosa mujer aquejada de agorafobia que le contrata para tasar sus propiedades, provocará en él sentimientos que desconocía hasta ese momento por vivir su vida alejado de la realidad y totalmente inmerso en el arte. Tornatore recurre en esta ocasión a un reparto internacional para desarrollar unos personajes cargados de matices, encabezados por el huraño Virgil al que da vida un inmenso Geoffrey Rush, y a una historia que debajo de la capa intrigante y romántica, desarrolla un paralelismo entre la autenticidad o la falsedad del arte y de la vida. Acompañada siempre por la partitura enigmática del gran Ennio Morricone, La mejor oferta se desarrolla con una primera parte de la película espléndida en la que, de manera más contemplativa que explicativa, nos introduce en la personalidad enfermiza de la pareja protagonista por medio de sus conversaciones a través de una puerta. A partir de la aparición en pantalla de Claire, una bellísima Sylvia Hoeks, la película peca de cierta previsibilidad favorecida por las pistas que va soltando el guión con mayor o menor sutileza, llegando a un tramo final que decepciona al cerrar con una explicación innecesaria una película que podía haber acabado en alto, haciendo de ella, si no una obra maestra, al menos sí muchísimo más interesante. Eso sí, la emotividad de la escena final, tan desoladora y bella como es habitual en Tornatore, queda mucho tiempo después en la retina del espectador, confirmando así la jugada maestra del siciliano para atrapar de lleno al público a pesar de las irregularidades argumentales anteriores. Aunque el propio director lo niegue, el guión de La mejor oferta bebe mucho del estilo narrativo de Hitchcock, lo cual en absoluto resta valor al film, sino que le aporta ese aire de thriller clásico imperecedero que explica el enorme éxito que ha tenido la película en Italia.

La mejor oferta 4

Por Sergio de Benito:

Ausente de las pantallas desde el tremendo desembolso que supuso Baarìa (2009), la oscilante filmografía de Giuseppe Tornatore apunta ahora hacia el mundo del arte, en concreto al negocio que mueve alrededor. Su segundo título rodado en inglés –tras La leyenda del pianista en el océano– comienza realizando una minuciosa presentación del personaje principal, encarnado por un gran Geoffrey Rush, y los lujosos ambientes en los que se desenvuelve: uno casi puede sentir la inmensidad de los pasillos y salones de las suntuosas mansiones que frecuenta. La trama de la chica agorafóbica, oculta significativamente tras un mural, funciona hasta que se desvanece como catalizador de una presentación prolongada, que no deja un detalle sin explicar. Resulta obvio el paralelismo entre el protagonista, cuya dedicación extrema al mundo del arte durante toda una existencia le ha dejado carente de cualquier tipo de vida personal, y el autómata de Vaucanson que restaura el personaje de Jim Sturgess. A lo largo de su primera mitad, curiosamente, La mejor oferta se asemeja también a ese autómata: aunque sus mecanismos están muy bien engrasados y todo funciona a la perfección, parece echarse en falta algo más de vida. Pero a partir de cierto giro del guión cambian las tornas: todo se vuelve mucho más previsible sobre el papel, sobran explicaciones y hay personajes cuya evolución encierra bastantes incógnitas –caso, sobre todo, de la chica–. Paradójicamente, es en estos terrenos donde la maestría de Tornatore pesa más, logrando impactar mediante varias escenas que en otras manos podrían incluso haber bordeado el ridículo y creando intriga a base de fugaces apariciones de secundarios, como la minusválida del bar. La mejor oferta es un thriller del que se desprenden diversas cuestiones interesantes y un muy sugerente paralelismo entre el arte, capital en la vida del personaje principal, y los sentimientos humanos que eclipsa. Pocas cosas parecen fuera de lugar en un trabajo que derrocha oficio y mantiene firme la tensión incluso en momentos en los que tiende a pender sobre un finísimo hilo. Con estas cartas, resulta muy difícil no dejarse seducir por ella ni terminar disculpando sus lagunas.

La mejor oferta 2

3 Responses to Críticas: La mejor oferta

  1. Pensartienefuturo dice:

    Que buena idea desvelar un primer plano del rostro de la chica para quien no haya visto la película. Deja la medicación ya!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *