Críticas: Ahora me ves…

Escrito por

Twitter icon

NOW YOU SEE ME

Ilusionismo y robos para un reparto estelar.

En la tradición de las películas de bandas de ladrones, compuestas por varios “expertos” en pequeños trabajos, reclutados por un Danny Ocean cualquiera para un último gran golpe, nos llega ahora una nueva versión en la que los carteristas, hackers o ladrones de guante blanco son sustituidos por magos e ilusionistas. Un mago que hace trucos de cartas, un mentalista que se dedica a chantajear a los incautos que se dejan hipnotizar, una ilusionista y un ratero que utiliza trucos de magia para robar son los protagonistas de Ahora me ves, la nueva película del francés Louis Leterrier.

Los Cuatro Jinetes, que es como el grupo se hace llamar, después de un año retirados de sus respectivas carreras, reaparecen juntos en Las Vegas con un número grandioso y espectacular que culmina con el robo a distancia de un banco de París, y la entrega del botín al público allí presente. Este hecho provoca que se conviertan en el blanco de un investigador que desvela los trucos de los magos, interpretado por Morgan Freeman, y del FBI y la INTERPOL. El grupo de delincuentes magos anuncia entonces que, avalados por el patrocinio del presidente de una gran compañía de seguros, a quien da vida Michael Caine, realizarán otros dos números aun más espectaculares y sorprendentes antes de retirarse para siempre.

NOW YOU SEE ME

A pesar de contar con personajes que no llegamos a saber muy bien qué pintan en la película, como el de la francesa Melanie Laurent, y de tener a Mark Ruffalo media película corriendo y la otra media con cara de “no entiendo nada”, Ahora me ves engaña y engancha a partes iguales desde el mismo prólogo en el que se nos va presentando uno a uno a los protagonistas de esta historia, elaborando sus trucos a cada cual más aparatoso y sensacional, pasando por la artificiosidad de los tres espectáculos conjuntos en los que el espectador se siente parte de ese público que asiste emocionado y disfruta siendo engañado ante sus propios ojos. A medida que se suceden las exhibiciones, el nivel de fascinación por lo que estamos viendo va aumentando progresivamente y queremos más…más trucos, más sorpresas, más ilusión y queremos más a esos Cuatro Jinetes que nos están haciendo disfrutar como niños hasta llegar al deslumbrante truco final perfecto. Sumado esto a los duelos interpretativos entre Michael Caine y Morgan Freeman, y al carisma de Woody Harrelson y Jesse Eisenberg en dos papeles que parecen hechos expresamente para ellos, nos hacen pensar que estamos ante un gran espectáculo hecho película disfrutable al 100%. Pero de repente, llega una resolución de la trama que hace caer de golpe toda esa adrenalina acumulada hasta entonces que, rayando en lo ridículo, acaba con una explicación aun más inverosímil que los trucos que llevamos viendo durante toda la película.

NOW YOU SEE ME

Louis Leterrier, responsable de la última versión de El increíble Hulk y de Furia de Titanes entre otras, demuestra su destreza para rodearse siempre de un gran reparto capaz de sacar adelante una historia simple pero efectiva, pero sin embargo, después de una etapa francesa dirigiendo guiones de Luc Besson, no termina de encontrar en su andadura americana guiones a la altura de la espectacularidad de su realización. En esta ocasión, el libreto escrito por Ed Solomon, Boaz Yakin y Edward Ricourt nos ofrece todo lo que se le pide a una película como Ahora me ves. Además de la grandiosidad de los espectáculos de magia y un elenco atractivo, combina una acción y un ritmo trepidantes con persecuciones imposibles y mucho humor, ideal para convertirse en una gran película de este género, pero por desgracia ni siquiera una asociación de tres guionistas es capaz de terminar de una manera lógica, o al menos con un punto de credibilidad e impacto con el que dejar la película en el punto álgido que una trama como la de esta película se merece. La incomprensible moda actual de dar a la mayoría de los finales de los thrillers esos giros argumentales con el sólo propósito de sorprender aun más si cabe al espectador, no sólo no consigue ese objetivo si no que convierten una buena idea y un desarrollo muy notable en un conjunto mediocre que deja una sensación muy grande de insatisfacción al salir del cine. A pesar de esto, Ahora me ves es puro entretenimiento con muchas papeletas para convertirse en un blockbuster palomitero de este verano con poco nivel de exigencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *