Cara o cruz: Turistas

Escrito por

Twitter icon

Enfrentamos dos visiones sobre la última película de Ben Wheatley.

Turistas (Sightseers) - Cinema ad hoc

Cara por Sergio de Benito:

Una pareja de outsiders parece dispuesta a hallar un lugar mediante un viaje en caravana en el que, a través de la salvaje naturaleza de Gran Bretaña –también presente en cartelera con The Trip, viaje muy distinto con el que la coincidencia temporal provoca la posibilidad de un curioso díptico–, él intentará abrir su mundo a ella, una apocada treintañera que ha vivido toda su existencia bajo la asfixiante presencia de su madre. Este personaje, brutalmente presentado en los primeros minutos, nos prepara ya para una comedia negra, pero pocos elementos hacen presagiar lo que viene a continuación cuando el Tainted Love de Soft Cell nos guía junto a los protagonistas en su recorrido por los primeros kilómetros de lo que será un viaje tan macabro como desternillante. Y es que Turistas, sencilla y efectiva a partes iguales, cuenta con la concisión como una de sus grandes virtudes. Nada sobra en la intensa peripecia de una pareja con la que Wheatley nos provoca una extraña empatía mientras se aleja progresivamente de una sociedad idiotizada, sin permitir siquiera que los primeros brotes de una violencia que surge de lo cotidiano –muy destacable, por ejemplo, la escena del restaurante– la enturbien. Aquí es donde entra en juego una soterrada crítica a un sistema entero, en el que dos marginados carentes de aparentes traumas reales se compenetran como asesinos sin que el público tenga necesidad de conocer sus motivos profundos. Estamos ante un reinado del absurdo aplicable también a los extrañísimos –por anodinos– personajes que les rodean y se convierten en víctimas de una escalada de violencia que culmina, irónicamente, con una de las mejores secuencias románticas que se han podido ver en mucho tiempo, tras las notas de ese The Power Of Love que sonando como pocas veces cierra el círculo. Contando con sus imperfecciones y quizá con un mayor desarrollo de las subtramas en su debe, Wheatley firma una película muy recomendable, que nos obliga a seguir el rastro de sus trabajos a partir de ahora.

Turistas (2) - Cinema ad hoc

Cruz por MariFG:

Después de adentrarse en el terror psicológico de Kill List, Ben Wheatley regresa a la comedia negra que ya manejara en su primera película Down Terrace, esta vez en los espacios abiertos del distrito de los lagos del suroeste de Inglaterra, con Turistas. Turistas cuenta cómo Tina, una treintañera introvertida que convive con su posesiva madre, encuentra en Chris al compañero perfecto con el que alejarse de ella pero manteniendo el ritmo de vida pausado y monótono que lleva. Juntos emprenden un viaje por una ruta natural de Inglaterra que se ve empañado cuando se produce un accidente que acaba con la vida de otro turista. El hecho de que los paisajes y lugares que visitan Chris y Tina, aun siendo de una belleza espectacular, sean de un tedioso y rancio más propios de excursiones de la tercera edad que de una pareja de enamorados treintañeros, evidencia la mala leche que el guión, escrito por los propios protagonistas de la cinta, demuestra a la hora de componer la expresión de lo que son las propias vidas rutinarias y aburridas de los personajes, pero que sin embargo contrasta con sus personalidades turbias y desquiciadas que, a medida que se alejan de la civilización, afloran con más fuerza. Pero lo que comienza como una comedia británica sobre el costumbrismo de dos personas solitarias que se complementan a la perfección debido a la represión de la rabia que ambos sienten en su interior, se torna en un festival de asesinatos que Wheatley trata de revelar con un humor tan negro que en ocasiones es prácticamente imperceptible, y más cuando trata de mezclar tantos aspectos de los personajes como son la represión y los celos con una ira desenfrenada que hacen que la historia a medida que se hace más violenta pierda a su vez fuelle, sobre todo con el desarrollo del personaje de Chris. Dentro de su mente perturbada, todo tiene su sentido y su lógica, por eso resulta tan forzado por su parte llegar a ese final, si bien la reacción de Tina es totalmente lógica dentro de la evolución mental que recorre su personaje en la película. En definitiva, Turistas tiene un buen planteamiento de entrada pero un desarrollo muy irregular tanto de la historia como de los dos personajes principales, así como un humor no apto para cualquier público.

Turistas (3) - Cinema ad hoc

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *