Cannes 2013 (VII)

Escrito por

Twitter icon

CAH Blue is the warmest colour

Léa Seydoux y la sensación del año, Adèle Exarchopoulos.

Cannes parece en estos días una ciudad tomada por la tribu de la prensa, desde los lujosos hoteles y apartamentos que bordean el paseo de la Croisette para los medios más pujantes hasta los apartamentos de Cannes La Bocca, apenas a 15 minutos del centro de la villa en transporte público o los más lejanos núcleos de Antibes. El rebaño de cronistas se distribuye también en función de su casta al igual que sucedía con los badges de los que os hablábamos ayer, los más afortunados apenas se verán obligados a madrugar para llegar a la primera sesión, ésa que a las 8:30 hace que se crucen el fiestero y el cinéfilo monacal, los menos pudientes deberán conformarse con dormir unas pocas horas y vivir sus sueños a través de la pantalla, a veces con eso es suficiente, pero una suite en el Marriott tampoco la íbamos a rechazar si nos obligan a caer en esa vulgaridad que significa ser sinceros.

CAH Nebraska

I was a lonely teenage broncin‘ buck with a pink carnation and a pickup truck

(Don McLean – American Pie)

Sesión de maitines en el Gran Teatro Lumiere, se presenta la nueva película de Alexander Payne, Nebraska, el director de Entre copas o Los descendientes nacido, por cierto, en el mismo estado norteamericano que retrata en su film. Las expectativas son altas pero en absoluto se ven reducidas a la nada, Nebraska es una road movie ejemplar en muchos aspectos: desde el fabuloso libreto parido por Bob Nelson y Phil Johnston (sorprende por cierto que el propio Payne no aparezca por aquí ya que hasta ahora había firmado los guiones de todas sus películas) hasta las sobresalientes actuaciones de Bruce Dern y June Squibb (sin desmerecer al resto del casting) pasando por la acertada elección de un blanco y negro para describir una América aparentemente detenida en el tiempo, llena al mismo tiempo de esperanzas rotas y de espectros en busca de la vitalidad que una vez tuvieron y que toman forma de nueva furgoneta (que siempre ha sido metáfora de vigor en la mitología estadounidense). Todo ello está contado en un tono a medio camino entre el drama familiar y la comedia amarga sin que la balanza se incline claramente hacia ninguno de los dos lados, el equilibrio se consigue y el viaje cinéfilo deviene en final feliz, Payne vuelve a acertar.

CAH Blue is the warmest colour 2

De repente una película se hace mujer, se podría llamar Circe como aquella hechicera que retuvo a Ulises lejos de las costas de Ítaca haciendo que perdiera el sentido del tiempo y casi el recuerdo de la paciente Penélope. Pero en realidad no es magia, es todo lo contrario, es naturalidad hecha carne, es reconocer en cada gesto alguno de los nuestros, algo así como volver a casa, una naturalidad que implica todos los sentimientos de la vida: la duda, el amor, el sexo, la mentira, el dolor, las lagrimas y la risa… por si alguien aún no se ha dado cuenta hablamos de Adèle Exarchopoulos, la protagonista absoluta: cara, cuerpo y alma de la magnífica Blue is the Warmest Colour que dirige Abdellatif Kechiche, una crónica tan realista como dolorosa de ese convulso periodo que separa la adolescencia de la edad adulta. La película es un pelotazo absoluto pero la capacidad de la casi novel Exarchopoulos para llevar sobre sus hombros toda la carga dramática del film es sobrecogedora, sería un absurdo inconcebible que alguien que no fuera ella dejara Cannes con el premio de interpretación en la guantera salvo que su película esté destinada a cotas más altas, que todo podría ser.

CAH Jodorowsky's Dune

Alejandro Jodorowsky: autor teatral, director de cine, escritor, actor, marionetista, músico, dibujante, guionista de comics, psicoterapeuta, artista. El chileno ha sido una de las grandes presencias del Festival gracias a tres hechos: la dedicatoria de Nicolas Winding-Refn en los títulos de crédito de Only God Forgives, la película que Jodo dirigía (La danza de la realidad) después de veinticuatro años de ausencia detrás de las cámaras y, finalmente, por Jodorowsky’s Dune el documental sobre su intento fallido de llevar a la pantalla la colosal novela de Frank Herbert. El ensayo funciona en dos vertientes que, en el fondo no dejan de ser la misma: descubrir a aquéllos que aún no la conocieran la arrolladora personalidad del polifacético Jodorowsky y asombrarse con la monumentalidad de su proyecto, reflejo externo de su ego. Sólo queda lamentarse por la ausencia en nuestra memoria visual de un proyecto que aunaba a Jean Giraud, H. R. Giger, Dan O’Bannon, Salvador Dalí, Orson Welles, Mick Jagger o Pink Floyd, aunque quizás no esté tan ausente como podamos creer, cuando la vean me entenderán que no somos de spoilers en este pueblo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *