Presentación: Buscarse la vida en el cine

Escrito por

Twitter icon

CAH Buscarse la vida en el cine portada

O cómo sobrevivir en tiempos de crisis.

Casi al mismo tiempo que nos enterábamos de la tristísima noticia del inminente cierre de Alta Films y de 180 salas de cine en toda España, se presentaba en Madrid el documental Buscarse la vida en el cine.

Producido por Canal Plus, Buscarse la vida en el cine recorre con preocupación pero a la vez con mucho humor, las dificultades por las que tienen que pasar los nuevos creadores para sacar adelante una película en España con muy bajo presupuesto.

Dividido en “lecciones de cine” tales como “el fuera de campo es más barato” o “hay que ser persuasivo”, el documental explora todos los aspectos fundamentales a la hora de realizar una película, desde el tema económico, imprescindible para poder comenzar, hasta la difícil tarea de lograr que se distribuya y se exhiba, pasando por los escasos medios técnicos y artísticos con los que cuentan a priori.

Aunque los propios directores no crean estar formando una corriente común, es incuestionable que en los últimos años están surgiendo cineastas con mucho talento y muchas ganas de contar historias muy interesantes, que realizan un esfuerzo titánico para poder difundir su cine, el denominado “cine low cost”. Entre ellos se encuentran directores como Paco León que abrió una brecha en la hermética manera de distribución habitual hasta ahora, con la decisión de exhibir su enorme Carmina o revienta simultáneamente en salas, dvd e internet a precios asequibles, Carlos Vermut y Alfonso Sánchez que consiguieron llegar a una gran cantidad de público a través del boca-oreja con sus Diamond Flash y El mundo es nuestro respectivamente, o cineastas que han optado por el método del “crowfunding” para la financiación de proyectos como El cosmonauta de Nicolás Alcalá o Cuento de verano del actor Rubén Ochandiano.

CAH Buscarse la vida en el cine 2

Para debatir sobre estos temas después de la proyección del documental, estuvieron acompañando la presentación el actor Asier Etxeandía, protagonista de Los días no vividos, su director Alfonso Cortés-Cavanillas, el ya mencionado Carlos Vermut, Tina Olivares, directora de Esperando septiembre, Julen Robles director de Arteros, David Galán Galindo, director de Al final todos mueren, Daniel Castro director de Ilusión y José Luis Chaves Madrazo, que actualmente está en fase de financiación de su primer proyecto.

Todos ellos están de acuerdo en que necesitaban transmitir sus ideas y sus historias, y para ello han optado por “buscarse la vida” para poder hacer sus películas y que lleguen al público, al no poder optar a subvenciones o a ser financiados por grandes productoras. Tener cada vez acceso a medios técnicos más asequibles con una calidad bastante aceptable aun siendo caseros, es una gran ayuda que compensa la dificultad del sistema de producción habitual con los plazos que hay cumplir, la exigencia de un guión convencional, etc… por el cual se deben pasar muchas cribas que impiden que una película pequeña llegue ni siquiera a realizarse. Coinciden además en que actualmente tener un gran reparto no es garantía de poder llegar a las salas, aunque en el caso de la compra de los derechos por parte de las televisiones sea un punto a favor, tal y como contó la responsable de compras de Canal Plus.

José Luis Chaves Madrazo, el único de los directores que se dieron cita allí que todavía no tiene una película terminada, manifestó su deseo de que esta generación de cineastas que intentan sacar adelante sus proyectos por medio del crowfunding o con la autofinanciación, sirva para que surja un verdadero movimiento que pueda ayudar a todo aquel que quiera rodar una película y no sepa por donde empezar, porque es muy complicado y sería una buena forma de apoyarse entre ellos para no dejar morir el cine en estos tiempos tan difíciles.

CAH Buscarse la vida en el cine 3

Otro de los temas que siempre está presente a la hora de comenzar a preparar un proyecto cinematográfico, es el de las subvenciones. Para este grupo de directores es algo injusto el que se den subvenciones a cineastas ya consolidados que, si bien también las necesitan, tienen menos problemas para poder financiar sus películas que alguien que está empezando y que tiene una buena idea pero no tiene manera de desarrollarla. A propósito de las subvenciones, Julen Robles propone que si una película tiene una subvención, en el primer mes de exhibición el público tuviera un descuento por ver esa película, ya que esas subvenciones se pagan con los impuestos que ese mismo público paga al Estado. Considera más positivo tratar de que las películas sean viables más que rentables, que el entusiasmo tiene que ser lo que mueva un proyecto más que el dinero.

La opinión de Tina Olivares con respecto a los verdaderos clientes de los cineastas que se autofinancian, es decir, los representantes internacionales, las cadenas de televisión, etc…es que no están todavía preparados para este tipo de cine y por tanto la mayoría de los productores o directores que se lanzan con toda su pasión y vocación a hacer una película, no van a recuperar jamás su dinero invertido. El problema es que no existe una solución encima de la mesa para evitar esto y hace falta un nuevo modelo de industria cinematográfica.

Otro de los inconvenientes de este tipo de cine es para Carlos Vermut el hecho de que los directores se estén convirtiendo también en productores, y en su opinión eso hace que se pierda la esencia de los directores que es contar historias. El low cost es algo sintomático pero lo importante es el alma de las historias. Cosa con la que también David Galán está de acuerdo.

CAH Buscarse la vida en el cine 4

Es ese aspecto sin embargo motivo de discrepancia entre estos directores, mientras Vermut, Galán, Olivares y Robles consideran que donde esté una buena historia se puede hacer una gran película y competir contra otras de mayor presupuesto en festivales, Alfonso Cortés-Cavanillas cree que la balanza está desequilibrada y que con un presupuesto infinítamente inferior a otras producciones es imposible competir.

Estamos en definitiva ante una nueva forma de crear cine al margen de los cauces habituales que resultan prácticamente imposibles para nuevos cineastas con una necesidad imperiosa de contar historias y suficiente talento para no desistir en su empeño, y Buscarse la vida en el cine nos da las claves para entender esa necesidad y ayudar así a quienes están llenos de ideas y no saben por donde empezar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *