Festival de Málaga: Día IV

Escrito por

Twitter icon

CAH Somos gente honrada

La sección oficial da un respiro a los corresponsales encargados de cubrir el Festival de Málaga. Las 12 cintas participantes dentro de la sección oficial están repartidas de forma espaciada y por ello, de la doble sesión habitual hemos pasado a una sola película en el cuarto día. Eso sí, del madrugón no hay quien lo evite. Por suerte, Somos gente honrada ha cumplido lo esperado y ha dejado una buen sensación en la platea.

Alejandro Marzoa debuta en el largometraje tras curtirse en el mundo del corto. El vigués llegó a Barcelona para estudiar en la celebérrima ESCAC y por el trayecto se ha convertido en profesor e incluso ha formado un grupo musical con éxito en la escena indie (Manos de topo). Junto al cantante de dicho grupo y con la colaboración de Juan Cruz escriben el guion de la cinta a concurso. Su sinopsis presenta la misma sencillez que desprende la película. Suso y Manuel (Miguel de Liria y Paco Tous) son dos cincuentones, el uno parado y el otro al borde de la quiebra. La respuesta a sus plegarias parece llegar a través de la ría en forma de paquete de cocaína. 10 kilos que pueden convertirse en su escapatoria.

CAH Somos gente honrada 2

Como una botella de agua en el desierto, no es algo que apreciemos en la vida diaria pero en el páramo de la sección oficial por fin aparece algo que llevarse a la boca y que no sepa a arena. Somos gente honrada recibirá muchos calificativos semejantes a: dramedia, narcocomedia, tragicomedia… La realidad no es blanca o negra, pero se podría ajusta a la etiqueta de comedia gallega. La localización y los acentos ayudan, pero no se trata de humor despampanante. La moralidad de unos personajes que se hacen querer se ve puesta en entredicho. Un contexto que puede recordar a series como Breaking Bad. Pero mientras el camino de esta transcurría por el humor negro hasta alejarse argumentalmente tendiendo a lo mafioso, Marzoa cuida la puesta en escena para que el espectador ría donde no debe y nunca aparte el foco de los dos personajes. Situaciones nada cómicas en frío pero que provocan la risa en el acto. Y en eso no falla.

CAH Somos gente honrada 3

La moraleja es la esperada y todo pasa por ser una feelgood movie. Tal como debía ser, pues en el caso de que hubiera añadido un final oscuro y brillante, se desmoronaría el leitmotiv de la cinta. El trasfondo relativo a la crisis económica está, pero el director no cree que eso influyera de forma determinante al ser un proyecto que nace en 2010. Es innegable reconocerlo en los pisos vacíos, la ruina del negocio de la construcción, una familia mantenida por la paga de suegro… pero nunca va por encima del mensaje. Un agradable segundo plano que conciencia pero no estorba. Lo más negativo es que lo que lo convierte en una película ligera y agradable, es lo que le impide ser algo más que ligera y agradable. No va a cambiar el mundo pero es un primer paso muy digno. Suso y Manuel tampoco lo van a cambiar, pero seguirán yendo a pescar con la marea baja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *