Entrevistas: Los amantes pasajeros

Escrito por

Twitter icon

Los amantes pasajeros 018

Tomamos de nuevo el vuelo de las líneas aéreas Almodóvar con una tripulación de lujo.

Esta tarde hemos tenido la oportunidad de hablar con algunos de los actores que intervienen en Los amantes pasajeros, la última película de Pedro Almodóvar. Las entrevistas han tenido lugar en la Fundación Telefónica de Madrid, y se han desarrollado en un ambiente muy íntimo y distendido, más parecido a un grupo de amigos charlando que otra cosa. Se han dividido en tres grupos: la primera con Lola Dueñas y Blanca Suárez, la segunda con Miguel Ángel Silvestre y Hugo Silva, y la tercera con Pepa Charro, Laya Martí y Willy Toledo. Todos se han mostrado encantadores, cercanos e ilusionados con cómo ha ido el trabajo en la película, han insistido en lo divertido que ha sido el rodaje, y no han hecho más que deshacerse en halagos con el director manchego.  A continuación os dejamos lo que nos han contado:

Entrevista Lola Dueñas y Blanca Suárez:

Las dos habéis trabajado anteriormente con Pedro Almodóvar, para Lola es su tercera película después de Hable con ella y Los abrazos rotos, y para Blanca la segunda después de La piel que habito, ¿cuál os ha gustado más y cómo ha sido esta nueva experiencia?

LOLA: Yo es la vez que mejor me lo he pasado de todas las veces que he trabajado con él. Bruna ha sido el personaje con el que más he disfrutado.

BLANCA: Muy bonito, muy divertido. Es una experiencia, sigue habiendo muchos nervios, diferentes a la primera vez, pero es muy satisfactorio que Pedro quiera contar contigo otra vez.

¿Sentís que el cine de Almodóvar ha ido cambiando y evolucionando?

LOLA: Yo creo que sí que ha cambiado. Si vuelves a ver todas sus películas, viendo las primeras, es evidente. ¡Me hubiese encantado haber conocido al de los 80, pero no me ha pillado!

BLANCA: Yo creo que él tenía muchas ganas de hacer una comedia, que cerró un ciclo con La piel que habito. Le apetecía ver un poco más la luz, el olor a primavera, la alegría y la risa, y le apetecía satisfacer al público que tanto le pedía una comedia.

Blanca, ¿qué nos dices de tu personaje, con el que muchos nos hemos sentido identificados?

BLANCA: Pues sí, todos hemos tenido algún amor obsesivo que no consigues arrancarte, pero hay que tomar conciencia de ello y decir, esto hay que pasarlo porque me va a hacer daño. Si las cosas no son fáciles, no hay que insistir.

LOLA: ¡Qué sabia! (Risas)

Lola, ahora que ya has cumplido el sueño de ser chica Almodóvar, ¿qué otros retos tienes?

LOLA: Yo me he ido a París, así que estoy como cuando empezaba en España pero en Francia. Y tengo toda la ilusión del mundo por trabajar con directores franceses que me gustan. Estoy volviendo a soñar otra vez desde el principio. Es muy bonito.

¿Y crees que va a ser difícil introducirte en el cine francés, que es muy suyo?

LOLA: A mí me gusta por eso, porque son muy franceses. El cine francés me ha gustado siempre, y cuando algo te atrae mucho, yo creo que hay que escuchar, porque es por algo. Me apasiona, es un cine de actores, y por eso me gusta. Además es un cine muy cuidado, te vas un martes, un miércoles… a la sesión que quieras y está totalmente completo, siempre. Tienen el apoyo del público, que es importantísimo. Y luego además allí la cultura es lo más importante, es sagrada, independientemente del partido político. Es otro mundo, y estamos aquí al lado.

¿Cómo crees que va a ser la acogida de Los amantes pasajeros en Francia?

LOLA: Hubo una proyección en París el otro día para prensa, y fue la bomba. Va a ser un exitazo, como siempre que él estrena allí, porque le adoran, le respetan, le veneran… Vamos, se lo quieren quedar.

¿Y en España?

BLANCA: Me espero de todo, reacciones de todo tipo, desde la gente que no valora que Pedro siga currando y currando en España, contando con actores y equipo españoles, con cara nuevas… Da oportunidades, trabajar con Pedro es un sueño, pero está al alcance de todos. Yo sólo espero que el público vaya, se siente en la butaca sin ningún tipo de prejuicio y sin esperar nada, y ya sucederán muchas cosas.

Blanca, ¿a ti como Lola te gustaría irte a trabajar fuera de España?

BLANCA: Como experiencia me encantaría. No menospreciando lo que hay aquí, porque no me puedo quejar, pero como experiencia sí, para aprender idiomas, o abrir un poco tu mente, como cuando te vas de viaje de estudios. ¿Por qué limitarte solamente a tu país si puedes trabajar en el mundo entero, además de en tu país?

¿Qué te gusta más, el cine o la televisión?

BLANCA: Yo trabajo en lo que venga, y me intento fijar en que mis proyectos merezcan la pena. Y repetiría una y mil veces lo que he hecho en televisión.

¿Cuáles son tus próximos proyectos?

BLANCA: Confirmado nada. Es una época de cambios, se ha acabado la serie (El barco), y estoy en búsqueda de orientar mi vida. (Risas)

¿Cómo ha sido el rodaje?

BLANCA: En mi caso muy diferente porque cerré el rodaje, estuve las últimas dos semanas, entonces no compartí con ellos el estar casi dos meses dentro del avión, cosa que me hubiera encantado.

LOLA: Para nosotros muy divertido. Aunque el espacio era pequeño y llegó a ser agobiante por todas las horas allí, dos meses dentro de un avión… Es como hacerte un viaje Madrid-Chile todos los días. Pero me lo he pasado muy bien, Pedro estaba muy contento, y cuando él está contento, lo contagia absolutamente.

Hay gente que ha querido ver en la película una metáfora de la situación actual de España, país está a punto de estrellarse, con la clase preferente al tanto de todo y la clase turista sin reaccionar, ¿estáis de acuerdo?

LOLA: A mí me encanta que el público haga cada uno su lectura. Ahí está, ahí están esos personajes, ahí está lo que pasa, ahí está ese avión que se llama Península y que se va a estrellar.

¿Y a quién o qué sector crees que representa tu personaje?

LOLA: Ella es única, yo creo que Bruna está en otro mundo.

Blanca, ¿de verdad te pondrías ese modelazo para ir en bicicleta por la ciudad?

BLANCA [riéndose]: Bueno, hay una parte que evidentemente no voy yo pedaleando, con ese modelazo no, con esos zapatos, porque el modelazo tampoco era del otro mundo, pero con las plataformas sí es un poco complicado. Cuesta arriba. En Segovia.

Al hilo del vestido a los años 50, hemos visto en ello y en otras cosas de la película referencias que nos han recordado a Hitchcock, ¿te indicó Almodóvar alguna referencia a las actrices de Hitchcock? 

BLANCA: No. Hablamos mucho de cine italiano, de actrices y referencias italianas.

Y de haberte dado alguna, ¿qué papel de Hitchcock te hubiera gustado interpretar?

BLANCA: Es una gran pregunta…

LOLA: Yo lo tengo claro: el ama de llaves de Rebeca!

De todos los chicos que salen en la película, ¿con cuál os quedáis?

LOLA: Yo es que tengo debilidad por Willy Toledo, desde hace muchísimos años.

BLANCA: Yo me he enamorado mucho de Carlos Areces, no le conocía, y me lo llevaría a casa. (Risas)

Describidnos la película en una frase.

BLANCA: Es una catarsis de un grupo de personas que toman conciencia de quienes son de lo que quieren en la vida, y deciden ser felices admitiendo un montón de cosas.

Entrevista con Miguel Ángel Silvestre y Hugo Silva:

Los amantes pasajeros 036

¿Cómo ha sido trabajar juntos por primera vez con Almodóvar?

Miguel Ángel Silvestre: Hugo y yo nos conocíamos ya pero no habíamos trabajado nunca juntos, de hecho no hemos tenido ninguna escena juntos aquí, pero todo se andará.

Ha sido como cumplir un sueño. Desde que empecé a estudiar interpretación, yo quería trabajar con Pedro. Empecé muy nervioso pero él es muy perfeccionista, lo tiene todo muy claro y te transmite una forma de trabajar muy lúdica, exigiendo pero sin llegar a ser obsesivo, para que disfrutes el trabajo. Es un reto, la verdad, ha sido un rodaje muy adrenalítico.

Hugo Silva: Ha sido todo muy divertido, nos han cuidado muchísimo y hemos estado muy cómodos.

Yo era ya muy fan de Pedro, de hecho todos los actores del mundo quieren que les llame y cuando te toca es surrealista. Después de haber hecho la película, no sólo sigo siendo fan suyo, si no que estoy loco por repetir.

M.A.S.: A raíz de hacer la película he vuelto a ver toda su filmografía más en profundidad y he disfrutado muchísimo de cosas que ya había visto al haber trabajado con él. Además Pedro cuenta muchas anécdotas de sus rodajes y eso hace que se disfruten más.

¿Qué haríais si estuviérais en un avión y pasara algo como lo de la película?

M.A.S.: Si un avión se fuera a estrellar, estaría muy bien que Almodóvar estuviera allí para rodarlo. Yo echaría de menos poder llamar a mi madre, de hecho yo le decía a Pedro “falta que yo llame a mi madre” y él me decía “¿me estás intentando convencer para salir más en la película?”. Me lo he pasado muy bien, ha sido muy divertido y una oportunidad muy mágica de estar en la película.

H.S.: Me da rabia que no esté aquí Antonio de la Torre porque es un actor fantástico que me ha ayudado muchísimo. Yo puedo pasar por piloto, pero Antonio puede pilotar un avión si se lo propone.

¿Cuáles son vuestros próximos proyectos? ¿Tenéis pensado volver a televisión?

H.S.: Yo actualmente tengo pendiente el estreno de la próxima película de Alex de la Iglesia, Las brujas de Zugarramurdi, que va a estar muy bien, ya lo veréis.

M.A.S.: Yo el estreno de la nueva película de Santiago Zannou, Alacrán enamorado, que ha sido una experiencia muy especial. Trabajé con Javier Bardem y fue un placer para mi verle concentrarse, hablar con él y conocer a su hermano Carlos (quien escribió la novela en la que se basa la película), que le adoro y es una persona muy generosa. También coincidí con Alex González, que es amigo mío desde hace tiempo, y nos hemos podido apoyar el uno en el otro. La película se estrena el 12 de abril.

Yo tengo ganas de volver a la televisión, de hecho, si todo va bien, dentro de poco estrenaré serie en Antena 3.

H.S.: A la tele yo le debo todo y volvería a ella sin dudarlo, pero intento no implicarme en proyectos y personajes que supongan mucho tiempo. Los últimos personajes que he hecho para la televisión, han tenido una vida muy larga y ahora quiero hacer varias cosas. Lo que sí tengo por estrenar es una miniserie que se rodó en Colombia y que se llama El corazón del océano, pero no sé cuándo se estrenará.

¿Os gusta ser chicos Almodóvar?

M.A.S.: Por supuesto, y si me tengo que poner medias y un liguero para ser chica Almodóvar, también lo haría.

¿Con qué otros directores os gustaría trabajar?

M.A.S.: Ahora hay muchos directores jóvenes españoles con mucho ingenio y ganas de innovar y hacer cosas especiales.

H.S.: Sí, hay mucho talento y yo personalmente tengo muchas ganas de trabajar con muchos de ellos.

Para terminar, decidnos por qué hay que ir a ver Los Amantes Pasajeros.

H.S.: Es una comedia divertidísima, delirante, para pasárselo bien y disfrutar, y también para usar el sentido del humor como arma y herramienta para superar tiempos como los que vivimos actualmente.

Entrevista con Willy Toledo, Laya Martí y Pepa Charro:

Los amantes pasajeros 042

Laya, tu personaje se pasa casi toda la película dormida, ¿qué tal ha sido la experiencia?

Laya Martí: Perfecta si es una película de Pedro Almodóvar. Muy buena, estoy muy contenta. Aunque mi personaje esté toda la película dormida, yo me llevo tantas cosas que no alcanzo a decirlas. A la hora de currar yo estaba todo el rato sentada con Miguel Ángel (Silvestre) y tuvimos muy buen rollo, en general con todos pero él y yo nos inventábamos qué clase de pareja éramos, para jugar. Yo me lo pasé muy bien, estoy muy feliz. Sólo por la experiencia de que Pedro nos dirigiera a los dos, que venía y nos decía al oido “esto hacedlo así, asá…” ya merece la pena. No lo cambio por nada.

Willy Toledo: Una de las escenas más increibles que he visto en mi vida de actor es, cuando ellos dos estaban haciendo una de sus escenas, estaba Pedro dirigiéndoles a los dos, y yo es una de las cosas más tiernas que he visto. Con qué cariño, con qué suavidad les decía las cosas a unos personajes que realmente cualquier otro director no los hubiera tenido absolutamente en cuenta para nada. Sin embargo Pedro desarrolló toda una manera de trabajar con ellos que a mi me parece genial.

Siempre es una euforia y una alegría para cualquier actor trabajar con Pedro Almodóvar, por el talento que tiene, por las películas que ha hecho, por la cantidad de actores que han pasado por ellas y también por la proyección que tiene, evidentemente. Además, esta es una película que van a ver en 60 países. Y fundamentalmente por vivir la experiencia como actor de trabajar con él.

Willy, ¿te sientes identificado con tu personaje? ¿también vuelves locas literalmente a las mujeres?

W.T.: No tiene nada que ver conmigo, afortunadamente no las vuelvo tan locas.

Pepa Charro: Yo estoy en este proyecto desde el mismo momento en que me enteré de que Willy iba a estar en él.

W.T.: En realidad, cualquier persona que vea el personaje puede reconocerse en él, porque todos hemos hecho daño alguna vez a una pareja, a todos nos han hecho daño, y todos hemos hecho la tontería de dejar pasar a alguien que realmente merecía la pena.

¿Cómo definiríais Los amantes pasajeros?

P.C.: Una gamberrada sana.

W.T.: Cachondeo a tutiplén, aéreo pero muy con los pies en la tierra con respecto a la situación que está viviendo este país.

L.M.: Yo diría que es una metáfora impresionante sobre la actualidad, pero hecha desde el humor. Vamos a pasar un buen rato viendo cine pero haciendo recapacitar desde el buen rollo.

Pepa, ¿no tuviste tentaciones de unirte a los tres “azafatos” para cantar el I’m so excited?

P.C.: Si, si, si…es mi mayor pena, no poder hacerlo. Llamé a la Terremoto (Pepa se refiere a su alter ego en tercera persona siempre) y le dije “hay que hacer algo”, así que ella ya ha hecho una versión de la canción y a las tres de la mañana ya la estaba colgando, así que ya la podéis encontrar por ahí por Twitter y Facebook.

¿Cuáles son vuestros próximos proyectos?

W.T.: Estoy preparando una función de teatro con Animalario y espero que podamos estrenar en enero.

L.M.: Yo espero continuar currando mucho, estoy haciendo castings, también canto y haré algún bolo por ahí. Trabajar, disfrutar y encontrar mi tiempo y compaginarlo es lo que ansío.

P.C.: Yo a partir del día 20, bueno, mi prima la de Alcorcón, vuelve a The Hole. Va a venir ella sola al teatro, esta vez que la aguante su padre. Yo además tengo un restaurante y curro mucho, estoy intentando estudiar pero lo llevo fatal. He hecho una película con Tabernero que creo que se estrena en septiembre y que se llama Presentimiento, con Eduardo Noriega y Marta Etura. Tengo también un proyecto de teatro en Barcelona y un corto con Javi Giner. En televisión tendría que estar saltando con mi prima en lo de los trampolines, pero al final ha habido un problema, creo que superaba el peso de Falete, y por eso no vamos a estar.

¿Os apetece volver a trabajar con Almodóvar?

W.T.: Sí, sí, sí, sí, sí… por supuesto. A mí me encantaría porque me lo he pasado muy bien, he disfrutado mucho y se me ha quedado muy corto. Tiene una pasión por lo que hace espectacular, tiene un cuidado muy particular con todo lo que sucede dentro de la película, y en concreto para nosotros, creo que es un tipo al que le gustan mucho los actores, le gusta trabajar con ellos, entiende de qué va el tema y nos mima, soltando algún puyazo de vez en cuando pero siempre sabiendo que quien lo reciba lo va a hacer para bien.

L.M.: ¿Dónde hay que firmar? Pedro impone pero a nivel mediático. Cuando vas a trabajar con él te da miedo no estar a la altura. Él se rodea de gente en la que confía mucho, se rodea de los mejores y espera que hagan lo mejor, por eso se dice que es exigente.

P.C.: Cuando no le conoces crees que tiene alrededor un muro de tres metros, pero cuando trabajas con él, es él mismo el que derriba ese muro. Pedro tiene ganado estar donde está, es su sitio. Es talentoso hasta la médula, su cerebro va a una velocidad impresionante.

Texto e imágenes por Sofia Perez Delgado y MariFG

Os dejamos para cerrar el artículo con una galería de imágenes exclusiva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *